Considerar a los consumidores de drogas «enfermos» y no «delincuentes», así como priorizar la prevención sobre la persecusión, son algunas de las principales características de la nueva política antidrogas del gobierno de Barak Obama. También se prevé el incremento de medidas de seguridad en la frontera con México y en el combate a las drogas en América Latina.