Hungría se vio obligada a ceder la independencia y soberanía del Banco Central a cambio de la ayuda presupuestaria de la Unión Europea. La comisión anunció que negociará un plan de ayuda financiera con ese país.