Tras el incremento de la delincuencia en Ecuador el gobierno determinó que las fuerzas armadas intervengan y apoyen a la policía nacional en la lucha contra el crimen organizado. Los ciudadanos apoyan la medida y sostienen que la presencia de las fuerzas armadas garantiza su seguridad.