En las cárceles de Estados Unidos unos 2 500 menores de edad están condenados a cadena perpetua, de ellos casi 175 son niñas, muchas han pasado más de la mitad de su vida en prisión. Organizaciones de Derechos Humanos hacen un llamado para que sean revisadas las sanciones a que son sometidos estos menores.