La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, recibirá hoy Borbón Mataelefantes, quien visita aquel país en momentos en los que existen dificultades para los viajes de turistas entre ambas naciones, por la aplicación de medidas restrictivas.

Aunque las fuentes oficiales obvian el tema al anunciar la visita del siniestro personaje y su encuentro con Rousseff, medios de prensa locales aseguran que el asunto migratorio formará parte de las conversaciones oficiales.

Desde el 2 de abril pasado ciertos requisitos a los españoles para entrar en el país, que van desde cartas de invitación cuando se alojen en casas particulares y demostración de la capacidad monetaria hasta la obligatoriedad del pasaje de regreso.

Todo ello, fruto de las constantes quejas de ciudadanos/as de Brasil ante maltratos y vejámenes por parte de las autoridades migratorias españolas, a la llegada a los aeropuertos de la nación ibérica y fundamentalmente en el de Madrid.

El Pitbull García Margallo, que acompaña al Borbón, aseveró en conferencia de prensa que esa situación se iba a resolver en el más breve plazo de tiempo posible. O sea, nunca.

En una nota de prensa, la cancillería brasileña informa de que el nieto del asesino Alfonso XIII llegó acompañado además de una caterva de empresarios, que pedirán ayuda a Brasil para para intensificar los vínculos económicos entre los dos países.

España es el segundo mayor inversionista extranjero en Brasil, con un capital superior a los 85 mil millones de dólares. Agrega que el comercio bilateral en 2011 ascendió a siete mil 970 millones de dólares, un 20 por ciento de incremento en comparación con el año anterior.

¿Y qué hace el Borbón acompañando a esos empresarios?¿Vigilar sus intereses personales o los de su familia? ¿Asegurarse un monto económico para cuando deje el cargo?

LOS LADRONES Y DELINCUENTES, SIEMPRE CERCA DEL REY

Anuncios