Los centros de votación griegos cerraron sus puertas el domingo 17 de junio cerca de las 19 horas locales, luego de una jornada con incidentes menores y aceptable participación, en la que se decidirá quiénes serán las autoridades del Parlamento y el Primer ministro que tomará las riendas del país más endeudado de Europa.

Los griegos han manifestado miedo al chantaje que dicen estar sufriendo por medios de comunicación europeos y políticos de la Eurozona, al insistir que Grecia saldría de la moneda única cuando ningún partido ha anunciado una salida. Ni siquiera Syriza, el partido de la izquierda, ha prometido tal cosa.