Las revelaciones del ex espía estadounidense Edward Snowden mostraron hasta qué punto las principales y más conocidas empresas de tecnología, internet y telefonía colaboraron con la Casa Blanca para espiar masivamente las comunicaciones de cientos de millones de personas en su país, Europa, Asia y América Latina.