El Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla, plantea en esta entrevista publicada en la web Nació-Digital, y realizada por Pep Martí, un juicio muy severo sobre el estado de la democracia en España.

UN MINISTRO DE JUSTICIA COMO PÉREZ ROYO PRESTARÍA AL ESTADO ESPAÑOL UNA MAYOR CREDIBILIDAD DEMOCRÁTICA (Foto: Adriá Costa)

La entrevista se realizó durante la XIII Jornada de la Fundación Ernest Lluch sobre “Democracia, Legalidad y Legitimidad”, organizada junto con la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Pompeu y Fabra.

¿Mantiene que en Cataluña no hay Constitución desde el año 2010?

– Es exactamente así. La sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto destruye la Constitución territorial, en la medida en que esta descansa en dos pilares: el pacto entre el Parlament y las Cortes, y el referéndum de los ciudadanos de Cataluña sobre este pacto. La sentencia del TC desautoriza el pacto y desconoce el referéndum. A partir de este momento, Cataluña queda sin Constitución.

Es usted muy crítico con todo el argumentario jurídico desplegado contra los líderes soberanistas procesados. ¿Cree que el juez Llarena tergiversa la realidad?

– Lo que creo es que aquí se dan un montón de irregularidades. Los delitos de rebelión y sedición implican un levantamiento violento y aquí esto no se ha producido. Ha sido un movimiento pacífico. Esto no lo digo yo, lo piensa la gran mayoría de los profesionales de derecho penal. Después, el órgano judicial que debería entender en este tema no es el que ha intervenido.

La querella contra los miembros del Gobierno debería haberse interpuesto ante la Audiencia Provincial de Barcelona y luego, en todo caso, hubiera habido una apelación al Supremo.

Ir directamente a la Audiencia Nacional o al Tribunal Supremo es saltarse la instancia catalana y supone vulnerar el derecho a la doble instancia. Un proceso penal siempre implica el derecho a una doble instancia.

PARA JAVIER PÉREZ-ROYO, NO EXISTE BASE JURÍDICA PARA ARGUMENTAR LA EXISTENCIA DEL DELITO DE REBELIÓN CONTRA LOS DIRIGENTES INDEPENDENTISTAS. Foto: Adrià Costa

¿Tiene claro que no hay delito de rebelión?

– No hay delito de rebelión. Ahora se están buscando pruebas. Si se están buscando pruebas es que no hay delito de rebelión. Después se puede investigar la trama que ha podido haber detrás, algo que no se quiso hacer con el 23-F, con el golpe de Tejero.

Pero el delito debe haberse producido. Si Tejero no hubiera entrado en el Congreso pistola en mano, no habría habido rebelión. Por ello, deben retirar la euro-orden, porque no le pueden decir a un juez belga o danés que ha habido delito.

– ¿Cree que el presidente Puigdemont hizo bien marchando en Bélgica?

– Puigdemont está siguiendo una estrategia política. La estrategia judicial está subordinada a la política. Si está bien o mal, es cosa suya, él debe hacer sus cálculos. Lo mismo que Anna Gabriel en Suiza. Es un paso más hacia la internacionalización del conflicto.

– ¿Qué opina del procesamiento del mayor de los Mossos?

– Este caso concreto lo conozco menos. Creo que haber judicializado el proceso es una monstruosidad, un fracaso de la política. Pero me falta información sobre la instrucción que se está haciendo del caso del señor Trapero. En general, me parece todo un disparate.

– Paradójicamente, ¿la suerte del independentismo decidirá la suerte de la democracia española?

– Sí, porque si no hay democracia en Cataluña, tampoco la hay en España.

PÉREZ ROYO CALIFICA EL DISCURSO DE FELIPE VI, EMITIDO EN TV EL 3 DE OCTUBRE DE 2017, COMO UN “DESASTRE SIN PALIATIVOS”. Foto: Adrià Costa

– En estos momentos, ¿cree que la democracia está suspendida en Cataluña?

– Ahora, sí. Y en España. De facto, la democracia en España está suspendida. Repito: La Constitución está suspendida “de facto”, así como el normal funcionamiento de la Constitución. Hay una legislatura en la que ni se hacen leyes ni se aprueban presupuestos.

¿Confía en una reforma de la Constitución?

– En absoluto. Ya le digo que no habrá ninguna reforma. Mire, aquí lo que hay es que el principio de legitimidad democrática está condicionado y encorsetado por el principio monárquico. El principio de legitimidad democrática se desarrolla en libertad, no en cautiverio.

¿El principio monárquico mantiene en cautiverio la democracia en España?

– Sí, sí. La democracia está encorsetada por el principio monárquico. La condiciona.

Desde un punto de vista constitucional, ¿el rey Felipe VI se extralimitó en sus funciones, con su discurso del 3 de octubre?

– Completamente. Ya lo califiqué como “desastre sin paliativos”. Fue un discurso impropio de un rey de una monarquía parlamentaria. Puso el artículo 1.3 de la Constitución frente al 1.2, la monarquía por encima de la soberanía nacional en manos del pueblo español, del que emanan las instituciones del Estado. No se puede hacer un discurso político de esta naturaleza. La monarquía española se define como parlamentaria, pero no lo es.

– ¿Es este uno de los problemas de fondo del sistema constitucional español?

– Lo es. El principio monárquico interviene donde no debe intervenir.

EL EX RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA RECIBIÓ A NACIÓ – DIGITAL EN LA UNIVERSIDAD POMPEU I FABRA. Foto: Adrià Costa

Entramos en un tema sobre el que usted ha escrito muy recientemente, como es el de la corrupción. ¿Los escándalos se llevarán el Partido Popular?

– Yo creo que sí. El PP desaparecerá. El PP no pueden ser las siglas definitivas de la derecha española. Hace tiempo que lo digo. Son unas siglas podridas y el muro que se está levantando entre ellas y la sociedad española hará imposible que pueda existir.

Ya se ha acabado la complicidad. Sin el silencio de Luis Bárcenas y Francisco Correa, Mariano Rajoy no se habría podido mantener a la presidencia del gobierno.

¿Cree que ya concluye su etapa en la presidencia?

– El señor Rajoy se ha mantenido gracias a una complicidad criminal. En enero de 2012, la justicia suiza puso a disposición de la española la información que tenía sobre las cuentas de Bárcenas en Suiza.

Y es el recurso que hace Bárcenas contra esta decisión judicial el que aplaza la entrega de la documentación dos años. Esto permitió a Rajoy asentarse en el poder.

Con los papeles de Bárcenas en enero de 2012, cuando Rajoy llevaba semanas en el gobierno, no habría podido mantenerse al gobierno. Pero eso se acabó. Ya tenemos al Bigotes cantando la Traviata. El PP no sobrevivirá.

¿Cómo puede incidir el ascenso de Ciudadanos en la evolución del conflicto?

– Ciudadanos puede acelerar el proceso de caída del PP.

Pero para la resolución del conflicto con Cataluña ...

– En cuanto al tema de Cataluña, Ciudadanos nace peor que el PP. Ahora bien, Ciudadanos no sabemos lo que es. Ha utilizado el anticatalanismo como bandera, y también acomete contra el País Vasco.

Pero si llegara al gobierno, se encontraría con que el País Vasco existe, Cataluña existe, y tendría que afrontarlo. Eso rezuma ideológicamente, no pinta bien. Pero es una incógnita.

El PP sabemos lo que es, y le costó mucho llegar al poder desde la derrota de UCD. El PP gana las elecciones en 1996. ¿Puede traspasarse el poder que tiene el PP a Ciudadanos? Una parte quizás sí, pero estas sustituciones no se hacen tan rápido.

JAVIER PEREZ-ROYO Y PEP MARTÍ DURANTE LA ENTREVISTA. Foto: Adriá Costa

Usted ha cursado estudios en la universidad alemana de Tubinga y en el Instituto Max Planck de Heidelberg, instituciones de mucho prestigio. ¿Qué aprendió allí que en España aún no se sepa?

– Me formé como constitucionalista en Alemania. Aprendí mucho. Miro la realidad muy impregnado de aquella formación. En las otras ramas jurídicas, el derecho comparado tiene un peso relativo, pero en el constitucionalismo el derecho comparado es fundamental.

Tenemos que ver lo que sucede aquí a la luz de cómo funcionan otras democracias. Para alguien formado en Alemania, queda claro que a España le falta cultura democrática.

Pensemos que España es el país de la Europa occidental que más tarde llega a la democracia. Todo lo que pasa ahora no es por casualidad.

https://www.naciodigital.cat/noticia/149221/javier/rez/royo/facto/democracia/espanya/esta/suspesa