El rotundo fracaso de los planes estadounidenses en Afganistán para derrotar a los combatientes talibanes, se evidencia año tras año.

La interveción militar del ejército de los EEUU en aquella nación no ha logrado la derrota del Talibán, aunque sí han conseguido aumentar la producción y recolecta de heroína, verdadero motivo de la presencia norteamericana en la región, ya que representa una suma millonaria en la arcas del gobierno.

Sin embargo, Donald Trump ha cuestionado el hecho de que los soldados estadounidenses hayan estado en Afganistán los últimos 17 años sin lograr sus propósitos “pacificadores”, por lo que varios expertos opinan que la Casa Blanca planea un repliegue paulatino.