Habrá que crear un nuevo género literario que englobe los cada vez más numerosos y sorprendentes autos del Tribunal Supremo, respecto a los nueve presos políticos catalanes encarcelados en tres centros de la comunidad de Madrid, los cinco miembros del Govern en el exilio empezando por el president Puigdemont, en Alemania, Bélgica y Escocia, y la secretaria general de Esquerra Republicana, Marta Rovira, también exiliada, en este caso, en Suiza. En total, quince personas.

Si hasta la fecha habíamos visto como se podía crear un relato sobre los hechos de septiembre y octubre del año pasado, que poco tenían que ver con la realidad, este martes, en un auto sorprendente y cuando menos discutible, hemos podido recrearnos sobre cómo se puede llegar a generar nuevos delitos para conseguir un objetivo.

En este caso, la extradición por parte de la justicia alemana de Carles Puigdemont, si no puede ser por el delito de rebelión, que lo sea por el de sedición. Como diciéndole al tribunal: “¡Mándenoslo como sea!”.

Para los que estamos haciendo, desde el mundo de la información política o de la opinión, una aproximación continuada a la esfera del derecho -sin duda, ya con más horas lectivas que el inexistente máster de Cifuentes o los que se supone que ha hecho Pablo Casado- y miramos de buscar opiniones entre los penalistas que siguen casi al instante todo el increíble proceso judicial del 1-O, es fácil decir que la política se ha apoderado del debate retorciendo las leyes.

El problema surge cuando son los profesionales los que ponen el grito en el cielo, como ha sucedido en esta ocasión, con el auto de la Sala de lo Penal del Supremo, en el que el tribunal debía pronunciarse sobre el recurso de apelación del diputado Jordi Sànchez para acudir a la sesión de investidura en el Parlament del pasado día 12 marzo y que no se llegó a celebrar por la prohibición del juez Pablo Llarena de que abandonara Estremera.

La justicia debe tener su propia lógica pero es extraño el vericueto que se ha tomado. Y todo, para validar este 17 de abril, al menos formalmente, las razones por las que Sánchez no podía acudir, según la sala, a su investidura. Rápido no ha sido, precisamente.

Sin embargo, cuando uno lee los 37 folios, por en medio halla, a partir de la página 23, la verdadera razón e importancia del auto y que no es otra que cimentar la demanda de extradición de Puigdemont a Alemania, pedida por el juez Llarena por rebelión y denegada inicialmente por los jueces de aquel país.

¿Al precio que sea? Parece que sí y por eso se incorpora sobre la marcha un nuevo delito como es el de sedición, que no había contemplado el juez instructor.

Vale la pena detenerse aquí un instante: ¿Como lo hace el TS? No precisamente con empatía, ya que se emite una crítica exagerada y casi desesperada a la justicia alemana y al tribunal que se ha pronunciado, el de Schleswig-Holstein, que viene a apuntar que se trata de unos señores que no tienen ni idea de nada; y que si se hubieran tomado el tiempo suficiente para analizar a fondo todo el material probatorio enviado por la justicia española, el resultado habría sido distinto.

No parece que sea un redactado para hacer amigos entre los jueces de Alemania, ni un elogio a su sistema procesal.

EL PRESIDENTE VIRTUAL DE LA AUDIENCIA NAZIONAL, DEL TRIBUNAL SUPREMO Y DEL CONSTITUCIONAL

Muy llamativos son dos apuntes que deja el texto. El primero, respecto a la votación del 1-O:

Los protagonistas del procés prosiguieron con su hoja de ruta e indujeron a unos dos millones de personas a que salieran a la calle para votar ilegalmente“, señala.

Y, en otro momento, “el referéndum sí acabó realizándose… dos millones de votantes a los que se ha convencido torticeramente de su derecho legítimo a votar“.

El segundo hace referencia a la violencia, a la que hubo y, sobre todo, a la que (presuntamente) hubiera podido haber.

En este punto se hacen varias referencias a la contención de los 6.000 agentes de la policía española y el hecho de que “el resultado quedara reducido a un número importnte de heridos leves

Y concluye, temerariamente, así: “Lo que sucede es que si hubieran intervenido un número bastante mayor de policías. es muy probable que todo acabara en una masacre y entonces sí sería muy factible que el resultado de la euro-orden fuera muy distinto”.

Para entendernos, con una represión más bestia de la que se produjo el 1-0 se hubiera producido “una masacre”. Según el diccionario, “una matanza conjunta de muchas personas, por lo general indefensas”.

Solo de leerlo produce escalofríos y es fácil recordar lo que en su día dijo Marta Rovira al respecto y que tantas críticas le valió. O sea, que una masacre hubiera facilitado la extradición de Puigdemont y no habría debate al respecto. ¡Uf!…

https://www.elnacional.cat/es/editorial/jose-antich-el-berrinche-del-supremo_259374_102.html

Anuncios