Como base presuntamente legal para su ataque a Siria (violando todas las leyes internacionales y la carta de la ONU), Occidente ha utilizado el concepto de “intervención humanitaria”.

Esa misma disculpa y justificación para el ataque fueron promovidos activamente por EEUU y sus aliados en la década de 1990, pero han sido rechazadas por las naciones de la comunidad internacional que respetan el derecho y las normas que deben regir a nivel global entre los pueblos.

“Por ello, esa brutal acción no puede servir de base legal para cualquier uso de la fuerza, incluido el reciente ataque a Siria”, ha indicado la Embajada rusa en el Reino Unido en su sitio web.

 

Anuncios