EL SOCIALISMO FRANCÉS (HOLLANDE Y VALLS), COMO EL ESPAÑOL, VIENE A SER COMO UNA MEZCOLANZA BASTARDA ENTRE LA ULTRADERECHA Y LA DERECHA, ES DECIR, ENTRE EL PP  Y  CIUDADANOS, CON UN CLARO AROMA SIONISTA

Desde que el ISIS comenzó a atentar en Europa, el entonces presidente francés Hollande atravesaba una etapa de impopularidad aguda.

Tras la masacre de “Charlie Hebdo”, el mandatario recuperó parte de ese apoyo, para pocos meses más tarde perder el favor de la ciudadanía, hasta que los atentados de Niza y París elevaron otra vez el grado de confianza en su gestión.

Manuel Valls desempeñó el cargo de Ministro de Interior hasta 2014, y se supone que por los “servicios prestados” fue elevado al cargo de Primer Ministro hasta 2016.

BERNARD SQUARCINI DIRECTOR CENTRAL DE INTELIGENCIA INTERNA DE 2008 – 2012, DENUNCIÓ PÚBLICAMENTE QUE MANUEL VALLS, MINISTRO DE INTERIOR (2012 – 2014) RECHAZARA CONOCER EL LISTADO DE LOS MERCENARIOS FRANCESES YIHADISTAS QUE ATENTABAN EN SIRIA

Entrevistado por Louis de Raguenel en el año 2015, Bernard Squarcini, que fuera máximo responsable de los Servicios de Seguridad e Inteligencia Interna desde 2008 a 2012, se explayaba:

“Hace dos años, los servicios secretos sirios nos ofrecieron una lista de mercenarios franceses que operaban en aquel país. Se lo comunicamos a Manuel Valls. La primera condición del gobierno sirio era que Francia aceptara cooperar nuevamente con nuestros servicios de inteligencia. Valls se opuso a que nos llegara ese listado de terroristas. Fue una pena, porque la propuesta podría hacer sido el comienzo para renovar nuestras relaciones y, sobre todo, para conocer, identificar y controlar a todos los yihadistas franceses que transitaban entre nuestro país y Siria. Como resultado, perdimos mucho tiempo solicitando información a las agencias alemanas, que siempre se mostraron dispuestas a colaborar en el sitio, como también las jordanas, rusas, estadounidenses y turcas”.

Y razonaba: “Ahora estamos viviendo una era de terrorismo masivo. Pero seamos realistas, la solución no es solo policial sino también política y diplomática”.

Eran tiempos en los que Fabius negociaba con el régimen neonazi ucraniano, mientras Valls apoyaba a los grupos terroristas (que los medios occidentales llaman “rebeldes moderados”) que operaban en Siria.

NO ME EXTRAÑA QUE FALANGISTAS COMO RIVERA Y ARRIMADAS QUIERAN TENER A VALLS EN SU LISTA DE CANDIDATO A LA ALCALDÍA DE BARCELONA, PERO NO LES CAERÁ LA BREVA

La política francesa en el conflicto sirio viene a ser, como la española o británica, un mero cordón umbilical respecto de la que se viene perpetrando desde la Casa Blanca, con Obama o con Trump sentados en el despacho oval.

Francia, España y el Reino Unido decidieron apoyar a los yihadistas contra Assad, con el mismo descaro con el que François Hollande y Manuel Valls, admitieron haber armado a las milicias sirias (islamistas) desde 2012, diciendo: ‘Empezamos a enviarles armas cuando estábamos seguros de que iban a estar en buenas manos’.

Al parecer, daba lo mismo apoyar al terrorismo y animar la guerra civil, aunque los grupos dominantes eran Al Qaeda y el Daesh.

El ex Jefe regional de la CIA para Oriente Medio, el espía Robert Baer, afirmó que ‘Estados Unidos no había podido identificar a ningún grupo sirio de los llamados “rebeldes moderados”, cuando comenzó el conflicto‘(Fuente: L’Humanité).

EL QUE FUERA MINISTRO DE EXTERIORES FRANCÉS, LAURENT FABIUS, RECIBÍA A LOS PADRINOS DEL TERRORISMO YIHADISTA (ARABIA SAUDITA) CON LA MISMA SONRISA DEL ESPAÑOL FELIPE VI

Fue Laurent Fabius, canciller del gobierno, quien a finales de 2012 aseguraba que Al Nusra estaba haciendo un buen trabajo sobre el terreno‘ (Fuente: Le Monde), dos días después de que los Estados Unidos afirmaran que “esa milicia era en realidad otro de los seudónimos de Al-Qaeda“.

La prensa occidental permaneció inexplicablemente silenciosa sobre todos estos puntos escandalosos.

Tras los atentados de París, Hollande y compañía habían cortado todo contacto con el gobierno sirio, incluyendo a los servicios de inteligencia que luchan contra el terrorismo.

Le Monde reveló en 2014 el enfado de la DGSI (inteligencia interna, ex DST) que se oponía radicalmente a la política suicida emprendida por Hollande y Valls en 2012, cuando Fabius cometió la felonía de declarar en la revista “París Match”: “¡No estamos eligiendo entre Dictador y Terrorismo!’.

Curiosa afirmación, teniendo en cuenta que tanto Francia como España, también golpeada por el terrorismo yihadista, aún venden armas y negocian con Arabia Saudita y Qatar, dos de las dictaduras árabes que financian al ISIS o Daesh, como recordó un magistrado francés con ocasión de los atentados de París.

El gobierno galo, como el español, pierden credibilidad cuando mantienen esas relaciones con Arabia Saudita, porque es conocido por todas las agencias de seguridad europeas, que esas monarquías se han especializado en sembrar el odio a través de la propagación del wahabismo.

Proclamar, como Hollande o Rajoy, que “luchamos contra el Islam radical”, mientras estrechamos la mano al Rey de Arabia Saudita y el emir de Qatar, equivale a decir que “luchamos contra el nazismo” mientras invitamos a Hitler a nuestra mesa ‘. [Marc Trévidic, Les Echos, 15/11 / 2015]

Llega un momento en que la población, lamentablemente, no reacciona ante estos hechos, porque los medios periodísticos no les conceden la suficiente importancia. Por eso no se les puede considerar totalmente inocentes, ya que se convierten en cómplices.

En 2015, Bernard Quarcini, hoy ex jefe del DST, la mayor estructura a cargo de la lucha contra el terrorismo, dijo que Assad había propuesto en 2013 proporcionar a Francia una lista de yihadistas franceses que operan en Siria, pero Manuel Valls (entonces Ministro del Interior) se negó por inexplicables razones ‘ideológicas’, en total coherencia con la doctrina Hollande-Fabius.

VARIOS DIPUTADOS DE LA ASAMBLEA FRANCESA VISITARON EN 2013 AL PRESIDENTE SIRIO PARA MOSTRARLE SU RECONOCIMIENTO Y LAMENTAR LA POSTURA DEL GOBIERNO HOLLANDE

Ese año 2013, Bashar Al Assad lo confirmaba. A la pregunta de si debe haber cooperación entre nuestro país y Francia, con respecto a la inteligencia y el intercambio de información, el presidente sirio contestaba:

“¿Cómo podemos creer en esa cooperación desde el momento en que Francia rechaza los contactos diplomáticos, cuando se niegan a reabrir nuestras embajadas y rechazan hacer una declaración reconociendo que nuestro gobierno sirio es legítimo?”

Y se lamentaba: “Desde el momento en que Holland y Fabius plantean eliminarme físicamente, no pueden pedirme que colabore con ellos. De hecho, su contradicción más profunda es que dicen luchar contra el terrorismo con una mano y le apoyan con otra, al suministrar armas y equipos a una llamada “oposición” que no tiene nada de moderada, y mucho menos de laica.”

E informó: “Actualmente hay casi 20,000 yihadistas extranjeros en Siria que luchan junto al Daesh (ISIS), Al-Nusra y otros y sabemos quiénes les arman y les financian”. [Bashar al-Assad entrevistado por André Bercoff, Current Values, 19 / 11/2015]

Todo ello condujo a una situación grotesca pero dramática. En ese año, Bernard Squarcini, quien como hemos señalado fuera jefe del DCRI, responsabilizó indirectamente a Valls y Fabius de los atentados yihadistas en Francia.

“Estoy sorprendido de ver cuán lejos van los ‘perros guardianes’. Que no me hablen sobre la unidad nacional, cuando atravesamos un estado de emergencia. Han muerto 130 inocentes y nos piden que sigamos defendiéndoles”.

Y seguía: “Si no reaccionamos, terminaremos como el 11 de septiembre en los Estados Unidos: una política condenada al fracaso y NINGÚN responsable sancionado”.

De ahí que me formule la pregunta del titular. Sabiendo de qué pie cojea Manuel Valls, ¿no resulta poco menos que repugnante que la Falange Ciudadana le ofrezca la candidatura a la alcaldía de Barcelona?

Aunque si lo pensamos dos veces, no resulta tan insólito, pero sí tétrico. Con una “carrera” como la del ex ministro de Interior francés, los atentados en Cataluña estarían casi asegurados.

CON QUÉ SATISFACCIÓN INTERNA MANIPULARON LA MASACRE EN PARÍS TODOS LOS LÍDERES OCCIDENTALES, PERO ESPECIALMENTE HOLLANDE Y SU DELFÍN MANUEL VALLS

NOTA DE LA ADMINISTRADORA.- Dado que Manuel Valls es un destacado sionista (como su protegido Bernard Henri-Levy), considero oportuno recordar que cuando el franco-catalán desempeñaba el cargo de primer ministro del gobierno de Hollande, ocurrieron una serie de coincidencias en cadena, antes, durante y después del atentado contra el semanario “Charlie Hebdo”, un descarado crimen de “falsa bandera” que destapó la colaboración de los servicios secretos del Mossad en ese y otros sangrientos sucesos.

A pocos lectores se les escapa el detalle de que Israel no haya sido acatado jamás por los grupos terroristas islámicos, y que el propio Netanyahu proporcionara hospitales y atención sanitaria a los mercenarios del Isis, Al Nusra y otros, heridos durante sus criminales acciones armadas en Siria.

Puede leerse una jugosa información en este link:

http://www.resumenlatinoamericano.org/2016/01/26/nunca-fuimos-charlie-hebdo-la-conexion-sionista-del-atentado-de-paris/

Anuncios