El respeto a la historia no debe obviar ciertos detalles. Y, sin duda,  el más destacable es el que señala a Boris Yeltsin como el primer presidente de la Federación rusa.

Ello no es obstáculo para señalar que el busto de este personaje debería ser colocado junto a una botella de vodka, su compañera sentimental desde que accedió al poder.

YA TENGO UN MOTIVO PARA NO VISITAR EL MUSEO HISTÓRICO MILITAR RUSO

Anuncios