En las imágenes obtenidas en la estación ferroviaria de París-Austerlitz se aprecia la presencia de policías antidisturbios, escaparates rotos y manifestantes que queman basura.

Uno de los líderes de la izquierda francesa, Jean-Luc Melenchon, dice estar convencido de que los altercados fueron organizados por “comandos de la extrema derecha”.

En esa misma línea, un periodista de RT France, testigo presencial de las batallas entre encapuchados y policías, vio cómo los agentes arrestaban a un individuo que llevaba un pasamontañas en el que estaba dibujada la bandera francesa, lo que desmontaría la afirmación de que los manifestantes fueran antifascistas.

Otros corresponsales presentes en el lugar de los hechos informaron del lanzamiento de cócteles Molotov y del saqueo de un restaurante de McDonald’s. Varios bares, un quiosco de prensa y una agencia de Renault también fueron objeto de ataques.

Además, se informa que varios individuos cuyo rostro se ocultaba en bufandas, pañuelos y capuchas, arrojaron bombas de humo y prendieron fuego a vehículos en la capital francesa, mientras la Policía utilizaba cañones de agua para dispersar la manifestación.

Sin embargo, en las imágenes que llegan desde París se aprecia cómo la Policía intenta dispersar a los manifestantes violentos con granadas de gas lacrimógeno, mientras redirige a multitudes de manifestantes pacíficos hacia las calles laterales.

Al fondo se escuchan fuertes explosiones mientras el humo y el gas lacrimógeno se desbordan por las calles.

Anuncios