RUSIA SIGUE MANTENIENDO SU COMPROMISO EN SIRIA, PERO LA PAZ NO LLEGARÁ TAN PRONTO, TRAS LA DERROTA DEL ISIS

Estados Unidos renueva su apoyo a los grupos terroristas y continúa proporcionándoles armas, incluyendo las químicas, en Siria.

De conformidad con el prólogo de la Ley de Presupuesto de Defensa de los Estados Unidos de 2019, el Congreso de los EE.UU. planea aumentar hasta 2019 la financiación a los grupos mercenarios que luchan contra el gobierno sirio, prestando igualmente entrenamiento y equipos militares.

Este plan requiere que el presidente de los Estados Unidos proporcione al Comité de Defensa del Congreso una relación detallada de la asistencia brindada a los grupos armados y su reclutamiento.

El proyecto también incluye medidas para garantizar la entrega de tales equipos a las bandas mercenarias y darles instrucciones sobre cómo realizar sus actividades “con más efectividad” (léase, mortandad).

Las tropas estadounidenses usan la base de al-Tanf, en el sur de Siria, para entrenar a esos colectivos, poniendo a su disposición el equipamiento oficial de las tropas norteamericanas.

Del mismo modo, Estados Unidos, que lidera una supuesta coalición internacional anti-Daesh, mantendrá ese apoyo logístico y financiero a las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), que aún operan en las provincias de Raqqa, Hassake y Deir ez-Zor.

Anuncios