Donald Trump recibió a los tres espías estadounidenses liberados de una cárcel norcoreana.

Arribaron a una base militar junto al secretario de Estado, Mike Pompeo, quien mantuvo un encuentro con Kim Jong Un, de cara a la cumbre entre el líder norcoreano y Trump.

Pero mientras el inquilino de la Casa Blanca ve la cita con mucho entusiasmo, Pionyang sigue atentamente el desarrollo de la tensa situación con el acuerdo nuclear iraní.

El Presidente de EKAI Center Adrián Zelaia analiza el tema.

Anuncios