Mark Zuckerberg, CEO (Chief Executive Officer) de Facebook, ha escrito una carta a los senadores estadounidenses en la que ofrece más respuestas sobre el problema de las filtraciones de datos, destacan varios medios occidentales.

PESE A ESTAS PRÁCTICAS ILEGALES, FACEBOOK NO PIERDE MUCHOS AFILIADOS Y SIGUE SIENDO LA PRIMERA RED SOCIAL. AL PERSONAL “LE VA LA MARCHA”

Sus respuestas no han hecho sino agravar aún más la situación, además de acrecentar la desconfianza en torno a Facebook respecto de la utilización que hace de los datos de los usuarios.

La carta es muy extensa (tiene 229 páginas en su versión en inglés) y además de defender su postura y la de su negocio en el mundo de la recopilación masiva de datos, admite que Facebook no tiene perfiles fantasma de usuarios no registrados en la red social, pero que sí recopila información sobre ellos a través de webs y servicios con botones de Facebook.

Según Zuckerberg, “cuando los usuarios visitan aplicaciones o sitios web que incluyen nuestras tecnologías, como el botón “Me gusta”, nuestros servidores registran automáticamente datos del navegador o la aplicación”.

Entre esos datos, figuran “si un dispositivo o usuario particular visitó el sitio web o la aplicación”, así como “información adicional que el editor de la aplicación decida compartir con Facebook sobre las actividades de la persona”.

En otras palabras, las webs que insertan botones para compartir en Facebook están mandando información de todos sus usuarios, tanto los que sí tienen cuenta como los que no, a la red social.

Facebook utiliza todo ello para crear mejores filtros de cara a las campañas de publicidad de quienes contratan sus servicios. Es más, incluso si no has iniciado sesión en Facebook, pero tienes una cuenta, la red social te persigue allá por donde navegues en la red.

En las últimas semanas, se ha descubierto que, hace algunos años, Facebook facilitó un acceso especial a muchos fabricantes de teléfonos móviles (en torno a 60, según The New York Times) para que pudieran sacar provecho de su información a la hora de desarrollar productos.

Este flujo constante de malas noticias sobre las ilegales prácticas de esa red social han exacerbado los ánimos de la junta directiva, que quieren librarse de Zuckerberg.

En España, las quejas de la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos) y de los consumidores han propiciado que la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) exija una compensación pecuniaria para todos afiliados de Facebook, por un monto cercano a los 5.000 millones de euros.

http://spanish.peopledaily.com.cn/n3/2018/0614/c92121-9471346.html

Anuncios