Pekín ha dado una nota positiva antes del arranque de las negociaciones comerciales de esta semana con Washington, pero las dos partes admiten que enfrentan una disputa potencialmente larga sobre la tecnología y el futuro de su relación económica.

Anuncios