Investigadores de EE.UU. y el Reino Unido señalaron que los ruidos que denunció la embajada de EE.UU. en la Habana, culpando al Gobierno de Cuba, correspondían a grillos del sector.

TRAS UNA EXTENSA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA, EXPERTOS CONCLUYERON DE MANERA DEFINITIVA: “LA GRABACIÓN ES DE UN GRILLO”. LA ESPECIE CORRESPONDE AL ANUROGRYLLUS CELERINICTUS, QUE HABITA LA ZONA. | FOTO: CUBA DEBATE

Una investigación llevada a cabo conjuntamente por científicos de Estados Unidos (EE.UU.) y del Reino Unido arrojó que los presuntos ataques sónicos denunciados por la embajada de EE.UU. en Cuba, responsabilizando al Gobierno revolucionario, serían sonidos de grillos que habitan los alrededores de la sede diplomática.

El estudio, presentado en la reunión anual de la Sociedad de Biología Integrativa y Comparativa (SICB), afirmó que los ruidos que sintieron los diplomáticos y funcionarios de la embajada del país norteamericano y por los que acusaron a Cuba de cometer una agresión, coinciden con los chirridos emanados de un tipo específico de insecto.

Lo único que puedo decir, de manera bastante definitiva, es que la grabación es de un grillo, y creemos que sabemos de qué especie es“, informó uno de los autores del estudio, Alexander Stubbs, de la Universidad de California en Berkeley, en entrevista con el medio estadounidense The New York Times.

Los científicos compararon las grabaciones del perturbador ruido hechas por los personeros de la embajada de EE.UU., con el canto de este insecto caribeño de la especie “Anurogryllus celerinictus”, conocido como grillo de cola corta de las Indias; llegando a la conclusión definitiva.

Coincide, en detalle matizado, con la grabación; en duración, frecuencia de repetición de pulsos, espectro de potencia, estabilidad de frecuencia de pulso y oscilaciones por pulso“, señala el estudio.

Asimismo, The New York Times publicó que expertos en los sonidos de estas especies de insectos, consideraron correctamente elaborado el análisis de los especialistas que investigaron el caso.

Si bien los funcionarios diplomáticos de EE.UU. manifestaron haber sufrido padecimientos físicos producidos por la constancia del sonido, los expertos afirman que dicha especie es “increíblemente ruidosa” y “se puede escuchar desde el interior de un camión viajando por la carretera a 60 kilómetros por hora”.

A fines de 2016, EE.UU. denunció a Cuba de estar atacando su embajada en La Habana, a través de agresiones sónicas. Pese a que el Gobierno cubano negó las acusaciones y ofreció personal médico y de investigación para esclarecer el caso, la administración de Donald Trump optó reducir su personal diplomático y difundir la demanda internacionalmente.

 

Anuncios