Este documental comienza con imágenes en la Ciudad Universitaria, la Casa de Campo y la Gran Vía y una concentración de fuerzas en El Pardo.

Contiene también detalladas imágenes de un carro blindado, con aspectos del interior del mismo y realización de distintas maniobras.

También describe minuciosamente la actividad de una batería artillera en pleno funcionamiento, así como el lanzamiento de granadas de mano por parte de los milicianos.

La locución establece que ha sido necesario aprender a formar un ejército para derrotar a los traidores sublevados. Indica la locución que la ciudad lleva cinco meses resistiendo el asedio y continúa su vida bajo las bombas: imágenes de carteleras de cine y teatro y de edificios destruidos.

La actividad de la aviación leal ha obligado a los fascistas a abandonar el bombardeo aéreo pero continúan atacando a la población civil con la artillería.

Como prueba de la intervención del fascismo internacional a favor de los nacionales aparece un avión alemán derribado.

Se nos muestran también los destrozos producidos en los edificios del centro de la ciudad por los bombardeos de la artillería facciosa.

Anuncios