Cientos de personas se manifestaron en París contra las políticas del presidente Emmanuel Macron, mientras el mandatario visitaba a la selección nacional de balonmano. Sin previo aviso, la policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar a los componentes de la marcha.