El segundo banco más importante de España, el BBVA, supuestamente encargó la intervención y escucha de miles de teléfonos de periodistas, empresarios y políticos de todos los niveles, entre los años 2004 y 2005, según una investigación conjunta del periódico El Confidencial y Moncloa.com.