Grupos de manifestantes ocuparon las calles de Sao Paulo (Brasil) para protestar por los recientes aumentos de las tarifas del transporte público en un 7,5 %.

Esas personas aseguraron que mantendrán sus movilizaciones hasta que el Gobierno local rectifique esta medida, por lo que comienzan las protestas y la represión policial y económica.