La visita a Grecia de la canciller de Alemania, Angela Merkel, ha provocado protestas masivas y violentas en Atenas.

Miles de activistas paralizaron varias vías de la capital griega y fueron dispersados con gases lacrimógenos por agentes antidisturbios.

José Luis Orella, profesor de Historia Contemporánea, señala que la Unión Europea tiene la culpa de la situación que vive Grecia.

El primer ministro “progresista”, Alexis Tsipras, rinde así pleitesía a una de las personalidades que contribuyeron a la ruina de Grecia, mientras el gobierno “de izquierda radical” (el Podemos heleno) no ha cumplido ninguna de sus promesas electorales, sino más bien se limitó a implementar todas las medidas del neoliberalismo más salvaje.

Vean a la Policía de la Izquierda Radical de Tsipras, solicitando a los manifestantes “con todo cariño y respeto” que se fueran a sus casas.

Supongo que Pablito Iglesias, Iñigo Errejón, Irene Montero y demás “radicales progresistas”, admiradores y hermanos de leche del primer ministro griego, estarán tomando nota.