Un año más, decenas de miles de personas tomaron las calles de la ciudad de Bilbao, para exigir el cambio en la política penitenciaria del régimen español, en defensa de los derechos de los presos de ETA, la convivencia y la paz.