En Venezuela se prevé un nuevo ingreso de ayuda humanitaria proporcionada por la Cruz Roja. El anterior envío, realizado a mediados de junio, contenía 24 toneladas de insumos médicos que fueron repartidos en hospitales de atención gratuita.

Otro apoyo importante para el país bolivariano, en plena crisis humanitaria, proviene de Cuba, a donde llegan cientos de niños venezolanos para recibir sin coste alguno sus tratamientos.

RT ha recopilado las historias de algunos de estos pequeños pacientes desde la capital cubana, mientras los vergonzosos medios periodísticos españoles silencian noticias como esta, para hablar únicamente de los refugiados que huyen de los países expoliados y masacrados por el terrorismo (que financian EEUU, Israel y Arabia Saudita), en un afán por parecer “medios sensibles”, cuando desde su servicios informativos se defendía la intervención criminal de la OTAN en Libia y los atentados de los “rebeldes” de la llamada “oposición siria”.

La doble moral e hipocresía de esas plataformas (RTVE, La Secta, Antena 3, Tele5, etc.) no puede olvidarse, cuando todos ellos justificaron y alentaron a la invasión de Libia, a la destrucción de Siria y atacando a las naciones que apoyan la lucha contra las bandas islámicas, como Rusia o China.

Desde el Centro Internacional de Restauración Neurológica se tratan —entre otros— casos de epilepsia brindando cirugías a enfermos de este padecimiento que no pueden ser tratados con fármacos.

Uno de estos casos es el de Emiliano, quien sufre de ataques de continuos de epilepsia, mal que fue confundido con un trastorno de sueño por sus progenitores en su tierra natal.

Su madre, Emelis Marcano, ha señalado que fue en el país isleño donde han encontrado respuestas y soluciones al mal que aqueja al menor. Ella resalta la alta calidad humana de los profesionales de la salud y la dedicación por su trabajo.

La doctora Lilia Morales, jefa de neurofisiología del instituto, dice que la atención proporcionada hace que los niños puedan disminuir las frecuencias de sus crisis y les otorga “la posibilidad de insertarse en la vida social“.

La pequeña Dabiagnis es otro ejemplo de la atención integral y continua que recibe desde que ha llegado a La Habana.

La menor ha recuperado la sensibilidad en sus extremidades inferiores y ha logrado un equilibrio suficiente. “He visto mucha mejoría en ella en ser independiente”, dice su madre, Elibet Santiago.

La calidad humana es lo que distingue el servicio, lo que distingue ese avance que a lo mejor en otros países del primer mundo, con mucha tecnología, no van a lograr“, señala Gisela Zaldivar, especialista en terapia física.

La sanidad cubana se basa en un sistema multidisciplinario que le ofrece al paciente una atención integral, y por lo tanto, una recuperación más rápida y eficiente.

A esto se le une el énfasis que pone el Gobierno sobre la innovación en la medicina, que le permite apropiarse de tecnologías y métodos avanzados.

La sanidad, por encima de la política, es la base de un convenio entre Venezuela y Cuba del que se han beneficiado menores que necesitan una rápida intervención.