En EEUU acaban de aprobar la entrega de otros 32 millones de dólares con destino a programas de desestabilización política en Cuba y para los canales de propaganda contrarrevolucionaria en Radio y Televisión Martí.