El primer sistema chino de tratamiento contra el cáncer, basado en iones de carbono, ha sido aprobado por la Administración Nacional de Productos Médicos e instalado en un Hospital especializado en ese tipo de afección, sito en la ciudad de Wuwei, provincia de Gansu. Se espera que su operatividad proporcionará una radioterapia más segura y eficaz.

“Impulsado por el Instituto de Física Moderna, adscrito a la Academia China de Ciencias, y la empresa Lanzhou Kejin Taiji, el proyecto comenzó en el 1993. Su resultado representa un hito importante: un equipamiento médico avanzado de fabricación nacional”, afirmó Xiao Guoqing, gerente del proyecto e investigador del Instituto de Física Moderna.

La técnica de tratar el cáncer con iones pesados acelerados ha sido concebida globalmente como la próxima frontera en el tratamiento contra el cáncer”, explicó Xiao.

Los científicos coinciden que los iones de carbono son los más adecuados en el tratamiento de tumores y en minimizar daños a los tejidos periféricos.

El tratamiento de iones de carbono funciona acelerando los iones de carbono alrededor del 70 por ciento de la velocidad de la luz y luego lanzando estos haces de iones al tumor, destruyendo el ADN de sus células y finalmente eliminándolas.

Los iones acelerados son más destructivos para las células cancerosas que los fotones, que se utilizan tradicionalmente en radioterapia gamma y de rayos X”, destacó Wang Xiaohu, vicepresidente del Hospital Contra el Cáncer de la Provincia de Gansu.

LA MEDICINA CHINA ABARATA EL COSTO DE LA MAQUINARIA DEL TRATAMIENTO CONTRA EL CÁNCER, QUE CAUSA MÁS DE DOS MILLONES DE MUERTES AL AÑO EN AQUELLA NACIÓN

“Permite administrar una gran dosis de iones en un área pequeña y dirigir bien el ataque, adaptádolo a la forma y profundidad del tumor. A diferencia de los fotones que continúan penetrando y dañando el cuerpo, los iones de carbono depositarán su energía, matarán las células cancerosas y luego permanecerán dentro del tumor, reduciendo el daño a los tejidos circundantes sanos y el riesgo de efectos secundarios”, agregó.

La terapia con iones de carbono también puede funcionar en pacientes cuyos tumores son demasiado difíciles para la extirpación quirúrgica invasiva o no son adecuados para los tratamientos de rayos X típicos.

Dadas estas ventajas, Xiao explicó que Alemania y Japón han estado investigando y probando terapia de iones pesados desde la década de 1990.

Hasta ahora, alrededor de 30.000 pacientes han recibido el tratamiento en 11 centros de Alemania, Japón, Italia y Austria. También se desarrolla la terapia en Francia, Corea del Sur, Japón y otros países.

En el 2008, el Hospital Oncológico de la Universidad de Fudan, en Shanghai, importó una máquina alemana de terapia de aceleración de iones pesados. Desde su puesta en marcha en el 2015, se han tratado unos 2.000 pacientes.

Xiao considera que China tiene una demanda masiva de tratamientos de calidad contra el cáncer. De acuerdo al Centro Nacional de Investigación del Cáncer, en el año 2015 alrededor de 3,9 millones de pacientes chinos padecían tumores malignos. Las muertas relacionadas cifran 2,3 millones de individuos.

Sin embargo, la mayor parte del mercado chino de equipos médicos avanzados está monopolizado por empresas extranjeras“, acotó.

Sin embargo, el sistema de fabricación nacional para el tratamiento del cáncer de iones de carbono cuesta significativamente menos, lo que permite a los pacientes acceder a tratamientos más baratos.

LA SANIDAD EN CHINA DESTACA POR SUS GIGANTESCOS HOSPITALES ESPECIALIZADOS

Instalaciones similares en otras partes del mundo pueden costar cientos de millones de dólares estadounidenses cada una, mientras que la versión china cuesta alrededor de 550 millones de renminbi (78,5 millones de dólares estadounidenses).

“El precio medio del tratamiento de iones pesados en todo el mundo oscila entre los 250.000 a 300.000 renminbi. La nueva máquina tiene como objetivo reducirlo hasta los 200.000 renminbi. Llegada a esa cifra, parte del costo podría ser cubierto por las compañías de seguros”, enfatizó Xiao.

Hasta ahora, el tratamiento de iones de carbono ha demostrado ser eficaz en el tratamiento temprano y medio de cáncer de próstata, hígado, cánceres rectales y de pulmón. También para sarcomas óseos y tejidos blandos avanzados.

En los primeros años, el Hospital Contra el Cáncer Wuwei, en la provincia de Gansu, tratará a cientos de pacientes e irá aumentando gradualmente la cantidad hasta superar los 1.000 pacientes por año.

Zhan Wenlong, destacado físico nuclear y académico de la Academia de Ciencias de China, subrayó que otros hospitales chinos, incluido al menos uno en Hangzhou, provincia de Zhejiang, también instalarán el acelerador para el primer sistema chino de tratamiento contra el cáncer basado en iones de carbono.

“Los científicos ya están trabajando en la segunda y tercera generación del equipo, que incluirá una tecnología superconductora más avanzada buscando reducir el tamaño de la máquina y los costos, al tiempo que garantiza seguridad y eficacia”, añadió.

“El hardware de nuestro instrumento es el estado de la técnica, pero nuestro software necesita ser mejorado”, reconoció Zhan.

“Junto a los otros métodos de tratamiento y medicamentos, el tratamiento con iones de carbono debe implementarse. La perspectiva de esta combinación para la terapia contra el cáncer es muy alentadora”, concluyó el destacado físico nuclear.

http://spanish.peopledaily.com.cn/n3/2019/1011/c92121-9621951.html