La CIA fue cómplice del asesinato del almirante Carrero Blanco, escribía en 1981 Félix Bayón en “El País”.

LA INFORMACIÓN DE TASS NO LA COMPARTE EH-BILDU PERO TIENE NOTABLES VISOS DE REALIDAD. ¿CÓMO PUDO UN COMANDO DE E.T.A. HACER UN TÚNEL EN UNA CALLE SITUADA A 100 METROS DE LA EMBAJADA DE LOS EE.UU.?

Según la publicación, proveniente de la agencia soviética Tass, «los agentes de la CIA supervisaron los preparativos del atentado contra Carrero Blanco y tomaron todas las medidas precisas para que no fallara. Washington quería eliminar a ese político franquista de tendencia nacionalista, que le impedía enrolar a España en la OTAN y se negaba a cumplir ciegamente todas las órdenes que recibía del otro lado del Atlántico».

La agencia hizo estas revelaciones en respuesta a las declaraciones del entonces secretario de Estado norteamericano, Alexander Haig, que había acusado a Moscú de respaldar al «terrorismo internacional».

Sobre el asesinato de Carrero, la URSS desveló que, en la víspera de su muerte, el almirante tuvo «una entrevista con el entonces secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, que acababa de llegar a Madrid. Esa entrevista, se añadía en la información de la agencia soviética, fue fatal para Carrero Blanco».

Entre sus acusaciones contra la agencia estadounidense, Tass destacó en aquellas fechas el asesinato del político Aldo Moro, líder de la Democracia Cristiana italiana, que no se oponía frontalmente a la participación del Partido Comunista en el Gobierno del país.

Según la agencia Tass, «el hijo de Aldo Moro, Giovanni, declaró a los miembros de la comisión parlamentaria encargada de investigar el homicidio de su padre, que un alto cargo de Estados Unidos advirtió a Moro, en un viaje suyo a ese país, del peligro que estaba corriendo y le aconsejó que se retirara de la política o que cambiara de línea de conducta». Sin embargo, «no siguió ese consejo y los resultados ya son conocidos por todos».

Entre las intervenciones de la CIA en Europa, Tass hizo referencia en aquellas publicaciones también a la «intentona antigubernamental» de los partidarios del general Spinola (Portugal, 1975), que consiguieron desplazar al Partido Comunista Portugués del gobierno surgido de la Revolución de los Claveles.

Fuente: Diario Octubre