Cuentan los historiadores que en el año 711 el general musulmán Tariq cruzó las montañas de Somosierra para conquistar el norte de la península Ibérica.

En el siglo IX el emir Mohamed I inició el sistema defensivo de la región madrileña contruyendo atalayas, fortalezas y medinas. Una de ellas fue Mayrit.

Así fue como nació la ciudad de Madrid, la única capital europea de orígenes musulmanes. Años más tarde, Abderramán III, asentó las medinas de Talamanca de Jarama y Mayrit, que durante 250 años fue una ciudad andalusí, convertida en guardián de la denominada Marca Media, que establecía la frontera entre Al Andalus y los reinos cristianos.

Su misión era, proteger las dos rutas de comunicación de la región que atravesaban Toledo, y que unían Zaragoza con Mérida, y Segovia con el sur de la península. Aunque no fue la única razón de establecerse en Madrid.

Los expertos no se ponen de acuerdo en el significado originario de Mayrit, pero la tradición lo atribuye a la cantidad de agua que había en la zona, rodeada por varios torrentes, que actualmente permanecen subterráneos…. como casi todos los vestigios de aquella época.

Parte de la muralla de la vieja medina se puede ver en un lateral de la catedral de la Almudena (nombre árabe), y otros lienzos del considerado segundo recinto amurallado permanecen ocultos en sótanos, garajes públicos o privados y tabernas de la Cava Baja.

En el parking situado frente al Palacio Real, están expuestos al público, los restos de una almena.

https://blog.rtve.es/europa/2017/11/mayrit-los-origenes-musulmanes-de-madrid.html