El gobierno de la República Popular de China aseguró que el brote de coronavirus 2019-nCoV no afectará a las perspectivas de crecimiento económico a largo plazo, aunque sí lo haría en el plano internacional debido a las restricciones que varios países están aplicando.

El presidente de China, Xi Jinping, aseguró el pasado viernes, 7 de febrero, que el desarrollo económico de su país no se verá afectado, a largo plazo, por la crisis del coronavirus.

Según la televisión estatal CCTV, Xi mostró confianza en la capacidad de China para superar la epidemia: “La tendencia de desarrollo a largo plazo de la economía china no cambiará”, es el término que empleó el máximo mandatario chino.

Algunos medios habían afirmado en los últimos días, que la capacidad del gigante asiático para cumplir con los compromisos adquiridos con EEUU y la Unión Europea, iba a verse en entredicho por el impacto de la epidemia del coronavirus en la economía china.

Esas plataformas anunciaban que el crecimiento del PIB chino en el año 2019 “solo había crecido un 6’1%”, dato que el ministerio de economía había anunciado incluso antes de la aparición del microorganismo.

Un tanto por ciento que ni EEUU ni las naciones integradas en la UE podrían esperar. Mientras tanto, el gobierno español ya ha rebajado sus perspectivas negativas, revelando que el gasto supera a los ingresos.

Hago mías las palabras de este colega de la CGTN en español:

Por su parte,  la medicina cubana aporta para el combate contra el virus un medicamento que los expertos en virología consideran muy eficaz en estos momentos.

En su cuenta en Twitter, Miguel Díaz Canel, presidente de la República de Cuba escribió: «Interferón alfa 2B: El medicamento cubano usado en China contra el coronavirus. Nuestro apoyo al Gobierno y pueblo chinos en sus esfuerzos por combatir el coronavirus», con lo cual destacó el uso de los productos de la biotecnología de la Mayor de las Antillas para solucionar problemas de salud del mundo.

El medicamento es uno de los cerca de 30 fármacos escogidos por la Comisión Nacional de salud china para curar la afección respiratoria y, de acuerdo con declaraciones a la televisión cubana del doctor Luis Herrera Martínez, asesor científico y comercial del Presidente de BioCubaFarma, su selección obedece a la efectividad mostrada con anterioridad frente a virus con características semejantes a este.

EL BANCO MUNDIAL SE RINDE A LA EVIDENCIA

El Banco Mundial proyectó que el crecimiento del PIB de China en el 2021 volverá al nivel que tenía antes de la pandemia, acelerándose el 7,9 por ciento desde el 2 por ciento del 2020. Este resultado se debe a la mejora de la confianza de los consumidores y las empresas y a las mejores condiciones del mercado laboral, indicó un informe publicado este miércoles.

Aunque la tasa de crecimiento se mantuvo sin cambios con respecto a los augurios veraniegos del Banco Mundial, su nuevo informe sugiere que se navegará a corto plazo por la incertidumbre, lo cual requerirá un marco de políticas adaptativo y bien calibrado al ritmo de la recuperación, tanto en China como en el resto del mundo.

“Una salida prematura de la política y un endurecimiento excesivo podrían descarrilar la recuperación”, advirtió el Banco Mundial. “Junto con una política monetaria flexible y de apoyo, China podría utilizar su espacio fiscal para protegerse de los riesgos del crecimiento a la baja y garantizar una rotación suave de la demanda pública a la privada”.

Las transferencias fiscales directas especiales a los gobiernos locales, un nuevo mecanismo lanzado este año para asegurar que los fondos fiscales y de rescate puedan ser recibidos directamente por los departamentos y entidades gubernamentales de nivel primario, podrían extenderse hasta el próximo año y estar explícitamente dirigidos a un aumento del gasto social y/o la inversión verde por parte de los gobiernos locales, señaló el Banco Mundial.

“El entorno mundial sigue siendo muy incierto y esto exige un marco adaptativo de la política”, seguró Martin Raiser, directivo del Banco Mundial para China.

“La retirada del apoyo fiscal tiene que ser gradual, y el enfoque debería pasar de la infraestructura tradicional a un mayor gasto social e inversión verde”.

Asimismo, el Banco Mundial expresó que en términos de política monetaria, el Banco Popular de China debería volver a las herramientas más convencionales, al tiempo que elimina gradualmente la orientación de las ventanas, los objetivos de préstamo y las facilidades de nuevos préstamos adoptadas para proporcionar apoyo específico en el contexto de la conmoción por los estragos causados por la pandemia.

Sebastian Eckardt, economista principal del Banco Mundial para China, indicó que el país tendrá que aprovechar el potencial de crecimiento de sus áreas metropolitanas y los nichos de ciudades más desarrolladas e innovadoras para reequilibrar la economía de la inversión a un crecimiento que esté más impulsado por la innovación y los servicios.

“Este cambio deberá ir acompañado de políticas fiscales para garantizar una prestación de servicios públicos más equitativa y una mayor inversión en capital humano para las personas que viven fuera de las zonas urbanas y las provincias costeras”, concluyó Eckardt.

http://spanish.peopledaily.com.cn/n3/2020/1224/c31620-9802652.html