YouTube ha eliminado más de 70.500 vídeos y 9.000 canales relacionados sobre el conflicto entre Ucrania y Rusia por una presunta violación de sus directrices, según publicó “The Guardian”, cuando lo exacto es que han obedecido las directrices de la Unión Europea y EEUU, no las que rigen en el periodismo.

Youtube ha eliminado todos los canales que niegan que el operativo ruso sea una invasión y los que afirman que ese plan de desnazificación es como una “misión de liberación”, incluidos los canales vinculados a los ministerios rusos de Defensa y Asuntos Exteriores.

El jefe de productos y de censura de YouTube, un judío pro-nazi llamado Neal Mohan, dijo al periódico “The Guardian” que su plataforma de “información” mantiene una política equitativa en relación con los grandes acontecimientos violentos, como la negación del Holocausto. “Lo que está ocurriendo en Ucrania es un acontecimiento violento importante”,

Lo miserable es presentar y permitir una sola versión de ese acontecimiento violento, excluyendo los 14.000 crímenes de los nazis ucranianos en Donbass desde 2014 y las mentiras sobre los bombardeos rusos sobre ciudades y civiles, cuando lo exacto es revelar los miles de ataques contra esas poblaciones civiles a las que solo Rusia ha protegido y liberado.

Youtube, Neal Mohan, sus mentores y dueños se han cubierto de sangre del Donbass y de la mierda de los batallones nazis.