El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez ha dejado estupefacto a todos los expertos (y a toda la población), al señalar cómo nuestro país podría convertirse en toda una potencia económica.

Pero debemos recordar que hace 3 años, es decir, en 2019 el madrileño de la Moncloa frenó las ayudas para poder exportar gas y ser una alternativa a Rusia.

Pedro Sánchez, considera que el sur de Europa, y España en particular, tienen las capacidades necesarias para dar respuesta a la escasez de suministro de gas procedente de Rusia.

Sánchez resaltó la alternativa a esa carencia de gas ruso, durante una entrevista en la CNBC, con motivo de su participación en el Foro Económico Mundial de Davos.

El jefe del Ejecutivo, que aseguró que los fundamentos de la economía española son fuertes, a pesar de los últimos avisos de Bruselas, puso como ejemplo de ello que espera crecer un 4,3% en 2022 y que ya hay 20 millones de personas trabajando, aunque reconoció los efectos adversos del conflicto en Ucrania.

«Estamos encarando con optimismo el futuro sobre la economía española«, ha afirmado sin que se le caiga la cara de vergüenza.