Analizamos en este vídeo las claves por las que Hungría está diciéndole «no» a la Unión Europea una y otra vez. Entre los argumentos principales planteados por su ministra de justicia en Bruselas ha estado el dinero y el tiempo.

El dinero, sobre todo en la comparación con el nuevo plan europeo donde más de 200.000 millones de euros van a estar encima de la mesa y no han recibido todavía ninguna propuesta por los 800 millones pedidos por Hungría. Una cantidad mucho menor y que podría satisfacer las necesidades de Hungría para hacer una transición desde el petróleo ruso. E

l otro aspecto es el tiempo, Hungría busca cinco años y la Unión Europea tan solo plantea hasta 2024 el proceso de desconexión de la energía rusa.