SE ESPERA QUE EL AUMENTO SE PROFUNDICE EN LAS PRÓXIMAS SEMANAS Y PERSISTA DURANTE TODO EL VERANO, YA QUE LA TEMPORADA TURÍSTICA ESTÁ EN PLENO APOGEO. EN DECLARACIONES A LA AGENCE FRANCE-PRESSE (AFP), EL DR. HANS KLUGE, DIRECTOR REGIONAL DE LA OMS PARA EUROPA, DECLARÓ ESTA SEMANA: ‘»DADO QUE LOS PAÍSES EUROPEOS HAN LEVANTADO LAS MEDIDAS SOCIALES QUE ESTABAN EN VIGOR, EL VIRUS SE TRANSMITIRÁ A NIVELES ELEVADOS DURANTE EL VERANO. ESTE VIRUS NO DESAPARECERÁ SÓLO PORQUE LOS PAÍSES DEJEN DE BUSCARLO. SIGUE PROPAGÁNDOSE, SIGUE CAMBIANDO Y SIGUE COBRÁNDOSE VIDAS’.

En una conferencia de prensa celebrada el miércoles, en medio de la última oleada mundial de infecciones por COVID-19, se advirtió que «nuestra capacidad para seguir el rastro del virus está amenazada, ya que las notificaciones y las secuencias genómicas están disminuyendo, lo que significa que es más difícil seguir el rastro de la ómicron y analizar las futuras amenazas emergentes‘.

Esta advertencia se hizo en un momento en el que las subvariantes BA.4 y BA.5 de ómicron, altamente infecciosas e inmunorresistentes, se han convertido en dominantes a nivel mundial y representan el 55% de todas las muestras internacionales.

Según Our World in Data, la media mundial de siete días de nuevos casos diarios se acerca a los 750.000, casi un 60% por encima de los mínimos observados en la primera semana de junio. Los casos están aumentando en cuatro de las seis regiones del mundo de la OMS: Europa, Latinoamérica (incluido un aumento del 24,6% en el sur del continente), el Sudeste Asiático y el Mediterráneo Oriental, están experimentando el crecimiento más rápido en este periodo.

En la semana que terminó el pasado 20 de junio se registraron oficialmente 4,5 millones de nuevos casos, lo que supone un aumento del 23% respecto a la semana anterior. Las muertes por COVID-19 en la misma semana aumentaron en más de 9.000, lo que supone un incremento de más del 8% y el primer aumento sustancial desde los máximos alcanzados a principios de febrero.

El nuevo aumento de casos debe considerarse en el contexto del desmantelamiento sistémico y casi universal de toda la vigilancia y notificación de datos sobre el COVID-19, lo que significa que estas cifras representan un importante subregistro.

En todos los países en los que están aumentando las infecciones por COVID-19, las tasas de positividad de las pruebas también se están disparando. A mediados de junio, más del 41% de todas las pruebas de COVID-19 en Alemania fueron positivas, mientras que en Francia esa cifra supera el 22%. En toda Europa se observa un aumento similar de las tasas de positividad en las pruebas.

Los 53 países que representan a la región europea de la OMS registran ahora una media de casi 500.000 nuevos casos diarios oficiales, lo que supone una mayoría significativa de las infecciones actuales a nivel mundial, frente a las 150.000 infecciones diarias de finales de mayo. Alemania, Austria, Chipre, Francia, Grecia, España, Luxemburgo y Portugal han registrado recientemente las mayores tasas de casos.

Las muertes semanales por COVID-19 en toda Europa ascienden ahora a unas 2.500, cifras comparables a las registradas en el verano de 2020, antes de que las vacunas estuvieran disponibles.

https://www.wsws.org/es/articles/2022/07/04/covi-j04.html