China desafía continuamente al mundo con sus nuevas ideas e innovaciones. Cada vez que acomete un nuevo plan parece algo imposible y el mundo muestra su sorpresa y escepticismo, pero eso no dura mucho, ya que los expertos chinos hacen posible lo que parece una quimera.

Beijing ha recorrido un largo camino hacia ese objetivo. Según estimaciones, el desierto podría convertirse en el bosque artificial más grande del mundo. Pero la pregunta es: ¿por qué y cómo China es capaz de crear un inmenso bosque en un desierto? 

El Gobi cubre gran parte del norte de China y Mongolia. Los efectos adversos del desierto en el clima de esa región fueron más pronunciados en primavera. En ese momento, una gran área desde el norte hasta la capital, Beijing, estaría completamente cubierta de desierto, de no ser por este genial proyecto que avanza día a día.

Cada año, el Gobi ocupa al menos 3.600 kilómetros cuadrados de pastizales. La parte superior del suelo está siendo cubierta por el desierto. Las tormentas afectan no solo al Gobi, sino también, aunque parezcan lejanos, a países como Japón, la RPDC y Corea del Sur. El daño a la agricultura en todos estos países sería enorme. 

Para deshacerse de ese problema, el gobierno chino lanzó un proyecto llamado ‘Muro Verde’ en 1986. China provocó una ‘revolución verde’ en el desierto de Gobi. Mientras tanto, hasta ahora ha logrado convertir en vergel del 5% al 15 por ciento del desierto, ese territorio que vino a devorarlo todo, ha cambiado su cara y su cuerpo. En 2009, China había plantado árboles a los largo de 500.000 kilómetros cuadrados de arenas. Un territorio tan grande como la Península Ibérica.

Lo que en el video aparece en rojo es la China continental, En el límite norte está Mongolia, un país no muy conocido, que se muestra en azul. Y a caballo entre la frontera entre los dos países está ese desierto del Gobi, uno de los más secos del mundo.

China está comprometida en una intensa carrera contrarreloj para detener el avance del las inmensas dunas hacia el sur, que amenazan el bienestar de todo el país. Es una lucha dura, pero China tiene un plan alucinante para convertir la desierto en un bosque verde.

¿Qué está haciendo China para evitar la propagación del Gobi? ¿Está ganando la guerra amenazando su suministro de alimentos?

El desierto de Gobi, el más grande de Asia y el cuarto más grande del mundo, se extiende hasta la actual China y Mongolia, expandiendo su duro y rocoso terreno a más de 500.000 millas cuadradas. Se encuentra en el corazón de la zona más remota de Asia, entre Siberia al norte y la meseta tibetana al sur, que cubre el tercio sur de Mongolia.

A diferencia de la imagen romántica y cinematográfica de los desiertos con amplias dunas de arena, la mayoría de los paisajes del Gobi consisten en un terreno rocoso y compacto.

A ESTA GENIALIDAD QUE SOLO PODRÍA SURGIR DE UN PAÍS COMO CHINA, PODEMOS CALIFICARLA COMO LA MAYOR PRUEBA DEL GENIO DEL GIGANTE ASIATICO Y DE LA DEMOCRACIA ECOLÓGICA

Mientras la tierra firme bajo los pies hizo más fácil atravesar el desierto, catapultando el Gobi a la escena de historia como una ruta comercial viable, hubo una pequeña ocupación humana asentada en el área hasta los tiempos modernos.

Una pista de la percepción histórica del Gobi como una región árida es encuentra en su nombre, que proviene de la palabra mongola para «muy grande y seco». Los milagros no son patrimonio de las historias de santos y beatos. Son obra de genios y de la fuerza de la voluntad.