En un informe técnico elaborado en el mes de julio de 2022 la Comisión Europea concluyó que Europa tendría: Menor crecimiento y mayor inflación. Hoy en septiembre, el panorama es mucho más sombrío y se espera que la actualización del informe concluya lo que ya se siente en las calles: la estanflación.

Aclaremos este concepto:

La estanflación en un país es la combinación de la inflación y el estancamiento económico. Dicho fenómeno une estos dos conceptos, que cuando se producen a la vez son devastadores para la economía.

En otras palabras, la estanflación surge cuando la economía de un país se encuentra estancada, es decir, no crece y, a la vez, se encarece el costo de vida, motivado por una elevada inflación. Esta combinación provoca el empobrecimiento de la población. En España ya conocemos esta desgracia desde hace decenios.

El origen del palabro se remonta al discurso frente a la Cámara de los Comunes que diera en 1965 el, por entonces, ministro de finanzas británico, Ian McLeod. El alto funcionario aseguró que el Reino Unido se encontraba en una especie de “stagflation”, combinando las palabras inflation (inflación) y stagnation (estancamiento).

A mandar, queridos lectores.