Category: MÚSICA


EN 1970, ELVIS SE OFRECIÓ COMO SOPLÓN AL ENTONCES PRESIDENTE RICHARD NIXON, PARA DELATAR A LOS ROCKEROS DROGADICTOS

Este 16 de agosto se cumplen 42 años de la muerte de Elvis Presley, un mito musical para cualquier rockero “blandiblú“, que los hay y muchos.

En Graceland, la que fuera mansión del divo, se reunirán miles de fans ataviados como acostumbraba “La Pelvis” a partir de 1962, celebrando una ceremonia tan patética como cateta, hasta decir basta.

Sólo los paletos cum laude son capaces de un carnaval de tal calaña, al que no acuden verdaderos fans del rock and roll, sino aquellos/as que no conocieron el Teatro Chino de Manolita Chén, dicho sea con todo el respeto que merecía la inolvidable vedette madrileña.

NO HAY DUDA DE QUE DE LA INOLVIDABLE VEDETTE MANOLITA CHEN HUBIERA FICHADO A ELVIS COMO ESPECTÁCULO IMPRESCINDIBLE EN ESE GRAN CIRCO

Bienvenido el homenaje anual, el recuerdo a la figura (discutible, como todas) del “fenómeno” de Tupelo, pero… ¡vade retro¡ a los integristas de la lentejuela y la quincalla, el oropel y la bisutería, o sea, los carcamales con cara de jugadores de casino de Las Vegas.

En ese homenaje no hacen otra cosa que pisotear lo poco que de auténtico tuvo el infortunado delator y ultraderechista, que protagonizó una docena de aberrantes películas, de las que únicamente se salvan “Jailhouse Rock” y “King Creole”, esta última, la mejor sin duda de ambas, dirigida por el astuto Michael Curtiz.

Elvis desaparecía del mundo de los vivos el 16 de Agosto de 1977 a la edad de 42 años, para ocupar de inmediato una lujosa vivienda en el Olimpo de los Elegidos, precisamente por haber pasado al más allá a una temprana edad.

Desde 1956, convertido en una de las figuras más promocionadas de la escena musical,  fue elevado a la categoría de “personaje de obligado conocimiento”, como Marilyn Monroe, Jimi Hendrix, Jim Morrison o James Dean.

Sin embargo, Elvis no había inventado nada que no existiera previamente. El rock and roll ya había hecho acto de presencia (hacia 1947) en los clubes y cabarets de los guettos donde olvidaba sus penas el personal afroamericano, dado que sus ídolos no lograban colarse en la poderosa televisión, por el mero hecho de ser negros.

EL ROCK AND ROLL, FUE NEGRO Y CONTESTATARIO DESDE SUS COMIENZOS Y SU ÚNICO REY SE LLAMÓ CHUCK BERRY

Y así, genios como Fats Domino, Larry Williams, Chuck Berry o Little Richard tuvieron que soportar que un muchacho blanco, que únicamente gustaba de la música country (el equivalente yanqui a la copla o canción española), fuera considerado el arquetipo de creador del rock and roll, en detrimento no sólo de las auténticas raíces de tal forma de expresión musical, sino de sus más genuinos creadores, incluidos genios de rostro pálido como Jerry Lee Lewis o Eddie Cochran.

El nuevo estilo, popularizado hacia 1956 por el corrupto disc-jockey Alan Freed, obedecía a los verbos to rock y to roll (léase follar o chingar en el slam afroamericano), previamente utilizados en 1939 por Buddy Jones en la canción Rockin’ Rollin’ Mama*, continuando por Arthur Big Boy Crudup con el tema Rock me, Mama* (1944), por Wild Bill Moore con We’re Gonna Rock, We’re Gonna Roll (1947) y otra serie interminable de canciones e intérpretes que jamás fueron lanzados al estrellato desde las emisoras de radio y televisión: todos ellos tenían la piel de color bastante oscuro.

Los arteros y manipuladores dueños de las cadenas más importantes de radio y televisión, que además disfrutaban como enanos aplaudiendo las medidas que el senador Mac Carthy había emprendido contra todo aquel profesional del cine, la música, la literatura o la meteorología, que fuera sospechoso de simpatizar con el comunismo, gozaban igualmente dejando a los negritos fuera de la pequeña pantalla.

La “supremacía blanca” que hoy sigue asesinando en el Imperio,  continúa enquistada en el país más criminal del globo.

Preferían que un muchacho paliducho usurpara el trono de un reino próximo a convulsionar el mundo de la música ligera. Si había que enervar sexualmente al personal femenino, mejor blanco y embotellado.

La vestimenta que Elvis lució a partir de 1962 definió su trágico futuro. Parecía elegida entre la más grotesca que pudiera hallarse en las tiendas de moda. Las lentejuelas, los grandes cuellos, camisas con inmensas chorreras, hilos de oro, brocados casi taurinos, sustituían a las botas de punta afilada y los pantalones vaqueros.

La compañía RCA Víctor supo imponerle un tolerable aire de joven provocador, con cierto aire de autosuficiencia, peinado con aquel inconfundible tupé caído sobre la frente, luciendo una sonrisa mitad chulo de barrio, mitad alma lánguida, para dos años más tarde sufrir una de las transformaciones más patéticas de la pequeña historia de la música popular.

Con el paso de los años, su impostada voz, su meloso registro, se venían abajo y destrozaba con pasión versiones de éxitos de toda procedencia (en directo desafinaba más de una vez y reía de buena gana). Aquella supuesta rebeldía juvenil se agotó cuando aún no había cumplido veinticinco años.

EL PATETISMO Y EL RIDÍCULO ADORNARON A PRESLEY DESDE 1960 HASTA SU MUERTE, EL 16 DE AGOSTO DE 1977

El 21 de diciembre de 1970, Elvis se reunía con el entonces presidente Nixon, a petición del “rockero”, tras haber enviado una carta de seis páginas en la que solicitaba ser recibido en audiencia por el mandatario, al que ofreció sus servicios como “Agente Federal” de la Oficina de Estupefacientes y Drogas Peligrosas.

Tal vez el hecho de verse desplazado desde un mundo joven, vital y rebelde, que vibraba con Beatles y Stones, hasta los salones de lujosos restaurantes y hoteles de las Vegas, le condujera a una depresión y un “pastilleo” más que comprensible del que, por suerte y desdicha, salió aquella tarde de agosto de 1977.

Una llamada de los Servicios Informativos de RTVE (donde quien firma estas líneas trabajaba desde 1965) interrumpió mi descanso estival. Me invitaban a opinar sobre el luctuoso suceso en el Telediario de la 1ª Cadena, donde dije, exacta y sucintamente, lo que escribo hoy, precisando que en mi opinión, Elvis fue un mito de neón.

Ni que decir tiene que los presentadores del informativo pusieron cara de pasmo y me despidieron como quien dice adiós al mismo demonio.

Un colega recriminó mi varapalo a Elvis, recordándome que John Lennon definió como “único” al de Tupelo. Tuve que responderle con un dato incontestable: pese a la supuesta admiración hacia La Pelvis, en el álbum “Rock and Roll” del inolvidable Beatle no figura ni un sólo éxito de Presley.

Mi único elogio profesional hacia este desdichado personaje consiste en conservar sus primeros singles en vinilo, cuando aún estaba lejos de convertirse en un objeto de culto para quienes, precisamente, no suelen comprender qué significaba el rock and roll, ni sus raíces. El resto de su obra no me interesa en lo absoluto.

Y si alguien se ofende por el titular, le sugiero que se rasque. “No es amarga la verdad; lo que no tiene es remedio”, que cantaba el bardo Joan Manuel.

NOTA DEL AUTOR.– Para despejar dudas acerca de una presunta alabanza hacia el incesto materno, en esas dos piezas marcadas con asterisco, aclaro que el término Mama, se utiliza genéricamente para nombrar a una muchacha en edad casadera en muchos de los países del continente americano, especialmente entre las comunidades negras.

En Cuba, por ejemplo, “mami” es un diminutivo muy habitual, usado por los hombres siempre en tono cariñoso y familiar.

La cantautora y activista por los derechos humanos, Joan Báez, se ha referido a la situación que viven los presos y exiliados catalanes como una “injusticia” y se ha mostrado comprometida a “hacer todo lo que pueda” para acabar con esta situación.

En una entrevista este sábado por la noche en el FAQS de TV3, también ha asegurado que tiene intención de visitar uno de los Jordis durante su estancia en Catalunya si la agenda se lo permite.

Ellos son importantes y es importante que el mundo los conozca“, ha destacado Báez, asegurando que “como más interés despiertes fuera del país mejor”. La cantautora ha asegurado que se siente “muy próxima” a la situación del procesio de independencia de Catalunya y ha reiterado que “es el pueblo, es su voluntad.

En otros momentos, hablando del presidente estadounidense, Baez afirmó que “Donald Trump es el hombre más peligroso que ha existido, después de Hitler“.

La dulce forma de cantar, de arpegiar con su guitarra, además de su increíble genio como compositor, convirtieron a Joao Gilberto en uno de los grandes nombres de la música popular brasileña. Con él, puede decirse que comenzó a caminar la Bossa Nova.

Cantante, autor y compositor presentó el nuevo ritmo al mundo, tocando la guitarra en un álbum de Eliseth Cardoso, lanzado en 1958. Al año siguiente lanzó el ya clásico disco “Chega de Saudade”.

El inconfundible estilo de Gilberto le colocan en la historia de la música popular brasileña. como uno de los máximos responsables de ese arte en el mercado internacional.

Considerado uno de los artistas extranjeros más influyentes en el jazz, también obtuvo importantes premios en Europa y los Estados Unidos, entre ellos el Grammy.

João Gilberto que ha muerto en Río de Janeiro, tras abandonar Nueva York, donde residía desde el año 1962 y donde lanzó la Bossa Nova durante una actuación en el Carnegie Hall de la Gran Manzana.

El autor de maravillas como “Garota de Ipanema”, “María Ninguem”, “Desafinado” o “Mañana de carnaval“, nos deja a los 88 años de edad.

Son incontables los mensajes de pena y cariño que van llegando a todos los medios de comunicación, por parte de artistas no solo brasileños, sino de todo el mundo.

La noticia se produjo el sábado 6 de Julio a las 2 de la tarde, y de inmediato fueron cientos de colegas y compañeros del legendario artista quienes iban llegando a la capilla ardiente.

Entre ellos, Gilberto Gil, Caetano Veloso y Gal Costa, músicos influenciados por las virtudes del llamado Padre de la Bossa Nova.

84 AÑOS SIN CARLOS GARDEL

El 24 de Junio de 2019 se conmemoran 84 años del fallecimiento de Carlos Gardel, conocido mundialmente como el embajador del tango, cantante legendario argentino (de origen francés), compositor del famoso tema “Mi Buenos Aires querido” o de la maravillosa y eterna balada “El día que me quieras“, con letra de Alfredo Le Pera. teleSUR

 

El martes, 12 de junio, “Rolling Thunder Revue: A Bob Dylan Story”, de Martin Scorsese, se proyectó en el Puccini Arena en Bolonia. El lunes 18 será posible volver a verlo en la pantalla gigante de Piazza Maggiore. Y luego, quién sabe cuándo y dónde, en los pasillos. También desde ayer está en Netflix.

Así se preparan los dylanianos históricos. Las emociones no faltan. Y son fuertes. Hay muchos materiales inéditos, Scorsese ensamblado, reensamblado, restaurando las películas de manera discontinua (se dedicó a otras obras), sin embargo, con un diseño preciso: no crear un “No Direction Home 2.0,” el documental culto y filológico correcto anterior, sino un Trabajo aparentemente caótico, artísticamente libre y corriente arriba, muy de Dylan.

Varias películas están en 16 mm, copias de trabajo, porque los originales, al parecer, se han perdido o se han olvidado en algún almacén. Esto no hace más que mejorar el ‘efecto de presencia’, debido al granulado del filme y los colores a veces se desvanecen con rasgos llamativos.

Sí, los dylanianos están absortos. De hecho, ¿cómo reaccionar frente a su cantautor favorito, con la cara pintada de blanco en estilo Kabuki, pero no solo, también como los músicos callejeros del siglo pasado, con un sombrero blanco lleno de flores y la energía explosiva de un bluesman blanco, joven y sano?

Es el mismo Dylan quien dice “Soy un cantautor” cuando Allen Ginsberg, siempre enamorado de él, actúa en el escenario y quiere ser como él. Pero no puede. Porque es un poeta, un gran poeta que ha alcanzado todos los niveles internacionales, aunque nunca obtuvo el Nobel.

Y al igual que un poeta, sus actuaciones toman demasiado tiempo, para lecturas, reflexiones (poéticas), mantras. Así que Ginsberg, y su compañero de por vida, Peter Orlovsky, se convierten en los manipuladores de equipaje.

Pero no te vayas de la gira. Como un gran bailarín, deambula por los territorios del grupo de caravanas tal y como un padre que arregla todo, que coloca todo en su sitio.

Así le define el director de la mayoría de las películas, Martin Von Haselberg, en el estilo Dylan puro, por el propio Dylan: ‘Pero no. Allen no era en absoluto un personaje paterno. ‘

Si hay algo que Bob Dylan no puede negar es que no era un artista diplomático y pegadizo. Como cuando un periodista, uno de los muchos que siguen o intentan unirse a la gira, le llama para una entrevista y le hace una pregunta sobre el concierto, lo que piensa del hecho de que el público le pregunte sobre los clásicos. Y él responde cabreado: ‘¡Cristo¡, me atrapaste temprano en la mañana, ni siquiera puedo pensar’.

La gira The Rolling Thunder, fue una comuna itinerante que en 1975 viajó por Estados Unidos a bordo de un gran track de tres ejes con él siempre a la cabeza (al igual que Ken Kesey en el Prankster-bus 11 años antes).

Se detuvo en ciudades pequeñas y grandes, donde se reúnen amigos y músicos, como Patti Smith, que continuamente recita poemas y exhibe el retrato de Rimbaud, o Joni Mitchell, estupenda con su voz celestial haciendo un trío excepcional, ella, Bob Dylan y Roger McGuinn.

No podía faltar, por supuesto, Joan Baez, su ex novia, con quien puede cantar ‘cualquier cosa’. En una cara a cara, él le dice que ‘me casé con la mujer que amaba’. Y ella: ‘Me casé con el hombre que creí amar‘.

Caras sonrientes. Caras tiradas. Caras avergonzadas. Y luego Sam Shepard, en un papel de reportero de la gira (porque siempre hay que encontrar algo que hacer para los invitados). O la joven y hermosa modelo Sharon Stone, a quien Dylan descubre entre la audiencia y la pone a trabajar en el back-office de la gira, sirviendo bebidas y comida.

Ella, que sueña con ser una gran actriz, acepta, aunque perpleja. Nadie quiere perder esa oportunidad. Nadie quiere mantenerse al margen.

Los conciertos se realizan preferiblemente en clubes pequeños, entre las protestas de los organizadores que difícilmente cubren los costos de hoteles, catering, etc. Necesitarían al menos 20,000 personas, mientras que los locales pueden albergar a 3,000. Pero las protestas son inútiles.

Dylan quiere pequeños locales abarrotados de espectadores, gente cálida y cariñosa. Quiere algo ‘popular’, como respuesta a la lujosa gira anterior, después del exitoso álbum de su obra maestra Blood on the Tracks.

Y también deja su gramo como político antisistema. Actúa en una reserva india, y en una cárcel donde está encerrado el boxeador negro Hurricane, a quien le dedicó una canción que lo ayudaría a salir de la prisión, desmontando los cargos por asesinato.

La comuna es una entidad festiva, post hippy, de circo, también frecuentada por personajes de fantasía, que siempre han sido motivo de ansiedad para Dylan, porque se siente asediado, amenazado. El hecho es que todos quieren estar cerca de él, hablar con él, llamar su atención.

Todo el mundo quiere tomar un sorbo en la fuente de su éxito. Está presente, alegre, pero también se muestra reservado, digamos distante. Como un semidiós. Porque si en la historia del arte había alguien que se acercaba al estado de un semidiós griego, ese era Bob Dylan.

Y esto, los dylanianos, lo saben bien.

(Mauro Baldratti)

https://www.carmillaonline.com/2019/06/13/il-tuono-rotolante-di-bob-dylan/

Me gustas, Democracia, porque estás como ausente
con tu disfraz parlamentario,
con tus listas cerradas, tu Rey, tan prominente,
por no decir extraordinario,
tus escaños marcados a ocultas de la gente,
a la luz del lingote y del rosario.

Me gustas, ya te digo, pero a veces querría
tenerte más presente
y tocarte, palparte y echarte fantasía,
te toco poco últimamente.
Pero, en fin, ahí estás, mucho peor sería
que te esfumaras como antiguamente.

Los sesos rebozados de delfín
que Franco se zampaba en el Azor
nos muestran hasta qué grado era ruin
el frígido y cristiano dictador.

Fue un tiempo de pololos, tinieblas y torturas…
volvamos al aquí y ahora
donde tú, Democracia, ya sé que me procuras
alguna ley conciliadora,
pero caes a menudo en sucias imposturas,
fealdades que el buen gusto deplora.

Como el marco legal siempre le queda chico,
y a eso el rico es muy sensible,
si tirando, aflojando, empleando un tiempo y pico,
se hace un embudo más flexible,
que tú apañes la ley a medida del rico
al fin y al cabo es muy comprensible.

¿Pero qué hay del que tiene poca voz,
privado de ejercer tantos derechos,
porqué al nudista pones albornoz,
qué hay de los raros, qué hay de los maltrechos?

Y tus representantes selectos, Democracia,
tus güelfos y tus gibelinos,
cada día que pasa me hacen menos gracia,
sus chistes son para pollinos.

A enmendar tus carencias te veo muy reacia
y están mis sentimientos muy cansinos
y como ya me aburre decir continuamente
“eso no estaba en el programa”
no cuentes con que vaya hacia ti cuatrianualmente,
no compartamos más la cama,
vamos a separarnos civilizadamente.

Y sigue tú viviendo de tu fama.
Cuando veas mi imagen taciturna
por las cívicas sendas de la vida
verás que no me acercan a tu urna.
No alarguemos ya más la despedida.

Premiado por los medios de comunicación chinos en España, como impulsor de la fusión flamenca con la cultura china, Alejandro Sánchez viajará dentro de unos días a China para participar en una feria internacional y que su particular manera de interpretar el flamenco siga traspasando fronteras.

MÚSICA NEUTRÓNICA

La Agencia Espacial Federal de Rusia (Roscosmos, por sus siglas en ruso) ha publicado en YouTube un video con la “música” emitida por púlsares, estrellas de neutrones en rápida rotación.

Los púlsares giran sobre sí mismas y son extremadamente densas, resultantes de la explosión de una supernova. Emiten radiación muy intensa a intervalos cortos y regulares.

Los expertos de Roscosmos tradujeron las señales de radio de púlsares distantes en ondas de sonido.

Al traducir la frecuencia de las señales en ondas de sonido se puede obtener música. La secuencia de sonidos se basa en los datos del telescopio espacial Spectrum-R del proyecto Radioastron“, explica la Agencia.

En el video se puede escuchar los sonidos de los pulsares B0329 + 54, B0525-21 y otros.

VOTA POR MÍ

Si votamos por ti… ¿Prometes
ser honesto, decente y honrado?
¿Prometes poner interés de corazón?
Debes comprender por qué ya no te creemos.
Es muy fácil ver a través de ti
No es este el mejor de los lugares para comenzar…

(Coro) No hay rocas en la playa de Rockaway
Y no es oro todo lo que brilla.

Te has emborrachado de dinero y de poder
dentro de tu torre de marfil,
enseñándonos a no ser inteligentes,
aprobando leyes que sirven para protegerte.
Pero nunca olvidaremos todo eso,
porque usted destrozó a nuestras familias

[Coro] No hay rocas en la playa de Rockaway
Y no es oro todo lo que brilla.

Así que si votamos por ti, ¿prometes
ser honesto, decente y honrado?
¿Y quitarnos de encima todo el miedo?
Ahora te sientas y esperas ser elegido,
pero todo lo que haremos será rechazarte.
tu política nos aburre hasta las lágrimas.

No hay rocas en la playa de Rockaway
Y no es oro todo lo que brilla.

BRAVE, BLACK AND BEAUTIFUL: NINA SIMONE

VALIENTE, NEGRA Y HERMOSA: NINA SIMONE

Hoy, hace 16 años que Nina Simone se despidió de su cuerpo.

La genial intérprete, la pianista que jugaba con las canciones con mimo y alegría, ya fuera de origen blanco, negro, inglés o francés, fue capaz de dar sentido a temas como “My Way“(“Comme d’ habitude”, de Claude François) o “Let it be me” (“Je t’appartiens”, de Gilbert Bécaud), que de tanto ser programados en otras versiones,  se convirtieron en temas odiosos.

No pude soportar los discos de Elvis posteriores a 1957, no siento ninguna debilidad por Frank Sinatra, pero toda por la chanson francesa en casi todas sus variantes (de Aznavour a Brassens, de Bécaud a Ferré, de Brel a Ferrat), y me rendí ante toda las primeras grabaciones de Nina cuando quien firma estas líneas era un adolescente.

Cualquier tema que saltase desde su garganta y cayera sobre sus manos, que paseaban como palomas por las teclas del piano, adquiría una dimensión tan insólita como vibrante.

En aquella ocasión, Nina la emprendió contra aquellos que llevaban smoking; sin levantarse del asiento, ante el brillante piano Steinway, construído con madera de maple, que tenía delante, invitó a quienes vestían de gala a abandonar la sala, lo que logró sin grandes esfuerzos.

Tan solo quedamos cuarenta personas, la mayor parte ataviados con vaqueros, blusa, camisa y camisetas. Fue emocionante verla sonreír cuando nos dedicó un mini concierto de 45 minutos.

ARTE PURO Y COMPROMISO SOCIAL: NINA SIMONE

No podré decir que aquellos tres cuartos de hora me pareció un breve rato, porque fue tanta la concentraciòn ante lo que significaba aquella oportunidad, que mentiría.

Sabiendo que la hora estaba marcada, quienes permanecimos en el local quedamos paralizados, excepto al final de cada tema, en que nuestra manos sí parecían tumbadoras o bongós a la hora de aplaudir, aunque ella nunca detuvo sus dedos, engarzando canción con canción, sonriendo ante las muestras de cariño, hasta que se levantó con cierta parsimonia, nos tiró un beso y desapareció tras las cortinas, dejando en el aire las notas de esta obra maestra, recuperada por la maldita publicidad de un anuncio de televisión.

El tema “My Baby Just Cares for Me”  tiene ya 80 años de edad, pero poco más de 60 desde que lo incluyó en su repertorio.

Nina, luchadora por los derechos civiles, manifestante contra la guerra en Vietnam, radical hasta defender la lucha armada para liberar a la comunidad negra allá donde padeciera (le costó alguna bronca con Martin Luther King), se autoexilió a Europa a mediados de los años setenta, hasta que en 1992 decidía permanecer en una pequeña localidad del sur de Francia, donde encontró la serenidad y la paz que buscaba.

Todos los Festivales de Jazz europeos han tenido el honor de contar con ella como invitada de excepción, pero no quiso regresar a EEUU.

Cuando murió el 21 de abril de 2003, sus cenizas fueron esparcidas en cinco países del continente africano. Nelson Mandela fue el que aventó en Ciudad del Cabo el resto de la últimas que aún quedaban en la pequeña urna cineraria.

No te olvido, Nina. Ni millones de personas que poseen tu voz en las magistrales grabaciones que nos regalaste.

A %d blogueros les gusta esto: