Category: MÚSICA


Estos días, la prensa ucraniana se ha hecho eco de las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, que, como jefe de la diplomacia, parece preocupado por las opciones culturales que eligen los ciudadanos y los medios del país.

EL RÉGIMEN NEONAZI DE POROSHENKO NUNCA ES CRITICADO POR LOS MEDIOS EUROPEOS, PESE A LAS CONTINUOS RECORTES A LOS DERECHOS CIVILES, LAS PROHIBICIONES EN EL MUNDO DE LA CULTURA (VETANDO LAS CANCIONES DE VLADIMIR VISOTSKY) Y SIN OLVIDAR LAS AGRESIONES CRIMINALES EN DONBASS

Como ya ha ocurrido en otras ocasiones -por ejemplo, cuando los ucranianos han recordado el cumpleaños del cantante soviético Vladimir Visotsky o han cantado canciones de Viktor Tsoi-, las autoridades ucranianas se lamentan una vez más de que la ruptura con el pasado soviético no sea completa.

Aunque la semana pasada Petro Poroshenko volvía a utilizar su frase favorita, la que afirma que sus últimos actos suponen la ruptura definitiva con el yugo soviético, la realidad sigue desmintiendo a los deseos de las autoridades ucranianas.

Triste por la emisión de películas soviéticas en la televisión ucraniana a pesar de los repetidos intentos de promocionar producción ucraniana y eliminar completamente productos culturales rusos y soviéticos, Klimkin mostró sus deseos para este 2019 recién estrenado: que los ucranianos sean menos soviéticos.

Por el momento, los deseos se han topado con la tozuda realidad de que la población ucraniana no desea romper con su pasado ni con su cultura, así que Klimkin propone también medidas que dificulten las comunicaciones, en este caso personales, entre los ucranianos y los rusos.

A falta de ese gran muro que prometió Yatseniuk, Klimkin propone prohibiciones.

Anuncios

UNA INSÓLITA VERSIÓN DE “LA INTERNACIONAL”

En un programa-concurso de TV suele caber de todo, incluyendo a un pianista y cantante chino que se atrevió, interpretando en francés (idioma en el que fue escrita la letra) y acompañado de tres colegas, una insólita versión del himno “La Internacional”.

Los/as asistentes a la emisión prorrupieron en aplausos y ovaciones, uniendo sus voces a una música y unos versos que sonaron por primera vez en París, el 23 de Julio de 1888.

En mi modesta opinión, tanto intérpretes como público asistente al programa, tienen más credibilidad que los presuntos “progres” del PSOE y Podemos a la hora de cantar el tema musical más hermoso de cuantos deben unir a los trabajadores/as del mundo.

Me pregunto qué cara hubieran puesto los jurados españoles de este tipo de concurso (Got Talent), si alguien se hubiera lanzado a cantar tal himno en su versión castellana.

(Albergo una duda: ya que la península de Indochina fue colonizada por Francia, que desde el siglo XIX impuso su idioma como lengua cooficial de Vietnam, puede que millones de personas en aquellas latitudes, incluyendo a China, conocerían la letra de La Internacional en la lengua de Voltaire. Ah, y gracias a mi estimado y admirado amigo Marcos Roitman por haberme enviado el video)

El cantante y compositor español Santiago Auserón conocido como «Juan Perro» presentará su disco Vagamundo, este miércoles 12, a las 8:30 p.m., en la sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba, acompañado por la Orquesta Sinfónica Nacional que dirige el maestro Enrique Pérez Mesa.

SANTIAGO AUSERÓN ES SIN DUDA ALGUNA Y DESDE 1980, UNA DE LAS PERSONALIDADES DEL POP-ROCK ESPAÑOL CON MAYOR CARISMA (Foto: Ariel Cecilio Lemus)

Según una nota que ha circulado el Instituto Cubano de la Música (ICM) el concierto lo auspician el propio ICM y la Huella Sonora, sello discográfico del destacado artista quien desde hace años está vinculado a la Isla a través de investigaciones que ha realizado sobre nuestra música e impulsando la promoción de varias de nuestras figuras más importantes de la vieja trova y la música popular tradicional como son Compay Segundo (ya fallecido) y el tresero Francisco «Pancho» Amat, con los cuales ha trabajado en varios momentos de su vida.

En la presentación de Juan Perro colaboran además el Centro Nacional de Música de Concierto y Acción Cultural Española (AC/E), entidad que está impulsando un grupo de actividades con motivo de los 500 años de la fundación de La Habana en 2019 con el apoyo de la Embajada de España en Cuba, con el objetivo de crear y estrechar los lazos culturales entre ambos países.

A propósito de este intercambio, el Presidente de AC/E, Iban García del Blanco, señaló la importancia que tiene el hecho de que se realicen actividades que unan a los profesionales de los dos países. «En esta línea, dijo, el concierto de Santiago Auserón y la Sinfónica de La Habana es una magnífica oportunidad para tejer nuevas formas de colaboración».

Vagamundo, es el más reciente disco de Santiago Auserón, el cual muestra cómo desde mediados del siglo XX, la canción popular española ha venido integrando conscientemente influencias lejanas –especialmente la mezcla de tradiciones europeas y africanas proveniente del Nuevo Mundo– con la tradición lírica autóctona.

Sobre este volumen ha dicho su autor: «Tal es el significado de Vagamundo, deformación popular de «vagabundo» documentada en las letras del Siglo de Oro.

El castellano antiguo guarda resonancias que pueden ser compartidas en el universo contemporáneo, algunas se conservan en Cuba mejor que en España.

A partir de los brillantes arreglos de Amparo Edo, hemos desarrollado el proyecto con algunas de las más prestigiosas formaciones sinfónicas de la Península Ibérica.

Al iniciarse la celebración del V Centenario de la fundación de la Ciudad de La Habana, me toca ahora un privilegio y un reto de altura: presentar esta versión de mi repertorio con la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba bajo la dirección del maestro Enrique Pérez Mesa, quienes forman un equipo de músicos clásicos de primer nivel internacional.

«Van para mi querida Isla estas coplas, echadas al viento con toda humildad».

(AUTOR: Ricardo Alonso Venereo)

http://www.granma.cu/cultura/2018-12-10/santiago-auseron-presentara-su-disco-vagamundo-en-la-habana-10-12-2018-10-12-56

El pianista y compositor Paul Barton toca música clásica con su piano para elefantes ciegos y enfermos en un centro de recuperación de estos paquidermos en Kanchanaburi. El santuario tailandés alberga a más de 30 elefantes.

Por primera vez en España se publica la crítica grabación clandestina que llevó a cabo Chicho Sánchez Ferlosio en los sesenta. César Prieto reconstruye la historia.

LA RESISTENCIA ESPAÑOLA ESTÁ EN DEUDA CON EL HISTÓRICO JUGLAR

La historia está ya tan lejana en el tiempo y resulta tan increíble que no parece otra cosa que una leyenda. En 1963, la situación en España padecía de cierto nerviosismo.

Hay manifestaciones estudiantiles en Canarias, explosiones en pozos mineros, condenas por motivos políticos que se hacen ya angustiosas en abril con la pena de muerte que ejecuta a Julián Grimau por el delito de ser comunista; desestabilizador del régimen, evidentemente.

Chicho Sánchez Ferlosio
“Canciones de la resistencia española”
MADMUA RECORDS, 2018

Ese año, en la madrileña colonia El Viso, vivía José Antonio —Chicho— Sánchez Ferlosio con su primera mujer, Ana Guardione.

Es una zona noble de la capital, no en vano era hijo de un fundador de la Falange que aún vivía y que veinticinco años antes había sido ministro, aunque también es cierto que desde 1961 Chicho y Ana están afiliados al Partido Comunista y no se hablan con don Rafael Sánchez Mazas.

A raíz de esa filiación, Chicho colabora con un grupo de italianos que busca canciones de la resistencia española. El disco aparece en Italia al año siguiente, en 1964.

BÚSQUEDAS CLANDESTINAS

Un par de años después se dirigen a ese piso de la calle Guadalquivir un par de estudiantes de la delegación sueca de una organización francesa de reconocida tendencia comunista, Clarté.

Llevan una grabadora y su propósito es indagar en los focos antifranquistas, evidentemente clandestinos. Parece ser que el contacto se produjo a través de Paco Uriz, docente y escritor, que llevaba unos años viviendo en Estocolmo y allí era un referente activo en la lucha marxista.

La preocupación en Suecia por la situación en España era ya manifiesta, pero con el asesinato de Julián Grimau y las consiguientes manifestaciones que se convocan en toda Europa este interés se recrudece, hasta tal punto que la revista de la organización Clarté dedica un número a nuestro país.

Es por ello que surge la idea de acudir a España para recoger canciones y obra gráfica de artistas opositores al régimen para hacer una exposición y con ello recaudar fondos para la causa.

Los suecos recorren varias ciudades, van consiguiendo direcciones aquí y allá y antes de partir alguien les dan una cinta con canciones de Chicho, pero esta no fue la que se usó para el disco por su falta de calidad técnica.

Parece ser también que fueron cuatro las cintas grabadas hasta enero de 1964, con lo cual hay bastantes más canciones que las que aparecieron en un elepé con únicamente seis que se publicó en Suecia ese mismo año.

Todo es confuso, evidentemente no hay documentos oficiales, pero el escritor Alfonso Grosso realizó, con los suecos y con una de las cintas, el viaje de regreso a Estocolmo.

EL ENCUENTRO

El caso es que los suecos suben hasta el 4º izquierda del edificio de cuatro plantas en que vive Chicho, chicos de unos 25 años.

En varias entrevistas recientes, Ana Guardiones aún recuerda los tres cuartos de hora que estuvieron en su casa, donde sabían que iban a venir, pero no cuándo ni cómo.

Hablaban el suficiente español para entenderse y rápidamente —sin un café, pero con miedo y premura— preparan el cuarto de baño para que sea testigo de la grabación.

No es por cuestiones acústicas, sino por ser la única dependencia de la casa sin salida al exterior; no fuera a ser que en la radio Marifé de Triana sufriese interferencias y se escuchase desde una ventana incitar a la huelga. Nada más.

La bobina salió de España pegada a los bajos del coche por la parte exterior, los chicos tenían un miedo cerval a la policía.

LAS CANCIONES

El disco salió con seis canciones a principios de 1964 y, aunque solo se prensaron dos mil ejemplares, la radio lo emitía con frecuencia y todo el norte de Europa contó con versiones. El contenido… quizás es lo de menos.

Una mítica ‘Los gallos’, pacifismo y proclamas huelguistas, guitarra de palo y si acaso una ‘Canción de Julián Grimau’ en que la voz de Chicho se advierte teñida de sentimiento.

La había compuesto horas después de que lo mataran, en abril, con los amigos que llenaban una casa que estaba siempre abierta.

Por supuesto, la portada no aclaraba quién era el intérprete —“por razones de seguridad”, se informaba— y así aparecía también en versiones del disco que se editaron en Italia y en el Cono Sur y que incluían canciones de esas otras grabaciones que hemos señalado.

Incluso los suecos trajeron copias a España en una segunda visita con una cubierta que las acreditaba a un inexistente Mats Antonsson: “Canciones populares suecas del siglo XX”. Se trataba de volver a grabar con vistas a sacar un segundo disco, que no se publica hasta 1974.

LA REEDICIÓN

Así quedó la historia. Del disco había algunas muestras digitales en internet en las que nadie se preocupaba de los derechos de autor, hasta que vino Madmua.

Madmua Records es una compañía admirable en lo suyo, algo muy concreto. Se dedica a rebuscar y editar en vinilo grabaciones perdidas de los años setenta; ese grupo, ese cantante que no tuvo suerte, pero que dejó un par de discos bien interpretados, con gancho… joyas que alguien debe rebuscar porque no podemos permitirnos el lujo de prescindir de grandes canciones.

No solo eso. Acompaña sus vinilos con libretos en los que hace un balance del grupo y, casi un milagro, logra encontrarlos y que acompañen las ediciones con sus palabras.

Es el sello que, aunque no entre dentro de sus parámetros, ha realizado, maravillosamente editado, un facsímil del disco de Chicho Sánchez Ferlosio. Un 10”, como la edición original, con su portada y una canción añadida, en la que Chicho le pegaba un meneo nominal a todos los ministros de Franco.

Ni los suecos se atrevieron a incluirla. Y de regalo, un “epé” (Extended Play) con cuatro canciones de la Guerra Civil —‘¡Ay Carmela!’ o ‘Si me quieres escribir’— grabadas en la misma sesión pero nunca editadas. Bombas líricas sobre las que David Trueba está preparando un documental. Bombas que siguen explotando.

No es solamente que Chicho haya sido el maestro de Javier Krahe o Joaquín Sabina y perviva en ellos, es que el pasado 8 de marzo, en las manifestaciones de reivindicación de la igualdad de las mujeres se cantaba el ‘A la huelga’ que aparece en el disco de Chicho: un disco de dos mil ejemplares editados en Suecia que no ha llegado hasta ahora a España y que sirve aún para defender derechos obvios.

Sospecho que ninguna de las que lo cantaba sabía de quién era esa canción. Sospecho también que ello le hubiera encantado a Chicho.

https://www.efeeme.com/las-canciones-de-la-resistencia-espanola-que-ideo-chicho-sanchez-ferlosio/

UNA DELICIA CUBANA CONTRA EL MACHISMO

Para conocer mejor a esta joya de la joven música cubana puedes acudir a esta web:

http://cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/28251-telmary-musica-libre-poesia-a-diario-%20-fotos

Los andaluces estamos hasta los cojones de se aquí los pagafantas de una amiga que se llama democracia y que se enrolla con el capitalismo mientras trabajamos al sol.

Los andaluces estamos entendiendo el materialismo dialéctico, ya entendemos las relaciones de producción !Teneis mas cara que espalda robando el plusvalor!

!Estado fascista opresor¡!Canallas, sin vergüenzas!

El sur de Europa, el Norte de África ni más ni menos siempre tocando la fibra sensible. Al patrón a ostias lo vamos a ajusticiar y su todo terreno lo vamo a precipita por el peñón de Gibraltar.

Y han echao los cerrojos pa que nadie puea entrar nuestras aguas son cementerios… yo te diré a quien queremos echar. Fuera los imperialistas y sus bases pa la OTAN!!

Que los fachas nos sigan buscando que nos van a encontrar. Los andaluces tenemos cada vez menos paciencia la lucha de clase la vamos asimilando la tierra es de que quien la trabaja y los medios de producción los vamos a expropiar por los pueblos y la libertad!!

A LA DERECHA EL CABALLERO DE PARÍS EN PERSONA Y A LA IZQUIERDA LA MAGNÍFICA ESTATUA REALIZADA POR JOSÉ VILLA SOBERÓN

Hay cinco personajes que las canciones y refranes no nos dejan olvidar. Así hay una serie de ellos que siguen vivos en la memoria popular, pero a veces se duermen un poco en el silencio y tienen que ser despertados y vueltos a presentar a las nuevas y no tan nuevas generaciones de cubanos, para que continúen vivos, deleitándonos con sus interesantes historias que constituyen curiosas facetas de nuestra realidad común.

1.- El Caballero de París

Merece ser mencionado en primer lugar, tan significativo fue su paso por La Habana que se erigió una estatua su honor: su figura a tamaño natural en bronce, obra del maestro José Villa Soberón, te espera frente la Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís, devenida en importante sala de conciertos de música de cámara, en La Habana Vieja.

Fue un sublime caballero dantesco de porte elegante, muy querido, que deambulaba por las calles de La Habana recitando poesías y narrando historias de príncipes a los que desearan escuchar, siempre gentil y lleno de bondad. Solía llevar un cartapacio de papeles y vestía de negro, nunca pidió limosnas y jamás fue violento o brusco.

Se comenta que es originario de la provincia de Lugo en España y arribó a La Habana, con 14 años, en 1913. Su nombre verdadero José María López Lledín. Solía vérsele en el Parque Central, la Plaza de Armas o la Quinta Avenida.

Una canción compuesta por el maestro Antonio María Romeu que interpretaba el popular y admirado cantante Barbarito Diez, inmortalizó a este hombre especial y único. Su estribillo rezaba:

Mira quien viene por ahí, !El Caballero de París!”

2.- Olga la Tamalera

Los deliciosos tamales caseros de esta cienfueguera, un apetitoso manjar de la comida tradicional cubana, fueron los que la hicieron popular. Se los encargaban anticipadamente para cualquier festejo: cumpleaños, bodas, etcétera.

Los elaboraba a base de maíz tierno, rayaba la mazorca con un guayo, luego lavaba la masa hasta librarla de la molesta pajusa en que se convierte la cáscara por este procedimiento, la sazonaba con su toque único, le añadía carde de cerdo molida, su medida especial de pimienta y sal, la colocaba en hojas de maíz y la envolvía, amarra el paquete para que o se saliese la masa y los cocinaba en agua hirviente. Resultaban absolutamente exquisitos.

Su fama nacional y hasta internacional llegó en la década del 50, gracias a la popular y emblemática Orquesta Aragón, cuyo director, Fajardo, conoció a Olga y parece sus tamales lo impactaron e inspiraron a hacerle un canción que se popularizó inmediatamente e inmortalizó a la singular cocinera y sus tamales.

Su estribillo reza:

Olga la Tamalera cocina que se pasó. Se los vende con pimienta y el que los prueba se come dos.  Me gustan los tamalitos, los tamalitos que vende Olga. Pican, no pican, los tamalitos que vende Olga, Olga.

Si eres cubano.. ¿A que sí recuerdas esta melodía ¡Seguro!

3.- Clavelito

Nació en Ranchuelo, antigua provincia de Las Villas, hoy Villa Clara en 1908 y su nombre era Miguel Alfonso Pozo.

Primero vendía frutas y pollos por las calles, pregonando y voceando sus mercancías, luego formó parte del dúo “Moriano Clavelito” que fue escuchado en la emisora radial CMHI.

Tiempo después, Armando Trinidad, la principal figura de la radiodifusión en la isla le dio la oportunidad de redactar las décimas de un exitosa novela radial de la RHC Cadena Azul “Pepe Cortés”.

Pasó después a forma parte del la CMQ, una de las más famosas emisoras del país donde trabajó por 13 años y luego pasó a Unión Radio, cuyo segundo dueño Ángel Cambó, le concedió la facultad de crear el programa radial que más quisiera.

Nació de esta manera “”El vaso de agua de Clavelito“, el programa radial cubano más escuchado de todos los tiempos.

Su famosa frase aún parecen escucharla quienes fueron sus oyentes: “Pon tu pensamiento en mi y verás que en este momento mi fuerza de pensamiento ejerce el bien sobre ti

Sus seguidores colocaban un vaso de agua sobre el aparato de radio en sus hogares, y algunos afirmaban que el “vieron” el agua burbujear por el poder de la mente de Clavelito.

Se cuenta que algunas familias colocaban una botella en lugar del vaso, para que toda la familia bebiera de ella.

4.- Liborio

Según el diccionario Larousse es el “nombre genérico del hombre cubano”. Viene siendo el equivalente del “Tío Sam” estadounidense.

Simboliza al campesino cubano legítimo, con su guayabera blanca y su sombrero de yarey, machete en el cinto y pañuelo rojo en el cuello.

En las propagandas de la cerveza cubana La Tropical, el slogan afirmaba que esta era “La bebida de Liborio“.

Muchos cubanos cuando el gobierno hace algo siempre se quejan diciendo “Claro, ellos hacen de las suyas y ¿quien paga? ¡Liborio!.

5.- La Macorina

María Calvo Nodarse era su nombre. Su fama llega hasta nuestros días a través de una canción muy popular interpretada por el gran sonero Abelardo Barroso, cuyo cuyo estribillo rezaba:

Ponme la mano aquí Macorina, que me muero, Macorina. Se repite y luego…pon, pon, pon, Macorina, pon, pon.

Pues se trataba de una hermosísima mujer del pueblo de Guanajay, que escapo de su hogar raptada por su novio.

Llegó a la Habana, se cansó de la vida de privaciones que vivía con este, le abandonó y comenzó a ejercer la prostitución de manera muy selectiva entre hombres poderosos y ricos.

Fue dueña de cuatro lujosas mansiones: dos en el Vedado, una en La Habana Vieja y otra en Centro Habana, de costosísimos caballos, nueve automóviles europeos, de hecho fue la primera mujer en tener licencia de conducción en la isla, joyas de inmenso valor y pieles. Gastaba 2000 pesos al mes, más lo que enviaba a su familia que era muy numerosa.

Además de canciones, incluidas las de las populares charangas de Bejucal, pintores de renombre la retrataron en papel y lienzos.

Pero sus años de juventud pasaron, la situación del país empeoró y la Macorina tuvo que vender todos sus bienes y terminó totalmente pobre, alquilada en cuarto de una familia en La Habana.

https://www.cubaconecta.com/cultura/articulos/2018-01-12-u34-e42-cinco-personajes-populares-cubanos-canciones-y-refranes-no-nos

Los Catinos fue un grupo pop catalán que solía actuar en verbenas y fiestas populares allá en la década de los años 60 del pasado siglo.

CLIQUEANDO SOBRE LA IMAGEN ACCEDES A LA CANCIÓN. ¡FELIZ DÍA DE SANT JORDI A TODOS LOS AMANTES DE LA PAZ Y LA LIBERTAD¡

Entre sus versiones figuraba este tema del británico Donovan (“Mellow Yelllow”) que hoy cobra oportunidad y actualidad.

A la canción la titularon “Me Gusta el Amarillo“.

Ahí la dejamos como una muestra más de nuestra solidaridad y simpatía con los millones de ciudadanos/as que anhelan una república catalana soberana y libre.

Y de paso, reto a la jueza Lamela (la que lame la imagen virtual del franquismo más repelente) para que prohíba la canción.

!Ah¡… y a su colega Llarena esperando que no siga haciendo el ridículo ante todos los magistrados europeos.

A %d blogueros les gusta esto: