Category: EFEMÉRIDES


EN 1970, ELVIS SE OFRECIÓ COMO SOPLÓN AL ENTONCES PRESIDENTE RICHARD NIXON, PARA DELATAR A LOS ROCKEROS DROGADICTOS

Este 16 de agosto se cumplen 42 años de la muerte de Elvis Presley, un mito musical para cualquier rockero “blandiblú“, que los hay y muchos.

En Graceland, la que fuera mansión del divo, se reunirán miles de fans ataviados como acostumbraba “La Pelvis” a partir de 1962, celebrando una ceremonia tan patética como cateta, hasta decir basta.

Sólo los paletos cum laude son capaces de un carnaval de tal calaña, al que no acuden verdaderos fans del rock and roll, sino aquellos/as que no conocieron el Teatro Chino de Manolita Chén, dicho sea con todo el respeto que merecía la inolvidable vedette madrileña.

NO HAY DUDA DE QUE DE LA INOLVIDABLE VEDETTE MANOLITA CHEN HUBIERA FICHADO A ELVIS COMO ESPECTÁCULO IMPRESCINDIBLE EN ESE GRAN CIRCO

Bienvenido el homenaje anual, el recuerdo a la figura (discutible, como todas) del “fenómeno” de Tupelo, pero… ¡vade retro¡ a los integristas de la lentejuela y la quincalla, el oropel y la bisutería, o sea, los carcamales con cara de jugadores de casino de Las Vegas.

En ese homenaje no hacen otra cosa que pisotear lo poco que de auténtico tuvo el infortunado delator y ultraderechista, que protagonizó una docena de aberrantes películas, de las que únicamente se salvan “Jailhouse Rock” y “King Creole”, esta última, la mejor sin duda de ambas, dirigida por el astuto Michael Curtiz.

Elvis desaparecía del mundo de los vivos el 16 de Agosto de 1977 a la edad de 42 años, para ocupar de inmediato una lujosa vivienda en el Olimpo de los Elegidos, precisamente por haber pasado al más allá a una temprana edad.

Desde 1956, convertido en una de las figuras más promocionadas de la escena musical,  fue elevado a la categoría de “personaje de obligado conocimiento”, como Marilyn Monroe, Jimi Hendrix, Jim Morrison o James Dean.

Sin embargo, Elvis no había inventado nada que no existiera previamente. El rock and roll ya había hecho acto de presencia (hacia 1947) en los clubes y cabarets de los guettos donde olvidaba sus penas el personal afroamericano, dado que sus ídolos no lograban colarse en la poderosa televisión, por el mero hecho de ser negros.

EL ROCK AND ROLL, FUE NEGRO Y CONTESTATARIO DESDE SUS COMIENZOS Y SU ÚNICO REY SE LLAMÓ CHUCK BERRY

Y así, genios como Fats Domino, Larry Williams, Chuck Berry o Little Richard tuvieron que soportar que un muchacho blanco, que únicamente gustaba de la música country (el equivalente yanqui a la copla o canción española), fuera considerado el arquetipo de creador del rock and roll, en detrimento no sólo de las auténticas raíces de tal forma de expresión musical, sino de sus más genuinos creadores, incluidos genios de rostro pálido como Jerry Lee Lewis o Eddie Cochran.

El nuevo estilo, popularizado hacia 1956 por el corrupto disc-jockey Alan Freed, obedecía a los verbos to rock y to roll (léase follar o chingar en el slam afroamericano), previamente utilizados en 1939 por Buddy Jones en la canción Rockin’ Rollin’ Mama*, continuando por Arthur Big Boy Crudup con el tema Rock me, Mama* (1944), por Wild Bill Moore con We’re Gonna Rock, We’re Gonna Roll (1947) y otra serie interminable de canciones e intérpretes que jamás fueron lanzados al estrellato desde las emisoras de radio y televisión: todos ellos tenían la piel de color bastante oscuro.

Los arteros y manipuladores dueños de las cadenas más importantes de radio y televisión, que además disfrutaban como enanos aplaudiendo las medidas que el senador Mac Carthy había emprendido contra todo aquel profesional del cine, la música, la literatura o la meteorología, que fuera sospechoso de simpatizar con el comunismo, gozaban igualmente dejando a los negritos fuera de la pequeña pantalla.

La “supremacía blanca” que hoy sigue asesinando en el Imperio,  continúa enquistada en el país más criminal del globo.

Preferían que un muchacho paliducho usurpara el trono de un reino próximo a convulsionar el mundo de la música ligera. Si había que enervar sexualmente al personal femenino, mejor blanco y embotellado.

La vestimenta que Elvis lució a partir de 1962 definió su trágico futuro. Parecía elegida entre la más grotesca que pudiera hallarse en las tiendas de moda. Las lentejuelas, los grandes cuellos, camisas con inmensas chorreras, hilos de oro, brocados casi taurinos, sustituían a las botas de punta afilada y los pantalones vaqueros.

La compañía RCA Víctor supo imponerle un tolerable aire de joven provocador, con cierto aire de autosuficiencia, peinado con aquel inconfundible tupé caído sobre la frente, luciendo una sonrisa mitad chulo de barrio, mitad alma lánguida, para dos años más tarde sufrir una de las transformaciones más patéticas de la pequeña historia de la música popular.

Con el paso de los años, su impostada voz, su meloso registro, se venían abajo y destrozaba con pasión versiones de éxitos de toda procedencia (en directo desafinaba más de una vez y reía de buena gana). Aquella supuesta rebeldía juvenil se agotó cuando aún no había cumplido veinticinco años.

EL PATETISMO Y EL RIDÍCULO ADORNARON A PRESLEY DESDE 1960 HASTA SU MUERTE, EL 16 DE AGOSTO DE 1977

El 21 de diciembre de 1970, Elvis se reunía con el entonces presidente Nixon, a petición del “rockero”, tras haber enviado una carta de seis páginas en la que solicitaba ser recibido en audiencia por el mandatario, al que ofreció sus servicios como “Agente Federal” de la Oficina de Estupefacientes y Drogas Peligrosas.

Tal vez el hecho de verse desplazado desde un mundo joven, vital y rebelde, que vibraba con Beatles y Stones, hasta los salones de lujosos restaurantes y hoteles de las Vegas, le condujera a una depresión y un “pastilleo” más que comprensible del que, por suerte y desdicha, salió aquella tarde de agosto de 1977.

Una llamada de los Servicios Informativos de RTVE (donde quien firma estas líneas trabajaba desde 1965) interrumpió mi descanso estival. Me invitaban a opinar sobre el luctuoso suceso en el Telediario de la 1ª Cadena, donde dije, exacta y sucintamente, lo que escribo hoy, precisando que en mi opinión, Elvis fue un mito de neón.

Ni que decir tiene que los presentadores del informativo pusieron cara de pasmo y me despidieron como quien dice adiós al mismo demonio.

Un colega recriminó mi varapalo a Elvis, recordándome que John Lennon definió como “único” al de Tupelo. Tuve que responderle con un dato incontestable: pese a la supuesta admiración hacia La Pelvis, en el álbum “Rock and Roll” del inolvidable Beatle no figura ni un sólo éxito de Presley.

Mi único elogio profesional hacia este desdichado personaje consiste en conservar sus primeros singles en vinilo, cuando aún estaba lejos de convertirse en un objeto de culto para quienes, precisamente, no suelen comprender qué significaba el rock and roll, ni sus raíces. El resto de su obra no me interesa en lo absoluto.

Y si alguien se ofende por el titular, le sugiero que se rasque. “No es amarga la verdad; lo que no tiene es remedio”, que cantaba el bardo Joan Manuel.

NOTA DEL AUTOR.– Para despejar dudas acerca de una presunta alabanza hacia el incesto materno, en esas dos piezas marcadas con asterisco, aclaro que el término Mama, se utiliza genéricamente para nombrar a una muchacha en edad casadera en muchos de los países del continente americano, especialmente entre las comunidades negras.

En Cuba, por ejemplo, “mami” es un diminutivo muy habitual, usado por los hombres siempre en tono cariñoso y familiar.

Delegados de la Procuraduría General de Nicaragua, junto a delegados de la zona y de la juventud sandinista entregan casa por casa títulos de propiedad a familias que tenían más de dos décadas esperando un documento legal de su propiedad. teleSUR

El ferrocarril Baikal-Amur, también conocido por sus iniciales como BAM, es una vía férrea que atraviesa en Rusia la Siberia oriental y el lejano oriente, conectando el lago Baikal con el río Amur.

La línea tiene una longitud de 4.234 km y está situada a unos 600-700 km al noreste del Transiberiano, ya que fue construida como una ruta estratégica alternativa.

Los costos de la línea BAM se estiman en 14.000 millones de dólares y ha sido desarrollada usando carriles especiales y durables ya que la mayoría de su recorrido se encuentra sobre un terreno en el que abunda el permafrost, una capa de suelo permanentemente congelado de las regiones muy frías, como la tundra.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, pronunció este 4 de julio en Washington un discurso por el Día de la Independencia de su país con varias afirmaciones erróneas que no pasaron desapercibidas en las redes sociales.

Hablando sobre “la historia más grandiosa jamás contada, la historia de EE.UU.“, el mandatario aseguró que la lucha de las tropas rebeldes por la emancipación de las trece colonias británicas que dieron origen al país incluyó la toma de aeropuertos, pese a que estos hechos ocurrieron el siglo anterior a la invención de la aviación.

“El Ejército continental sufrió un amargo invierno en Valley Forge, encontró la gloria en las aguas del Delaware y se hizo de la victoria ante Cornwallis en Yorktown”, indicó Trump en referencia a batallas de la Guerra de Independencia iniciada en 1775.

“Y en Fort McHenry, bajo ‘el resplandor rojo de los cohetes’, no obtuvo más que victoria”, añadió, esta vez aludiendo a un episodio de la Guerra anglo-estadounidense que tuvo lugar en 1814.

Fue mientras relataba sobre este último hecho histórico cuando Trump realizó la siguiente afirmación: “Nuestro Ejército guarneció los aires, embistió las murallas, tomó los aeropuertos”.

Algunos atribuyen estas palabras a una lectura errónea de la pantalla de donde tomaba las frases de su intervención.

 

 

El día 1 de Julio tuvieron lugar diferentes tipos de eventos como lecturas de libros, conciertos, visitas a monumentos conmemorativos y renovación de votos para celebrar el 98.º aniversario de la fundación del Partido Comunista de China en todo el país.

Creado en 1921, el PCCh pasó de ser un pequeño colectivo de unos 50 integrantes, hasta convertirse en el partido gobernante más grande del mundo, hoy con más de 90 millones de militantes.

En los días previos a esta fecha, un edificio de ladrillos y madera en la calle Xingye de Shanghai, donde el PCCh realizó su primer congreso nacional, estuvo lleno de visitantes.

Y en la provincia de Guizhou, se realizó una conferencia para elogiar a miembros sobresalientes del Partido en la lucha contra la pobreza.

En áreas aún afectadas por el empobrecimiento, miembros del PCCh están guiando a la gente para que se esfuerce por realizar cambios transformadores.


Hoy, 3 de julio, a las 18:30 horas, en el Cementerio del Este de Madrid (cuartel 93, tumbas colectivas 45 E y 45 F) se realizará homenaje a 13 jóvenes antifascistas fusilados por la Dictadura Franquista el 3 de julio de 1941, después de haber sido condenados por un consejo de guerra en el “juicio” conocido como el del “expediente de la Junta de Casado”.

La mayoría de estos jóvenes eran mandos y comisarios de una división del Ejercito Republicano en la Guerra de España. Se llamaban:

Arminio Sánchez, Eugenio
Ascanio Moreno, Guillermo
Barahona Pérez, Fernando
Bares Liebona, Manuel
Calvo Moreno, Raimundo
Girón García, Domingo
Labarga Carballo, Godofredo
López Poveda, Eladio
Manzano Cobantes, Federico
Mesón Gómez, Eugenio
Paredes García, Germán
Salido Peña, Gabriel
Sánchez Vázquez, Pedro
Suárez Montero, José

ESTE ES EL PLANO DEL LUGAR DEL HOMENAJE. CLIQUEANDO SOBRE LA IMAGEN AUMENTARÁS EL TAMAÑO

84 AÑOS SIN CARLOS GARDEL

El 24 de Junio de 2019 se conmemoran 84 años del fallecimiento de Carlos Gardel, conocido mundialmente como el embajador del tango, cantante legendario argentino (de origen francés), compositor del famoso tema “Mi Buenos Aires querido” o de la maravillosa y eterna balada “El día que me quieras“, con letra de Alfredo Le Pera. teleSUR

 

Hace más de 10 años, durante el Festival de Cine de Cannes (que precisamente se celebra en estos días), el público asistente al estreno de la película “María Antonieta” (2006), adaptación de la mediocre novela de Lady Antonia Fraser (viuda de Harold Pinter) “Marie Antoinette“, sobre la vida de la impecablemente guillotinada reina francesa, prorrumpió en una oleada de abucheos, pateos, pitos y protestas tras la proyección.

No era para menos, ya que la atrevida realizadora, Sofía Coppola, se había permitido el lujo de presentar a la mentada monarca como una persona tierna y bondadosa, cuando todos sabemos que si el pueblo revolucionario pedía su cabeza, no fue precisamente por las virtudes de aquella mujer.

Menos mal que, entre los hechos reales y la actualidad, ha habido suficiente tiempo e información, veraz, rigurosa y contrastada, para saber que lo que la hija del afamado cineasta norteamericano Francis Ford Coppola había rodado, resulta tan fraudulento y manipulador como la sonrisa de un Borbón estrechando la mano de un líder progresista.

Lo que ocurrió, como casi siempre que un director yanqui comete la estupidez y osadía de analizar sin paracaídas la historia del mundo, es que la Coppola se había metido en un cul de sac, con la desvergüenza inherente a buena parte de la ganadería Hollywood (de ganar dinero), cuando se trata de hacer un filme de carácter histórico, planteando escenas que nunca sucedieron, con el artero objetivo de complacer a una audiencia inculta, incauta, infantil y poco exigente.

Exactamente lo mismo que hicieron, para vivir rodeados de lujo, personajes como Fred Niblo, Cecil B. De Mille, Henry Koster, Delmer Daves o Nicholas Ray, que rodaron kilómetros de celuloide, tratando de aclararnos cómo eran (según ellos, sus productores y guionistas) Sansón y Dalila, Alejandro Magno, Julio César, Marco Antonio, Cleopatra, Moisés, El Cid, Nerón, Calígula, Séneca o el mismo Jesucristo y todos sus apóstoles, incluyendo a Judas Iscariote.

Tras dar lectura a aquella noticia y repasar algunas críticas acerca de la cinta, pensé en una dama a la que se ha presentado siempre como paradigma de la bondad, la dedicación a las buenas causas y el estoicismo ante su muerte prematura.

Me refiero a Eva Perón, de la que Lucia Hiriart, viuda del criminal Augusto Pinochet, a sus 96 años, siga siendo la  mayor fan de aquella dama.

RESULTA SARCÁSTICO QUE LA VIUDA DE UN CRIMINAL COMO PINOCHET, SEA LA MAYOR FAN CHILENA DE EVA PERÓN

En cierta ocasión, con motivo del estreno mundial en Londres del espectáculo musical “Evita“, de Andrew Lloyd Weber y Tim Rice, me encontraba en la capital británica. Daba la casualidad que conocía a ambos autores, por un programa de radio de la BBC británica en el que yo participaba en nombre de RTVE.

Se me invitó gentilmente al acontecimiento, pero puedo prometer que, por las conversaciones previas que mantuve con algunos colegas, casi nadie sabia quién había sido la tal Evita, esposa del generalísimo Juan Domingo Perón, uno de los presidentes más ovacionados de la historia argentina del siglo XX.

Una figura idolatrada por millones de trabajadores que creyeron en su honradez, en esa supuesta dedicación al pueblo, tan coreada por la prensa de entonces, aunque tan débil como las medidas que emprendería su gobierno, para que miles de ciudadanos aliviaran la miseria en la que vivían.

Eso, y el saqueo que fue practicando en las arcas públicas, sin que sus seguidores lo hayan siquiera admitido, aún en pleno siglo XXI.

El paralelismo entre aquel dictador llamado Perón y el culpable de la muerte violenta de más de un millón de españoles en la península ibérica, es notorio, aunque en asunto de esposas, Carmen Polo de Franco, que no era actriz, aunque lo intentaba en vano con su permanente sonrisa equina y sus limosnas a los pobres, quedaba a la altura del betún si la comparamos con la experimentada Eva Duarte, mediocre cómica que sabía derramar una furtiva lágrima cuando era preciso.

EVITA SALUDA ENCANTADA AL CRIMINAL FRANCISCO FRANCO

El primer viaje que hizo a España, también primero a Europa, fue realizado en un avión DC-4 de Iberia que envió el Generalísimo Franco. Evita recibió los más altos honores por parte de todas las autoridades del gobierno y también por parte de la alta suciedad española.

Días más tarde viajaba a Roma, donde sería recibida por el Papa Pío XII. La visita ya no fue tan calurosa como la de España, puesto que para una gran parte del pueblo italiano, el gobierno de Perón les recordaba la dictadura de Mussolini.

Luego se trasladó a Francia y Portugal, donde también sería agasajada, si bien sus enemigos hicieron correr en París fotografías de su época de actriz, en un vano intento por desacreditarla. Sin embargo, tuvo que desistir de realizar un rápido viaje a Londres, ante la negativa de la Reina Isabel II de recibirla en el palacio de Buckingham.

La hoy mitificada Evita es, para miles de ciudadanos/as honestos, después de 100 años del nacimiento y 66 de su deceso (26 de Julio de 1952), poco menos que una enviada del cielo, destinada por el mismo Dios para pasar a la historia; una figura que algunos devotos consideran más excelsa y bondadosa que la propia Virgen María.

Por un lado pues, se gestaría la leyenda de la madre de todos los pobres, aunque como han señalado determinados críticos, por el otro aparece un segundo rol, explotado hasta la saciedad en las telenovelas: el de la humilde sirvienta que llega a gran señora.

A pesar de haber sido una actriz discreta, Evita era sin embargo totalmente creíble cuando se dirigía a las multitudes. Mucho más que su propio marido, que lo único que anheló en vida, o tras la muerte de su esposa, como se ha dicho, fue atesorar cantidades millonarias de dólares, joyas, posesiones, mansiones y terrenos.

LAS JOYAS MÁS CARAS DE LA ÉPOCA ERAN UNA DEBILIDAD PARA EVA PERÓN

En una de las críticas teatrales de la época se pudo leer: “Evita Duarte modula la voz con una dulzura persuasiva, una firmeza a tono con Catalina La Grande, Juana de Austria o Isadora Duncan, como si se probara la ropa en un ensayo general. Ebria de su papel, etérea en un sueño de fusión con quienes la escuchan, podría romperse las cuerdas de vocales por el peso múltiple – durante la escena de su renuncia – de las voces populares. Evita rindió su voz. Nunca aquel por Perón y para Perón, sonó más angustiado”.

Millones de argentinos saben que hay una historia silenciada sobre esa voz, que se deslizó sin trauma alguno desde el teatro escénico al teatro político.

Bajo la dictadura del matrimonio en cuestión, ella era pues la madre todopoderosa y autoritaria que dominaba con su gesto; pero también asumía el papel de la doncella sonriente y sumisa, de baja condición social, aunque en el fondo se sabía de su perversidad y por ello mismo era peligrosa y temida.

El mito creció hasta el punto de confundir a la primera dama con la propia nación: ambas eran la misma cosa. Pero de la misma forma que el Doctor Jekyll era Mister Hyde, la Evita adorada de las masas peronistas, se convertía por arte de birlibirloque en la mujer fría y calculadora que casi ningún medio de comunicación estuvo interesado en señalar.

Se sabe de su odio y celos hacia la desaparecida cantante Libertad Lamarque, quien tuvo que exiliarse el resto de su vida a México, para liberarse de la persecución de la que era objeto por parte de la singular Evita.

LIBERTAD LAMARQUE (a la dcha.) TUVO QUE EXILIARSE A MÉXICO PARA SALVARSE DE LOS CELOS DE EVITA (a la izda)

La propia Libertad fue concluyente en este punto, cuando declaró: “El resultado fue que la prensa afirmaba que Eva y yo nos disputábamos los favores de Perón; tan solo pensarlo me da escalofríos… ¡Quién podrá jamás rescatar del río toda el agua sucia de la calumnia!… Impunemente seguirá su curso… y así, una vez más triunfará la infamia”.

La idealización extrema de cualquier mito ha sido la causa por la cual, también los enemigos, que inconscientemente la equiparan con lo terrorífico, les lleva igualmente a la fabulación desaforada. Se establecía así un círculo vicioso: cuanto más siniestra, más se vieron obligados los adictos a idealizarla para poder mantener esa imagen de madre luchadora y tierna.

Mientras tanto, sus detractores reaccionaban a la creciente idealización, culpándola de fechorías inventadas. Y así, Evita era para unos una santa, y para otros una condenada arpía.

En realidad, en ambas tendencias se daban dos imágenes contradictorias en su mundo interno, pero mientras unos proyectaban la cara amable, reprimiendo la oscura, otros hacían lo contrario.

Los peronistas no le reprocharon jamás su lujo, sino que lo aceptaban de buen grado, porque ella era una de ellos, del pueblo. Realizaban así una de sus viejas fantasías. Era la proletaria que se casa con un noble; o la muchacha modesta que conquista a un millonario y llega a ser una dama poderosa.

De mujer provocativa, que lucía joyas y vestidos exuberantes, se convirtió como por ensalmo en “la primera trabajadora del país”. Ya no sería la Cenicienta que va al baile, sino a “la dama de la esperanza”, la que por su sacrificio redime a su pueblo. Y su temprana y mortal enfermedad aumentó aún más la leyenda.

Eva Perón se vio obligada a renunciar a la vicepresidencia, y su imagen ya idealizada, caminó hacia las más altas cotas de santidad. Comenzó a ser la protomártir, la bendita la madre agonizante, idolatrada, a la que Dios había mandando llamar al Paraíso a los 33 años, la misma edad que tenía Jesucristo al morir.

SU MUERTE PREMATURA DISPARÓ AÚN MÁS LA LEYENDA DE SU “SANTIDAD”

Sus opositores, al conocer la real gravedad de su estado, buscaron dos salidas para mitigar la fuerza del mito: negar la enfermedad y proponer cambios inmediatos.

Corrió pues el rumor de que la enfermedad de Eva era un simulacro, que se había creado con miras a las elecciones, o para distraer al pueblo de los graves problemas causados por los mismos peronistas. Mientras Eva agonizaba, unos siguieron rezando y esperando el milagro de su salvación. Los otros aguardaron temiendo su muerte.

Pulularon miles de teorías acerca de todo lo que podría pasar después. Llegó el final: la muerte y el velatorio de Evita. Millones de argentinos aguardaron bajo la lluvia y el frío para verla por última vez. Los hombres lo hacían llorando y besando el vidrio que la protegía y las mujeres se desmayaban y sufrían crisis histéricas.

Pero Evita, como Franco en España, sigue siendo poderosa aún después de su muerte. Por aquellas fechas, manos anónimas y mentes sin piedad alguna, escribían en los muros de Buenos Aires “¡Viva el cáncer!’, en referencia a la dolencia que finalmente llevó a la muerte a la infortunada mujer.

El cadáver de Eva Perón fue embalsamado por el Dr. Pedro Ara, célebre doctor español, del que aseguraban había hecho lo propio con el de Lenin (asunto desmentido por el propio especialista).

Éste hizo un primer trabajo durante toda una noche, recién muerta Eva y con permiso de Perón, pues si no se empezaba a tiempo, no se lograría un buen resultado. Luego su trabajo completo duraría dos años más.

TRAS UN LARGO PERIPLO POR DIVERSOS PAÍSES DE EUROPA, EL CADÁVER DE EVA PERÓN, VARIAS VECES PROFANADO, VOLVIÓ A ARGENTINA

El profesor puso en las manos de Evita un rosario de plata y madreperla que le regalara el Papa en su visita al Vaticano. El cuerpo, dentro de su ataúd con la tapa de cristal, fue depositado durante unos días en el Ministerio de Trabajo.

Más de dos millones de personas desfilaron en menos de dos semanas para dar el último adiós a la venerada Evita. Los tres primeros días de su muerte, todo Buenos Aires quedó paralizado, los únicos negocios que estuvieron abiertos fueron los de venta de flores que cubrían todas las aceras y las calles alrededor del Ministerio citado.

El duelo de toda la nación fue sincero y multitudinario, pese a que había muchos que lo estaban celebrando, pues se habían quitado de encima un enemigo formidable, un tremendo obstáculo para la realización de sus objetivos.

ALGUNOS TESTIMONIOS:

Fue Jorge Luis Borges (Buenos Aires, 1899 – Ginebra, 1986) quien escribiría:

“Durante aquellos años de oprobio y de bobería, los métodos de la propaganda comercial y de la literatura para los no exigentes, fueron aplicados por el gobierno de Perón. Hubo así dos historias: una de índole criminal, hecha de cárceles, torturas, prostituciones, robos, muertes e incendios; otra de carácter escénico, hecha de necedades y fábulas para consumo de patanes. La dictadura abominó (simuló abominar) del capitalismo, pero copió sus métodos, como en Rusia… Más curioso fue el manejo político de los procedimientos del drama o del melodrama”.

Por su parte, Carlos Fuentes (Panamá, 1928 – México, 2012) afirmaba:

“El arma histórica de la vendetta de Evita fue una sola: no perdonar, no perdonar a nadie que la hubiera humillado. Pero su arma mítica fue mucho más poderosa: Eva Duarte creía en los milagros de las radionovelas. Pensaba que si hubo una Cenicienta, podía haber dos.”

El reconocido crítico Guillermo de la Torre (Buenos Aires, 1900 – 1971) asestaría un golpe rotundo: “Todo en el peronismo fue una colosal impostura. Todo era apócrifo, anacrónico”.

ERNESTO SÁBATO CELEBRÓ LA CAÍDA DEL GENERAL JUAN DOMINGO PERÓN, PERO LA MUERTE DE EVA LE CONMOVIÓ PROFUNDAMENTE

Cuando Perón fue derrocado, camino de su exilio español, al lado de su idolatrado Francisco Franco, Ernesto Sábato (Buenos Aires, 1911 – Santos Lugares, 2011) escribiría:

“Aquella noche, mientras los doctores, hacendados y escritores festejábamos ruidosamente en la sala la caída del tirano, en un rincón de la antecocina, veía como las indias que allí trabajaban tenían los ojos empapados en lágrimas. Y aunque en todos aquellos años yo había meditado en la trágica dualidad que escindía al pueblo argentino, en ese momento se me apareció en su forma más conmovedora”.

El realizador norteamericano Oliver Stone, durante su estancia en Buenos Aires para rodar una entrevista con la mandataria argentina Cristina Fernández (destinada a un extenso documental sobre los nuevos líderes de Latinoamérica), definió a Eva Perón como una mezcla insólita de prostituta y santa, lo que encolerizó a una gran parte de la sociedad, provocando la ira de algunos medios, que pidieron se declarara al director como “persona non grata”.

La respuesta del cineasta fue: “Los peronistas jamás tuvieron sentido del humor”.

No obstante, hay aún tela que cortar, para todos los gustos, en el enorme sudario que cubre la memoria de esta infortunada primera dama.

Lo demuestran los libros autobiográficos, como el que escribió la propia Eva Perón, titulado “La razón de mi vida” (teatral y melodramático), “Mi hermana Evita“, de Erminda Duarte, pasando por el mediometraje “La tumba sin paz“, de Tristán Bauer; o las novelas “Santa Evita”, de Tomás Eloy Martínez; cuentos, como “Ella“, de Juan Carlos Onetti, o “El único privilegiado”, de Rodrigo Fresán; e incluso poemas, como “El cadáver” y “El cadáver de la nación”, de Néstor Perlongher.

Pero lo verdaderamente imprescindible es el análisis concienzudo sobre el personaje de Evita, en el estudio de Marie Langer (Viena, 1910 – Buenos Aires, 1987), “Fantasías eternas a la luz del psicoanálisis”, donde bajo el título de “El niño asado y otros mitos sobre Eva Perón”, la autora hace un interesantísimo retrato de aquella subyugante personalidad.

EL ESTUDIO TITULADO “LIBRO NEGRO DE LA SEGUNDA TIRANÍA” RESULTA IMPRESCINDIBLE PARA COMPRENDER Y CALIBRAR UN FENÓMENO SOCIAL Y POLÍTICO COMO EL PERONISMO, QUE HOY ES ALABADO POR FIGURAS DE LA EXTREMA DERECHA Y LA EXTREMA IZQUIERDA ARGENTINA

Para muchos interesados en el tema, sociólogos, políticos, catedráticos o escritores, el gobierno peronista ha sido una versión del fascismo o del nazismo (y, en el caso los escritores de izquierda, del bonapartismo), en el cual Perón y su esposa muerta (aún embalsamada) eran presentados como hábiles manipuladores de la voluntad de las clases trabajadoras.

El régimen peronista era visto como una cadena interminable de actos de corrupción, de tortura y de censura.

Probablemente, el ejemplo más obvio de esta visión del peronismo sea el titulado “Libro negro de la segunda tiranía”, un sumario de las conclusiones a que se ha llegado, a través de las llamadas comisiones investigadoras que actuaron hasta hoy.

Entre otras durísimas reflexiones, se dice: “…lo inexplicable, lo monstruoso, es que Argentina pasara por aquella dictadura, en tiempos de paz y prosperidad (tal era la situación cuando Perón se hizo cargo del poder), sin causas inmediatas que pudiera justificar algo semejante, ni antecedentes valederos que la hagan prever”.

¿Qué queda, hoy en 2018, a los 66 años de su muerte, de la memoria de aquella mujer, que se caracterizó por denunciar hasta el cansancio que la pobreza era la mayor injusticia, pero los necesitados seguían inundando el país?

¿Son comprensibles la nostalgia, la mitificación, los homenajes sin freno a su memoria, como justificadas las diatribas, las críticas crueles, las sospechas de su presunto doble juego y falsedad?

¿Continúa vivo el mito de la Evita del musical británico, la de la mujer “más hombre que Perón”, o por el contrario, el de la dama vengativa que llega desde los suburbios, pero que no soportaba el éxito ajeno?

Sólo el pueblo argentino tiene la última palabra, aunque sean millones quienes saben que, por mucho que se falseen y manipulen los hechos, como hizo Sofía Coppola con su película sobre la reina María Antonieta, los mitos nacionales resultan imprescindibles para mantener esa cuota de orgullo patrio que algunos no soportamos y otros incluyen en “la ideología”.

Respecto a ella, suplico: ¿Alguien puede explicarme en qué consiste el peronismo? Gracias anticipadas.

Nakba es un término árabe (النكبة) que significa “catástrofe” o “desastre”, utilizado para designar al éxodo palestino (en árabe الهجرة الفلسطينية, al-Hijra al-Filasteeniya). Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) son refugiados palestinos las “personas cuyo lugar de residencia habitual era el Mandato Británico de Palestina entre junio de 1946 y mayo de 1948 y que perdieron sus casas y medios de vida como consecuencia de la Guerra árabe-israelí de 1948″.

La expulsión por la fuerza o “desplazamiento obligatorio” de la población autóctona palestina ha visto también otros episodios, como el de 1967 con la Guerra de los Seis Días, tras la cual muchos palestinos se vieron obligados al exilio, muchos de ellos por segunda vez.

Israel niega toda responsabilidad respecto a los refugiados y la atribuye a los países árabes. La posición mayoritaria en el Estado de Israel respecto al retorno de los refugiados árabes y sus descendientes es que, de concretarse, la existencia de Israel como Estado judío, pilar fundamental del sionismo, se vería seriamente comprometida desde el punto de vista demográfico, dado que la población árabe se convertiría en mayoritaria en Israel.

El día de la Nakba es la jornada en la que los palestinos conmemoran el inicio del éxodo (la creación del estado de Israel). Se celebra el 15 de mayo y es la fecha conmemorativa más importante del calendario palestino, siendo rememorado con protestas y celebraciones, también en otros lugares fuera de Palestina.

A %d blogueros les gusta esto: