Category: FRANCIA


El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha expresado este lunes que su país aboga por reiniciar las relaciones entre Rusia y la UE, ya que -advirtió- “de lo contrario empujaremos a Moscú hacia China”.

Así lo manifestó este lunes en una rueda de prensa conjunta con su homólogo ruso, Vladímir Putin, antes de empezar su reunión bilateral en el Fort de Brégançon, en la costa sur de Francia.

Debemos buscar un terreno común y reiniciar nuestras relaciones” más allá de los desacuerdos que puedan darse, recalcó Macron.

En este sentido, el presidente francés subrayó que rechazar el diálogo con Moscú supondría alejar a “la gran potencia” que es la Federación de Rusia, de tal forma que se distanciaría de Europa, acercándose “completamente” a China, algo que no se corresponde con los intereses de Francia, ni de la Unión Europea.

Confío en que lograremos crear una nueva arquitectura de seguridad entre la Unión Europea y Rusia“, aseguró el mandatario francés, agregando que su país está dispuesto a desempeñar un papel en este proceso, y precisando que se refiere “al desarme”, así como a otras cuestiones. “Creo que podremos trabajar juntos en aras de la seguridad de nuestro continente”, detalló Macron.

El presidente francés también destacó el papel de Rusia en la resolución de las crisis mundiales. “Todas las grandes crisis del mundo serán tema de nuestra discusión con el presidente ruso”, adelantó Macron.

En este sentido, recordó que Francia se está preparando para presidir la cumbre del G7, mientras Rusia juega “un papel crucial” en la resolución de las crisis.

Al mismo tiempo, el mandatario francés expresó su deseo de mantener una discusión “abierta y franca” con Putin sobre el fin del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF, por sus siglas en inglés).

A este respecto, el presidente ruso afirmó que su país no desplegará misiles de corto y medio alcance en aquellas regiones libres de armas similares de Estados Unidos.

https://actualidad.rt.com/actualidad/324492-macron-putin-rusia-ue-seguridad

La tensión fue palpable en Nantes (noroeste de Francia) este 3 de agosto, durante la marcha en homenaje a Steve Maia Caniço, que “cayó” a un río en esta ciudad tras una polémica carga policial que ha valido fuertes críticas al Ejecutivo.

Sin embargo, los uniformados aplicaron idéntica y brutal represión contra los manifestantes, utilizando gases lacrimógenos y chorros de agua a presión.

El movimiento ‘chalecos amarillos’ vuelve a salir a las calles de París por 38ª semana consecutiva para manifestarse en contra de las políticas del Gobierno francés.

Desde que comenzó el movimiento en noviembre pasado de 2018, decenas de miles de personas han marchado todos los sábados por las calles de Francia, emitiendo una serie de quejas que van desde los impuestos sobre el combustible hasta la desigualdad de ingresos.

El movimiento ‘Chalecos amarillos’ vuelve a salir a las calles de París por 35ª semana consecutiva, para manifestarse contra las políticas del Gobierno neoliberal de Emmanuel Macron.

La lucha de clases y la movilización popular no deben detenerse y ese colectivo es un ejemplo a seguir en Europa.

El 30 de junio se celebró en París una manifestación a favor de los palestinos para protestar por la inauguración de la Plaza de Jerusalén. Se trata del primer espacio público en la capital francesa que lleva este nombre desde 1883.

El emplazamiento se ubica en la intersección entre la Rue de Courcelles y el Boulevard de Reims, y acaba de ser inaugurado, con los fastos habituales, en presencia de la alcaldesa de París, la gaditana Anne Hidalgo y su colega del distrito XVII, Geoffroy Boulard, ambos compartiendo alegremente con su homólogo, Moshé León, primer edil de la ciudad palestina de Jerusalén, ocupada por el régimen sionista, como tantas otras zonas de ese territorio.

Se desconoce si el alcalde de Cádiz, José María González Santos, alias “Kichi” y amigo personal de Hidalgo, haya mostrado a su homóloga parisina su desagrado o protesta por esa infame solidaridad con el régimen de Israel.

Mientras en España los colectivos de Unidas-Podemos y el PSOE lograron desmovilizar a las clases trabajadoras, con la colaboración de los sindicatos mayoritarios y su manifiesta pasividad, los manifestantes que integran los Chalecos Amarillos franceses, protagonizaron este sábado otra jornada de movilizaciones en repudio general a las políticas del gobierno de Emmanuel Macron.

Cumplieron así 32 semanas de protestas desde que inició el movimiento en el mes de noviembre 2018 contra el aumento del precio del combustible.

En la actualidad, exigen renuncia del presidente, así como la realización de un referéndum de iniciativa ciudadana. teleSUR

La cadena de TV Russia Today (Francia) ha revelado que cuatro de los medios de comunicación más importantes del país, están siendo financiados por varios oligarcas que controlan hasta el 30% de los subsidios otorgados por el Ministerio de Cultura para apoyar la libertad y el pluralismo de los medios.

RT FRANCIA TIENE PROHIBIDO, POR ORDEN DEL PRESIDENTE MACRON, ACCEDER AL PALACIO DEL ELISEO

Todo un robo teledirigido desde el gobierno de Macron, para sembrar, como en España o EEUU, Gran Bretaña o Alemania, la confusión de los espectadores, lectores y radioyentes de tales plataformas.

Así, se puede afirmar que, por ejemplo, los diarios Libération, Le Figaro y Le Monde acaparan entre los tres más de 25 millones de euros, de los 84.727.210 que el ministerio puede distribuir anualmente.

La ironía del asunto duele cuando uno se da cuenta de que los medios de comunicación del “pensamiento único” reciben encantadas las ayudas públicas, destinadas a proteger la libertad de la información, para destinarlas a promover las mentiras y noticias falsas.

De hecho, los principales grupos de prensa, propiedad de multinacionales como LVMH o Dassault Group, por no mencionar a los oligarcas Matthieu Pigasse y Xavier Niel, que controlan Le Monde, desvían subsidios del estado para mantener a flote tales empresas que son invariablemente deficitarias. De todos modos, estos oligarcas pueden seguir ejerciendo el control de la información que emiten y publican, con alevosía e impunidad.

EL GOBIERNO VUELA AL RESCATE DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE LA OLIGARQUÍA

El descaro es monumental. Y lo más sarcástico es que no sorprende a la población. Debe ser porque forma parte de una tradición nunca aceptada oficialmente. El modus operandi de los oligarcas es utilizar los recursos del estado para conseguir sus objetivos, sin reconocer que parte de ese dinero les sirve para sufragar su gastos extra.

En Canadá, donde he nacido y vivo, se aplica la misma receta, se baila con la misma canción a la que estamos acostumbrados.

Hace unas semanas, el gobierno de Justin Trudeau anunció recientemente que estaría dispuesto a proporcionar casi 600 millones de dólares para ayudar a los medios del país, relativamente marginados por los grandes monopolios estadounidenses o por ese otro al que llamamos GAFA (Google, Apple, Facebook, Amazon).

LOS CAPOS DE LE MONDE, MATHIEU PIGASSE (a la izda.) Y XAVIER NIEL (a la dcha.) RODEAN AL FALLECIDO MILLONARIO PIERRE BERGÉ

LOS PERIODISTAS OBJETIVOS SON CONSIDERADOS COMO ESPÍAS

Curiosamente, el arresto de Julian Assange parece marcar el comienzo de una era en la que los medios tendrán que alinearse con las políticas estatales, que dependen de los intereses de una plutocracia financiera que ya no está dispuesta a defender la verdad.

Para imponer su imperio, valga la cacofonía, quienes denuncian tales comportamientos o tratan de que el periodismo retorne a su función más sagrada (veracidad, rigor y contraste) serán considerados poco menos que como reos de alta traición y los estados ya no permitirán la difusión de información clasificada sin su consentimiento.

EN CANADÁ, AL ENEMIGO NÚMERO 1 DEL PERIODISMO SE LLAMA GAFA, O SAEA GOOGLE, APPLE, FACEBOOK Y AMAZON

UNA LEY DE “ACCESO A LA INFORMACIÓN” QUE BLOQUEA LAS ENTRADAS “LATERALES”.

Dado el acelerado ataque contra las libertades civiles, los periodistas no se sorprenderán de que prácticamente todo aquello que atañe al periodismo esté “protegido” por las leyes de ‘acceso a la información’.

Por lo tanto, en un proceso verdaderamente orwelliano, la redacción de estas normas y leyes se desviará de su significado original, para servir a los intereses de un régimen que quiere organizar un “campo de concentración” en el que encerrar a los profesionales honestos.

Justin Trudeau, un aliado cercano del presidente Emmanuel Macron, aplica el arte de los oxímorones sin pretensiones, asegurando que quiere resguardar la libertad de prensa y el acceso a la información, lo que es, sin más ni menos, una de las condiciones más fundamentales para el ejercicio de la democracia.

Democracia participativa cara a cara, ya que las decisiones sobre el otorgamiento de licencias de transmisión y la financiación de medios impresos, se deciden entre bastidores para premiar a los ‘mejores intereses’ de un puñado de multinacionales.

Para esta “legalización de la apropiación indebida” de los fondos públicos, se exige vigilar la difusión de la información publicada en las redes sociales, para proteger a los medios de comunicación alternativos y otras fuentes de información que no disfrutan del maná y aparecen casi amordazados.

De hecho, podemos hablar del ‘círculo virtuoso’ de una prensa occidental que defiende los valores sagrados del globalismo y el neoliberalismo.

Vivimos el fin de la prensa lo alineada, para convivir informativamente con el periodismo alienado.

Por Patrice-Hans Perrier

 

https://patricehansperrier.wordpress.com/2019/04/15/fin-de-la-presse-non-alignee/

La versión presentada por los estudios cinematográficos de Hollywood sobre la trascendencia histórica del desembarco de Normandía – escribe nuestro colaborador Máximo Relti – cobra especial interés al cumplirse su 75 aniversario.

Los guionistas y productores cinematográficos de la Meca del Cine, carentes del más elemental rigor científico, escamotean en sus versiones fílmicas una verdad histórica que está avalada por decenas de miles de toneladas de documentos, y que nada tiene que ver con la “importancia crucial” que se atribuye a aquel desembarco militar.

Se ha cumplido estos días el 75 aniversario del desembarco de los Estados Unidos e Inglaterra en las costas de Normandía. Y una vez más, los intereses ideológicos y chovinistas vuelven a predominar, tratando de sepultar la verdad histórica sobre lo sucedido.

O expresado de otra manera: la versión presentada por los estudios cinematográficos de Hollywood, integrados y dirigidos por equipos de propagandistas pronorteamericanos, carentes del más elemental rigor científico, vuelve a escamotear decenas de miles de toneladas de documentos, de testimonios personales, de estadísticas, de cartas militares, de mapas, de pruebas fílmicas y documentales, de memorias… en aras de una narración color rosa que nada tiene que ver con lo que realmente sucedió durante los últimos 11 meses de la Segunda Guerra Mundial.

A través de los medios de comunicación se nos está queriendo presentar el 6 de junio de 1944, el archiconocido “Día D” del desembarco aliado en Normandía, como la clave estratégica a través de la cual se decidió la suerte de la 2ª Guerra Mundial.

Sin embargo, los registros históricos sobre el valor real que tuvo aquella operación militar sitúa a la narración que nos ofrecen los medios justamente en sus antípodas.

EL “DESEMBARCO” FUE UN TEATRO “LIBERADOR” EN EL QUE NO FALTARON MILES DE ENFERMERAS Y NURSES, LO QUE MUESTRA LA RELATIVA TRANQUILIDAD DE LAS TROPAS ALIADAS CUANDO ARRIBAN A NORMANDÍA

¿POR QUÉ SE PRODUCE EL DESEMBARCO A TAN SOLO 11 MESES DEL FINAL DE LA GUERRA?

La verdad es que los alemanes no le prestaban por aquellas fechas una excesiva atención a su peculiar Frente Occidental, un flanco territorial en el que no sucedía nada que les provocara razones para estar inquietos.

Desde que la vertiginosa conquista de Francia convirtiera la invasión de ese país en un mero “paseo militar”, el interés de Hitler no estaba centrado en aquellos enemigos ubicados a sus espaldas.

El alto mando alemán era perfecto conocedor de que los estadounidenses esperaban que Alemania derrotara a la Unión Soviética y, también, de que Inglaterra y los Estados Unidos habían desoído reiteradamente los llamamientos urgentes de Stalin para que estos dos países procedieran a atacar a Alemania desde el Oeste, abriendo así un nuevo frente que obligara a la Wehrmacht a reducir sus divisiones en el Frente Oriental.

Realmente, el interés prioritario de los Estados Unidos desde que comenzó la guerra era que los alemanes destrozaran a la Unión Soviética y acabaran, de paso, con el sistema político comunista.

Y aunque hoy deliberadamente se trate de ocultar, los grandes hombres de negocios estadounidenses estaban especialmente interesados en que este hecho efectivamente se produjera. Esa es la razón por la que sin ocultarlo habían estado apoyando económicamente a la Alemania de Hitler con cuantiosas inversiones.

LOS MAGNATES ESTADOUNIDENSES, COMO HENRY FORD INVERTÍAN EN LA ALEMANIA HITLERIANA, RECIBIENDO A CAMBIO MEDALLAS Y PARABIENES DEL III REICH

Que esto fue así no sólo lo ratifica la voluminosa documentación histórica existente, sino también los diversos testimonios verbales de personalidades relevantes de la vida social y política norteamericana. Por ejemplo, el del industrial norteamericano Henry Ford, que en 1941 no se ruborizaba cuando se atrevía a proclamar que:

”Ni los Aliados, ni tampoco el Eje deberían ganar la guerra. Los Estados Unidos deben proporcionar los medios para que ambas partes sigan luchando hasta que se produzca el colapso de ambos contendientes”.

Pero no sólo fue este poderoso industrial de la extrema derecha norteamericana el que pensaba de esa forma. El que luego sería presidente de los Estados Unidos, Harry Truman, dijo en 1941 con el mismo cinismo que lo había hecho Ford:

“Si Alemania gana, debemos ayudar a Rusia. Y si Rusia gana, debemos ayudar a Alemania, para que se produzcan el máximo de bajas en cada lado”.

Esa doble y cínica política estadounidense solo tuvo su punto final cuando el pueblo soviético hizo doblar la cerviz a Hitler en Stalingrado. A partir de entonces, el Ejército Rojo inició un demoledor avance que no paró hasta llegar a la misma capital del Tercer Reich.

LOS PRIMEROS FUNDADORES DE LO QUE LUEGO FUERON ADIDAS, PUMA Y HUGO BOSS (Rudolf y Adi Dassler ) SIRVIERON AL III REICH

Sólo después de apercibirse de que el Ejército soviético está en condiciones de ganar la guerra por sí mismo, los Estados Unidos reaccionan y se apresuran a cambiar las tornas. Ahora sus intereses en Europa les exigen cambiar el letargo por la premura.

Fue sólo entonces cuando se propusieron iniciar, de verdad, el desembarco en Normandía, es decir, apenas once meses antes de que en mayo de 1945 concluyera la Segunda Guerra Mundial en Europa.

“EL PASEO DE NORMANDÍA” QUISO OCULTAR QUE LA VICTORIA EN LA II GUERRA MUNDIAL SOBRE EL NAZISMO FUE OBRA DE LOS MILES DE SOLDADOS DEL EJÉRCITO ROJO Y DE LOS MILLONES DE CIVILES DE LA URSS QUE MURIERON EN EL CONFLICTO

EL “ENEMIGO PRINCIPAL” DE ALEMANIA

La escasa importancia que para los nazis tenía hasta entonces el sosegado Frente Occidental lo prueba el hecho de que Hitler tuviera tan sólo 60 divisiones de su Ejército ubicadas en él. En cambio, había desplazado más de doscientas divisiones al Frente Oriental, para luchar en contra de lo que él estimaba como “el enemigo principal”: la Unión Soviética.

Es evidente, pues, que los esfuerzos militares de la Wehrmacht estaban concentrados a combatir con intensidad en el “infierno del frente ruso”.

El auténtico punto de inflexión de la Segunda Guerra Mundial se produjo con la contraofensiva soviética de 1942, en la batalla de Stalingrado. Posteriormente sería redondeado, aún más, con el resultado decisivo de la batalla de KursK.

El Ejército Rojo había lanzado una poderosa ofensiva desde finales de diciembre de 1943, que aplastó toda la resistencia militar que trató de interrumpir su arrolladora marcha sobre Berlín haciendo retroceder a las fuerzas alemanas a lo largo de toda la Europa Oriental.

Con clarividente razón, Wiston Churchill, un hábil pero furibundo enemigo de los bolcheviques, tuvo que rendirse ante la evidencia y reconocer públicamente que los soviéticos habían logrado “destrozar las mismas entrañas del Ejército alemán” en Stalingrado.

PESE A SER UN FURIBUNDO ANTICOMUNISTA, EL BRITÁNICO WINSTON CHURCHILL TUVO LA DECENCIA DE RECONOCER QUE SIN LA URSS, LA GUERRA HUBIERA CAMBIADO DE SIGNO

¿CUÁL FUE EL VERDADERO OBJETIVO DEL DESEMBARCO DE NORMANDÍA?

El hecho es que tanto ingleses como norteamericanos habían subestimado el enorme potencial humano, moral y militar de la Unión Soviética. Por esa razón, ingleses y estadounidenses terminarían encontrándose con el Ejército Rojo en las mismas puertas de Alemania.

Y, muy probablemente, si el llamado “Día D” se hubiera retrasado aún más, se lo hubieran terminado encontrando en las costas del norte de Francia, justo allí donde ellos iban a desembarcar.

La verdad histórica es muy distinta, pues, de aquella narración idílica que intenta presentarnos el desembarco de Normandía como la “operación militar decisiva” que puso fin a la Segunda Guerra Mundial .

La realidad es que aquel desembarco no fue otra cosa que la apertura tardía de un segundo frente, cuando ya la Alemania de Hitler se encontraba desvencijada, agotada y próxima a la derrota.

El siempre aplazado desembarco de norteamericanos e ingleses en las playas de Normandía tuvo como principal objetivo impedir que, tan sólo un año antes de finalizar la contienda, el Ejército soviético pudiera obtener en solitario la victoria militar en el territorio continental europeo.

LOS ALIADOS INTERPRETARON EN NORMANDÍA EL MISMO PAPEL QUE UN DIRECTOR DE CINE QUE OCULTA LA VERDAD APROVECHANDO QUE EL ENEMIGO YA ESTABA DERROTADO, HACIENDO CREER A LOS ESPECTADORES QUE SEGUÍA VIVO.

Pero, pese a haber tenido lugar aquel desembarco en el norte de Francia, fue en el Frente Oriental donde continuaron librándose las batallas decisivas de la Segunda Guerra Mundial.

Y, además, con una particularidad que resulta interesante agregar: mientras las tropas aliadas en su avance por Europa occidental fueron derrotadas por los maltrechos ejércitos alemanes en dos importantes batallas – las Árdenas y en el Market Garden -, el Ejército Rojo mantuvo imparable, victoria tras victoria, su avance ininterrumpido hacia Berlín.

Esa es una incontrovertible verdad histórica que nunca Hollywood será capaz de relatarnos.

Pero con Hollywood o sin Hollywood, eso fue lo que realmente sucedió, aunque a traves su factoria de construcción de ensueños haya logrado convencer a millones de personas de que la historia fue otra cosa distinta.

http://canarias-semanal.org/art/25400/la-verdad-que-jamas-se-atrevieron-a-contarle-sobre-el-desembarco-de-normandia

NOTA DEL ADMINISTRADOR.- “Cuando llegaron los alemanes, les dijimos a los hombres que se escondieran. ¡Pero cuando vinieron los estadounidenses, tuvimos que esconder a las mujeres!“, es uno de los chistes que todavía se recuerdan sobre el desembarco aliado en las costas francesas.

Se refiere a la ‘aventura erótica’ que el gobierno estadounidense prometió a los soldados (nada menos que 150.000 entre británicos y yanquis) que iban a expulsar de Francia a lo poco de quedaba del ejército germano y de paso mantener contactos con el pueblo galo, pero sobre todo con las mujeres.

La propaganda pintó a Francia como un tremendo burdel habitado por 40 millones de hedonistas”. escribe un periodista de la época.

Por su parte la historiadora estadounidense Mary Louise Roberts escribe en  su  libro “Qué hacen los soldados: el sexo en la Segunda Guerra Mundial en Francia‘:

“Los lectores del periódico militar  ‘Stars and Stripes’ (Estrellas y Barras) podían aprender ciertas frases en francés como “Oh, eres muy bonita’, “No estoy casado’ y ‘¿Están tus padres en casa?’. Mientras que la sección dedicada al vocabulario alemán se ofrecían frases como ‘Lo siento, no tengo cigarrillos’. !, “¡Ponte en la fila¡” y ‘¡Alinéate!”.

La promiscuidad estadounidense provocó indignación en ciudades como Le Havre y Reims, donde los abusos sexuales ‘tuvieron lugar en parques, cementerios, calles y edificios abandonados’.

Como vemos, fue un desembarco al que no le faltó de nada.

MACRON, EL SUPERNACIONALISTA

Como un Donald Trump a la francesa, como un Pedro Sánchez a la española, como un Matteo Salvini a la italiana, el presidente galo Emmanuel Macron coloca “Primero, Francia“, cuando se habla de Europa.

EN LA PRIMERA VUELTA DE LAS ELECCIONES TUVO 8 MILLONES DE VOTOS, MIENTRAS MARINE LE PEN OBTENDRÍA 7 MILLONES. EL MIEDO LLEVÓ A MACRON A LA PRESIDENCIA EN LA SEGUNDA VUELTA, PERO HOY, DOS AÑOS DESPUÉS, SU POPULARIDAD ES CASI NULA, PERO SU “POPULISMO” ES TAN GRANDE COMO EL DE LA PRESIDENTA DEL FRENTE NACIONAL

Primero, Francia“, hablando del libre mercado. “Primero, Francia“, cuando menciona la palabra democracia. “Primero,Francia“, cuando salen a relucir los derechos humanos, aunque los Chalecos Amarillos demuestren lo contrario.

Y aún no ha dicho “Hagamos Grande a Francia, nuevamente”, pero la falta un minuto.

El último acto supernacionalista al que asistió fue el divorcio entre las empresas automovilísticas Fiat-Chrysler y la Renault.

Macron luchó a brazo partido defendiendo los intereses franceses, la marca, el prestigio y la tradición. Lo hace dictando las condiciones, con todo el peso de un Estado que interviene en un mercado moribundo.

La sede operativa del nuevo grupo debe permanecer en Francia, pero (y aquí se instala la madre del cordero) “el gobierno debe ocupar un lugar prominente en la junta directiva”.

Se nota que el presidente sabe garantizar su futuro, dado que la popularidad de que disfruta es la misma que tiene el terrorista Juan Guaidó entre los venezolanos/as.

La estrategia es clara: Renault también podría celebrar un matrimonio con los italo-estadounidenses de la Fiat-Chrysler, teniendo residencia holandesa, pero Macron opina que deber seguir siendo francesa.

Macron defiende sus fronteras con un cinismo que Matteo Salvini ni siquiera puede imitar. Los migrantes que cruzan la frontera son trasladados a otros lugares, porque Europa es París y Berlín, pero nunca es Roma.

Lamentablemente, todo esto tiene que ver con la profunda hipocresía de quienes en los últimos años se han presentado como campeones de los valores europeos, como la Alemania de Merkel que está convencida de que el viejo continente posee el carácter, la visión del mundo, la forma, los sentimientos y el espíritu alemán.

Pero Macron no lo hace solo por patriotismo, sino por algo que quizás sea aún peor: que cree que es lo correcto. El mandatario y su gobierno están alimentando una especie de desencanto hacia Europa, intentando colar entre los ciudadanos del país de Voltaire la idea siniestra de que es mejor mirar hacia los Estados Unidos.

Macron por un lado se dice europeísta, pero por el otro muestra su lado más nacionalista, incluso euroescéptico, aunque los medios occidentales no quieran colocarle en la lista de los “estigmatizados”, como a Nigel Farage o Antonio Abascal. Y es que Emmanuel encarna una de las más inteligentes formas de soberanismo.

Es el supernacionalismo que no irrita la piel, que no conmueve, no viste de negro, no grita, no emociona a las mentes sensibles de los maestros del pensamiento, no se pone la sudadera y no viene de Oriente.

Lo hace peor que los demás, sin poner los pies sobre la mesa, pero con la fría arrogancia de alguien que está convencido de que un gesto de la mano es suficiente para liquidar los reclamos de los demás.

Para colmo, es el favorito de un mandatario como Benjamin Netanyahu, un personaje tan siniestro como ultraderechista, tan sionista como xenófobo, tan agresivo como criminal. Y evidentemente, supernazionalista.

Los partidos euroescépticos podrían dar alguna amarga sorpresa a aquellos gobiernos que se han declarado europeístas hasta la muerte.

En Italia gobierna una coalición insólita (La Liga, en la derecha junto al Movimiento 5 Estrellas, con posiciones de tendencia progresista) que ya ha mostrado su desprecio al Europarlamento.

Dicen que en Francia está sucediendo algo similar aunque en menor medida. Según una encuesta reciente, la lista National Rally es la primera en intención de voto y obtiene el 24%, dos puntos por delante de la lista LREM Renaissance, ambos colectivos de tendencia antieuropea.

Si unimos a este escenario a quienes apoyan el Brexit, votado en el Reino Unido, podríamos deducir que a la cámara más derechista del globo (junto a la de EEUU) no le esperan buenos tiempos.

A %d blogueros les gusta esto: