Category: MANIFIESTOS


El multilateralismo y la diplomacia de paz permitirán resolver mediante el diálogo y la cooperación los problemas que afectan a la humanidad”, expresó el canciller venezolano Jorge Arreaza.

El canciller se presentó este miércoles en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para celebrar por primera vez el Día Internacional del Multilateralismo promovido por el país suramericano.

El diplomático venezolano leyó la declaración del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) integrado por 120 naciones, en el que se plasma la histórica conmemoración del día celebrado y resalta la relevancia de los pueblos del mundo.

Detalló que el multilateralismo garantiza los principios plasmados en la sagrada carta de las Naciones Unidas y ”constituye la manera de promover los valores de la organización, de reafirmar la fe de los pueblos y de avanzar de manera sostenida a una paz duradera a través de la diplomacia”.

“Vivimos en un mundo que presenta múltiples y complejas amenazas, con retos a la paz y la seguridad internacional que deben ser abordados de manera conjunta con miembros responsables de la comunidad internacional, por medio del multilateralismo que permita avanzar en conjunto”, indicó Arreaza.

“Existen temas tan importantes como el terrorismo, cambio climático, violaciones derechos humanos, armas de destrucción masivas o convencionales, derecho humanitario internacional, que no pueden ser sujeto de doble rasero en las relaciones internacionales, y es precisamente allí donde le multilateralismo debe imponerse para alcanzar los sagrados fines que la humanidad exige en estos tiempos”, remarcó.

También resaltó que los Estados miembros del Mnoal “aprovechan la ocasión para reiterar su profunda preocupación y firme oposición a la tendencia de recurrir al unilateralismo, arbitrariedad, medidas impuestas unilateralmente que socavan la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional con el fin de lograr objetivos políticos”.

https://www.telesurtv.net/news/venezuela-onu-paz-multilateralismo-20190424-0014.html

La plataforma Somos El 80% hace un llamamiento a los partidos políticos que se presentarán a las elecciones del 28 de abril que asuman los tres pilares del manifiesto fundacional:

1.- Liberar todos los líderes políticos y sociales encarcelados

2.- Renunciar a la judicialización de la política y la represión

3.- Iniciar una negociación para encontrar soluciones políticas que pasen por las urnas

En 2019 se cumplen ochenta años de la desaparición por la fuerza de la República Española. Los capitalistas tuvieron que echar mano de la guerra y el fascismo para borrar desde la raíz toda una serie de conquistas populares en materia económica, política y social.

Así, los valores republicanos de Igualdad, Fraternidad y Libertad, fueron sustituidos durante la dictadura franquista por todo un sistema terrorista orientado exclusivamente a la acelerada acumulación de capital por las principales élites económicas del país.

Con el final de la dictadura, la oligarquía española (vasca y catalana, por supuesto) ya estaba preparada para introducir algunos cambios en su modelo de dominación política, e ideó el sistema que sufrimos hoy, el Régimen del 78. Y con él, los capitalistas ya tenían lo que necesitaban para entrar en la alianza imperialista europea, la UE.

Actualmente nos encontramos ante una ofensiva ultra-liberal y reaccionaria en contra de la clase obrera y los pueblos de España. Superado el periodo de contestación popular a las políticas de ajuste impuestas por la UE, le toca a la burguesía mover ficha.

Y con motivo de las Elecciones Generales ha quedado claro lo que esta ofrece para la mayoría del país: precariedad económica, paro y explotación laboral, opresión política, machismo, violencia, chovinismo español contra el resto de pueblos del Estado, subordinación a los intereses geoestratégicos de EEUU y guerras culturales, entre otras cuestiones.

ALGUNOS CREEN QUE EXISTEN MÁS DE DOS PARTIDOS, CELEBRANDO EL FIN DE UN PRESUNTO BIPARTIDISMO. HOY HEMOS PASADO AL BI-BLOQUISMO, QUE SIGUE SIENDO COMO AQUEL, PERO DISFRAZADO DE CUARTETO

Precisamente el periodo electoral actual nos da a elegir entre un bloque reaccionario y otro llamado ‘de cambio’. Del bipartidismo como sustento del Régimen del 78 hemos pasado a los bloques.

No dudamos en que entre ambos hay matices, pero ni siquiera el liderado por el PSOE y Podemos supondrá un cambio en el régimen de dominación actual.

En efecto, la socialdemocracia podrá paliar los efectos del capitalismo y desarrollar reformas en beneficio de la clase obrera y demás capas populares.

Estas reformas, que aplaudimos en cuanto sean beneficiosas, nunca podrán por sí mismas suponer un cambio de sistema a no ser que se ataque directamente la base económica del mismo, la explotación de muchos por unos pocos.

El Régimen del 78 es la institución política de la que se dota el capitalismo en España, con toda la superestructura que necesita para sobrevivir, coronada por una monarquía parasitaria.

Como comunistas aspiramos a la superación revolucionaria del capitalismo bajo la revolución socialista, mediante la que se implante el socialismo, antesala del comunismo.

Esto sólo puede darse mediante la instauración de una República Democrática que desarrolle las tareas inmediatas relacionadas con la democratización del Estado español como tal, incluida la resolución de la cuestión nacional.

Es por ello imperante apostar por una forma de estado orientado al progreso de la mayoría de la población, el reparto de la riqueza, una igualdad real y una soberanía nacional y popular plenas.

Esta República Democrática deberá, asimismo, responder a las necesidades de cada una de las naciones que forman hoy España, desarrollando el derecho de autodeterminación y, llegado el caso, su constitución como estados independientes.

En cualquier caso, los intereses de la clase obrera de las distintas nacionalidades deben situarse en primer plano, primando su unidad como clase social y garantizándose su independencia política respecto a los intereses de otras clases sociales.

Por otra parte, el Régimen del 78, cuenta con fuertes aliados en el exterior por su implicación en estructuras imperialistas como la Unión Europea y la OTAN.

Así es, no puede producirse un cambio democrático real sin romper con los imperialistas europeos y anglosajones; y sin dejar de expoliar y oprimir continentes enteros.

Apostamos por una República Democrática radicalmente antiimperialista que saque a nuestro país de la OTAN, organización terrorista de los imperialistas de EEUU-UE contra los países que no se pliegan a sus intereses.

La ruptura republicana del Régimen del 78 está indisolublemente ligada a la salida de nuestro país de la alianza de los imperialistas europeos que es la Unión Europea.

En efecto, ese conglomerado de intereses capitalistas no ha hecho otra cosa que empeorar la situación de la clase obrera y de las masas trabajadoras desde hace treinta años.

Recientemente, los programas de ajuste impuestos sobre nuestras cabezas han dejado patente la necesidad de romper, también, con el euro y recobrar la soberanía económica como Estado.

La desindustrialización que sufrimos en el pasado vuelve a estar de actualidad con la lucha que desarrollan los trabajadores de La Naval de Sestao por la defensa de sus puestos de trabajo y el empleo en toda la comarca de la Margen Izquierda vizcaína.

Los gobiernos títeres de Lakua y Madrid no han querido dar el único paso posible: la nacionalización de los astilleros y el desarrollo de toda una política de reindustrialización que asegure empleo de calidad y un futuro para la zona. Al contrario, prefieren condenarnos a un futuro de trabajos precarios en el sector servicios en un país-plataforma al servicio del turismo.

El negro futuro que los oligarcas y terratenientes quieren para la clase obrera y demás clases populares puede revertirse si llevamos hasta las últimas consecuencias la lucha de clases.

¡Por la República Democrática!

¡Por la Autodeterminación de los pueblos!

¡Por el Socialismo!

¡Viva la lucha de la clase obrera!

DEMOCRACIA ES REPUBLICA, AUTODETERMINACION Y SOCIALISMO. EKB-HG

Caracas ha tachado de “ilegítima aceptación de un fantoche político” por parte de la OEA, al aceptar a Gustavo Tarre como representante permanente “designado” por la Asamblea Nacional venezolana, liderada por el opositor Juan Guaidó.

El Gobierno de Nicolás Maduro calificó como una “descarada y criminal violación” del Derecho Internacional, la aceptación por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) del mentado fantoche como representante permanente de la Asamblea Nacional venezolana, actualmente en desacato.

Con 18 votos a favor, 9 en contra y 6 abstenciones, el Consejo Permanente de la OEA dio su visto buena a Tarre, designado por el diputado opositor Guaidó hasta que se celebren nuevas elecciones y se nombre a un Gobierno “democráticamente electo”.

Tras la resolución, la Cancillería de Venezuela ratificó su “indeclinable decisión” de abandonar definitivamente la organización el próximo 27 de abril.

Con la ilegítima aceptación (…) la OEA convalida el plan de golpe de Estado iniciado el 23 de enero pasado, y pretende crear condiciones para profundizar la agresión injerencista contra nuestro país, incluyendo la amenaza de una intervención militar”, denunció la Cancillería en un comunicado de prensa.

Además, el Gobierno venezolano advirtió que toda decisión o acuerdo adoptado por Tarre en el seno de la OEA, será considerado “un acto nulo y carente de legalidad”, por lo que no estarán obligados a cumplir ninguna de las disposiciones acordadas.

La Cancillería venezolana denunció que la OEA está “arrodillada a los intereses imperiales y supremacistas de la Administración estadounidense”.

Más temprano, el embajador de Venezuela en la ONU, Samuel Moncada, afirmó que “…con esta decisión el gobierno de EE.UU. quiere expulsar de facto a los representantes de Venezuela en los organismos internacionales e imponer a personas que no se sabe a quien representa“.

Venezuela ya había tramitado su salida del organismo, una decisión que fue programada por la nación caribeña para que se cumpliera el 27 de abril, aunque la resolución de este martes confirmó su decisión de abandonar al organismo.

Por su parte, el analista internacional, Carlos Rafael Diéguez, enfatizó en declaraciones a RT que la acreditación del delegado de Juan Guaidó por parte de la OEA sería “un acto de desesperación” de Estados Unidos, señalando que el tal Gustavo Tarre es un “embajador de Washington”, más que un delegado de Venezuela, quien ha sido designado para cumplir con los intereses del Pentágono.

El experto también tildó dicha actuación como “una estratagema” y “un acto de injerencismo total”.

Por otra parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, recibió este martes al presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, a quien ratificó su disposición de establecer mecanismos de cooperación para la asistencia y apoyo internacional.

El gobierno venezolano también ha denunciado la violación al Derecho Internacional y a la Carta de la OEA, en la sesión de este martes, donde 18 países aprobaron una resolución sobre el país suramericano.

El texto de la Cancillería calificó de ilegítima la aceptación de Gustavo Tarre como representante permanente “designado” por la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, la cual se encuentra en desacato desde 2016 y cuyos actos son nulos.

Fuentes: Telesur y RT

El presidente francés, Emmanuel Macron, propuso en una carta abierta iniciar un debate nacional de dos meses, en un nuevo intento para dominar la crisis de los ‘chalecos amarillos’.

En la misiva, el mandatario insta a la ciudadanía a discutir y proponer ideas en torno a cuatro ejes: fiscalidad, organización del Estado, política social, transición ecológica y democracia.

El historiador y doctor en política social Sergio Fernández Riquelme opina que las medidas de Macron parecen ser solo reformas cosméticas.

El representante alterno de Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA), Samuel Moncada, rechazó contundentemente la resolución aprobada en una sesión del Consejo Permanente de dicha organización en Washington, desconociendo la legitimidad del nuevo mandato de Nicolás Maduro como Presidente de Venezuela para el período 2019-2025, que fue aprobada por 19 países.

“La resolución presentada hoy es una insensatez jurídica, una muestra de abuso de poder, un crimen de agresión y un intento de golpe de Estado, todo ello con el propósito de promover el caos y una intervención militar extranjera, que destruiría no sólo la paz en Venezuela sino en toda la región”, subrayó Moncada.

Y pese a las sanciones, embargos, bloqueos y otras armas de destrucción económica utilizadas por EEUU, la Unión Europea y organismos panamericanos, el gobierno de Maduro es reconocido por 112 países entre los que se encuentras potencias de primer orden como China y Rusia.

El analista José Cruz Campagnoli señala que la animadversión occidental y reginal contra Venezuela está relacionada con la reafirmación de la autonomía y soberanía de la nación bolivariana sobre sus recursos naturales y distintas políticas.

El Gobierno de Manuel López Obrador ha instado a las naciones latinoamericanas que se integran en el llamado Grupo de Lima, para que se abstengan de interferir en los asuntos internos de Venezuela, después de que el bloque se negara a reconocer al presidente Nicolás Maduro como el líder legítimo de la nación.

AL MENOS, LA PRESENCIA DE MANUEL LÓPEZ OBRADOR COMO PRESIDENTE DE MÉXICO SUPONE UN SOPLO DE AIRE FRESCO EN LATINOAMÉRICA ANTE LA AVALANCHA ULTRADERECHISTA QUE IMPERA EN PANAMÁ, GUATEMALA, HONDURAS, COLOMBIA, PERÚ, ARGENTINA, CHILE, BRASIL Y PARAGUAY.

El portavoz del ejecutivo de México, único miembro del grupo de 14 países que se negó a firmar la declaración, dijo que no haría comentarios sobre la legitimidad del gobierno en Caracas.

«Pedimos una reflexión en el Grupo de Lima sobre las consecuencias para los venezolanos de las medidas que buscan interferir en los asuntos internos», dijo el viceministro de Relaciones Exteriores de México, Maximiliano Reyes.

El bloque, que se reunió en la capital peruana de Lima el viernes, declaró que «el proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 no es legítimo».

Maduro fue reelegido en mayo, después de una elección anticipada convocada por la Asamblea Constituyente gobernante, que se vio empañada por acusaciones de irregularidades y por un boicot de oposición. En una declaración conjunta, el bloque, sin embargo, exigió a Maduro que no asumiera el cargo este mes.

Asimismo, una gran cantidad de gobiernos latinoamericanos han instado a Nicolás Maduro a no ser juramentado como presidente de Venezuela para un segundo mandato la próxima semana, mientras México llamó al grupo a trabajar por la mediación y el diálogo, pero no por aislamiento.

Mientras tanto, el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, confirmó que Maduro asumirá el cargo el 10 de enero en un proceso «legítimo y constitucional», que dijo que «no requiere la aprobación de ningún gobierno extranjero».

Venezuela, dijo, estaba «perplejo» por la declaración y que el país tomaría medidas recíprocas por las medidas diplomáticas tomadas por cualquier otro gobierno.

Caracas ha estado enfrentando una creciente presión por parte de los condados regionales y Estados Unidos, que ha atacado a la nación con sanciones económicas y políticas desde 2014 bajo el pretexto de supuestos abusos de los derechos humanos y amenazas a la seguridad nacional de los EE.

Washington ha incrementado recientemente sus contactos con los países de América del Sur. El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, estuvo en Cartagena a principios de esta semana para conversar con el presidente colombiano, Iván Duque.

Ambos funcionarios acordaron intensificar los esfuerzos para aislar diplomáticamente al gobierno de Maduro, quien ha acusado repetidamente a los Estados Unidos de estar detrás de un plan para derrocar a su gobierno.

MÉXICO INSTA AL GRUPO LIMA A DEJAR LA INJERENCIA Y NO ENTROMETERSE EN LOS ASUNTOS DE VENEZUELA

El Buró Político del Partido Comunista de Venezuela (PCV), repudia y condena el pronunciamiento pro-imperialista y anti-democrático emitido por el denominado “Grupo de Lima”.

Esa intolerable declaración, contraviniendo los más elementales principios y reglas del derecho internacional, violando básicas y civilizadas normas de convivencia entre naciones y Estados, acentúa la política injerencista, irrespeta la autodeterminación de los pueblos, profundiza la agresión multifacética del imperialismo e intenta agudizar la presión y el Criminal bloqueo internacional contra el pueblo venezolano.

Asimismo busca promover escenarios de renovadas provocaciones fronterizas, violencia interna y fractura de la institucionalidad, con el propósito de imponer el desconocimiento al legítimo y soberano derecho del pueblo venezolano a elegir democráticamente, como lo hizo el pasado 20 de mayo del 2018, al compatriota Nicolás Maduro Moros, como Presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela.

La posición de 13 de los 14 miembros del referido grupo de Lina – con la honrosa excepción del gobierno de la República de México -, se corresponde con el plan de recomposición de la dominación imperialista, adelantada en América Latina y el Caribe por los Estados Unidos de Norteamérica y sus aliados europeos, en el marco de la agudización de las contradicciones inter-capitalistas e inter-imperialistas por un nuevo reparto del mundo, de sus riquezas naturales y fuentes de energía, por la monopolización de los avances científico-técnicos y por el control de mercados, mano de obra calificada y barata, rutas de comercialización y posiciones geoestratégicas.

En este contexto, Latinoamérica es concebida por el aparato financiero-energético-militar-industrial norteamericano y europeo, a cuyo servicio están los gobiernos de las potencias imperialistas, como su retaguardia estratégica que debe ser sometida, dominada, subordinada y recolonizada para poder disponer de sus ingentes recursos sin resistencias de los pueblos.

Ese es el gran sueño de los sempiternos explotadores. La clase obrera y los pueblos latinoamericanos no lo permitiremos: es el momento de la rebelión mundial de los pueblos contra el capital y de profundizar la solidaridad internacional con base al internacionalismo proletario que sustenta la acción consecuente de los partidos comunistas y obreros del mundo.

Venezuela, por las inmensas riquezas que posee y su estratégica localización geográfica, es un territorio históricamente ambicionado por el gran capital transnacional.

Su control por parte del imperialismo estadounidense y europeo, les colocaría en posición estratégicamente favorable en la disputa mundial frente a China y Rusia.

Para lograr tal cometido, se proponen sepultar las conquistas sociales, políticas, culturales del proceso bolivariano y los avances alcanzados por la correcta política patriótica y antiimperialista, lideradas por el Presidente Hugo Chávez Frías, dirigidas a romper la dependencia y construir soberanía, estableciendo necesarias y nuevas alianzas que sirvieran al desarrollo nacional independiente, al impulso de la multipolaridad y al cambio en la correlación de fuerzas a nivel continental y mundial, que le abriese cauce a la derrota histórica del imperialismo.

Retroceder en el camino andado, pese a las inconsecuencias, errores y omisiones presentes en la dirección del proceso bolivariano, las cuales debemos confrontar crítica y autocríticamente al unísono con la acción antiimperialista, sería perder el rumbo trazado de luchar sin desmayo por la liberación nacional y por abrirle verdaderas perspectivas al socialismo-comunismo.

No comprender el momento histórico y perder de vista al enemigo principal: el imperialismo estadounidense y sus aliados europeos, desfalleciendo en la justa senda de luchar por los derechos del pueblo y patria soberana, significa tributar a los intereses de las grandes corporaciones transnacionales que históricamente han ejercido la dominación continental.

Es por ello que el PCV, ante la coyuntura presente de sostenida agresión multifacética y desarrollo de los escenarios de “guerra no convencional” promovida por el imperialismo estadounidense, sus aliados europeos y las cipayas oligarquías latinoamericanas, proclama que nuestra Patria es libre y soberana.

Junto a nuestro pueblo, en unidad y resistencia revolucionaria obrera, campesina, comunera y popular antiimperialista y en alianza con las corrientes militares patrióticas, el Partido Comunista de Venezuela se movilizará con el conjunto del pueblo trabajador de la ciudad y el campo el próximo 10 de enero y en todos los momentos que fuesen necesario, para acompañar y estar presente, en amplia unidad revolucionaria y disposición combativa, en el acto de toma de posesión legítima y constitucional de Nicolás Maduro Moros como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela para el período 2019-2025, en perfecta sintonía, en tiempo, contenido y forma con lo establecido en la Constitución Bolivariana.

¡A SEGUIR LUCHANDO Y A SEGUIR VENCIENDO POR LOS DERECHOS DEL PUEBLO Y LA PATRIA SOBERANA!

Buró Político del Comité Central
Partido Comunista de Venezuela (PCV)
Caracas, 06 de Enero de 2019.

DISCURSO DE AÑO NUEVO DEL PRESIDENTE PUTIN

A %d blogueros les gusta esto: