Category: MONARQUÍA Y ALTA SUCIEDAD


UN FANTOCHE EN LA HABANA

Quienes tenemos la fortuna de conocer Cuba y haber entablado amistades fraternales con decenas o cientos de sus habitantes, no solo en la capital de la república, que sigue celebrando su aniversario número 500, sino en otras villas como Santiago, Villa Clara, Morón, Pinar del Río o Camagüey, sabemos de la exquisita amabilidad y buenos modales que muestra la práctica totalidad de su población para con quien visita la isla más justa, culta, pacífica, democrática y solidaria del globo terráqueo.

Una ciudadanía que lleva resistiendo más de 60 años de bloqueo criminal, cuyo gobierno revolucionario, pese a las carencias del embargo, continúa mimando la sanidad y la educación, gratuitas y universales, la cultura, el deporte, la pequeña y mediana empresa, el trabajo estatal o el autónomo, y sigue dando lecciones de simpatía, confianza y serenidad ante cualquier ciclón, sea o no un meteoro.

No importa si llega a la Habana un amigo o un personaje crítico con el sistema político que nació de una revolución sólida y popular. El recibimiento es cálido, sincero y abierto.

Felipe de Borbón y su esposa, Letizia Ortiz, llegaron a Cuba en la que significaba la primera vez que un jefe de estado español visitaba oficialmente ese territorio caribeño, por lo que el presidente Díaz Canel y su gobierno en pleno celebraron numerosos actos en honor de los visitantes, a quienes acompañaban algunos empresarios, como es habitual cuando se trata de esta clase de invitaciones al más alto nivel.

Sin embargo, el espíritu colonialista de los Borbones nunca olvidó la pérdida de sus posesiones ultramarinas (Puerto Rico, Cuba y las islas Filipinas), por lo que la actitud de Felipe y su esposa no fue sino de amable hieratismo, sonrisa forzada y alguna perorata grandilocuente.

FELIPE DE BORBÓN CARECE DE LA MÍNIMA DIGNIDAD CUANDO SE TOPA CON UN PERSONAJE, PODEROSO PERO INFAME, A QUIEN NO LE HABLA DE DERECHOS HUMANOS O DEMOCRACIA PORQUE LE TEMBLARÍAN LAS PIERNAS

Sin embargo el fantoche pelotillero con apellido criminal, en su viaje a los EEUU (que aún aplasta al pueblo puertorriqueño), visitando al presidente Donald Trump, todo fueron abrazos, carcajadas mutuas, parabienes y apretones de mano al actual representante del estado norteamericanio, aquel que derrotó a los ejércitos españoles en guerras relámpago, para luego ocupar y expoliar, desde 1898, las últimas colonias de ultramar.

Solo el heroico pueblo cubano se liberó de la bota yanqui en un glorioso 1º de enero de 1959. Ojalá Puerto Rico (hoy arruinado por su carcelero) pueda lograr su libertad e independencia.

Parece que Felipe no perdona a quien lucha y derrota al agresor imperialista, a quienes decidieron romper sus cadenas y recuperar la soberanía, condenando la rebelión pero elogiando al ladrón y al explotador, ya fuera en Cuba o Venezuela.

¿Acaso ignora el Borbón (no me extrañaría) que fue el gobierno de los EE.UU. de Norteamérica el que acusó al primer ministro español, Práxedes Mateo Sagasta, y de paso a la regente María Cristina de Habsgurgo (madre de Alfonso XIII)  del hundimiento del acorazado estadounidense “Maine”, el martes 15 de Febrero de 1898, atracado en el puerto de La Habana y declaró la guerra a España?

LA EXPLOSIÓN DE UNA DE LAS CALDERAS DEL ACORAZADO CAUSÓ LA MUERTE DE LAS TRES CUARTAS PARTES DE LA TRIPULACIÓN DEL “MAINE”, ORIGINADA POR UNA CARGA DE DINAMITA, COLOCADA POR AGENTES DEL GOBIERNO DEL PRESIDENTE WILLIAMS MC KINLEY, PARA DESENCADENAR LA GUERRA CON ESPAÑA.

Con el tiempo se supo que aquello fue un atentado de “falsa bandera”, estrategia preferida por la Casa Blanca a la hora de invadir y despojar a un estado de sus riquezas; unos métodos siniestros que sigue perpetrando incluso hoy en día, ya  sea en Trípoli, Damasco, París o Barcelona, gracias a sus mercenarios de los Cascos Blancos, Al Qaeda, Al Nusra, Isis y Hermanos Musulmanes, diseminados por todo el  mundo.

Felipe de Borbón quiso dejar su huella “disidente” en la Habana, largando una perorata en la que incluyó innecesarias menciones a los derechos humanos y a la democracia. Y me pregunto:

¿De qué derechos humanos y de qué poder popular puede hablar este fantoche? ¿Acaso tiene altura moral para mentarlos, cuando su Constitución es heredera del franquismo, permitiendo que él mismo pueda delinquir, como su padre, sin que la justicia pueda procesarle?

¿De qué derechos humanos blasona esa monarquía, cuando sus gobiernos han sido condenados en decenas de ocasiones por el Tribunal de Estrasburgo, por torturas y malos tratos?

¿Cuáles son los derechos humanos que se respetan en España, cuando se expulsa de sus hogares a miles de personas anualmente?

¿Qué derechos son los que detentan millones de parados/as o aquellos que son obligados a firmar contratos temporales, pero no fijos?

¿De qué le sirven esos derechos humanos a los miles de ciudadanos golpeados salvajemente por los cuerpos policiales, cuando manifiestan su fe en la democracia, votando en un referendo?

¿A qué derechos se refiere?¿A la reforma laboral de Mariano Rajoy? ¿A la ley Mordaza? ¿A los que no tienen acceso los presos políticos catalanes?¿A los derechos que castra su justicia politizada?

¿De qué democracia habla este descendiente de una ralea de criminales, cuando aún se vitorea al nazifascista Francisco Franco y se subvenciona a quienes le ensalzan en público y en privado?

Desde estas páginas, no puedo por menos que lamentar la hipocresía del personaje en cuestión y repetir al pueblo cubano que somos millones los que admiramos y amamos de verdad al pueblo de la isla más culta, democrática, valiente y solidaria del globo.

Aquí seguimos en combate para derribar una monarquía que se burla de la democracia y los derechos humanos.

Mientras miles de personas protestaban por la visita del Borbón, una de las dos Borbonas, salió a demostrar su gracejo hablando en catalán, tras mes y medio de ensayos en la Zarzuela.

Espero que la República llegue antes a Cataluña y a España, antes de que esa nena suceda a su padre.

¡CUATRO PALABRAS EN CATALÁN, NO ESCONDEN LA VERDAD! (por Cristina Sánchez Miret – elnacional.cat)

Cuatro palabras en catalán no esconden la verdad, por bien dichas que estén. No sólo la verdad de que su padre es jefe del Estado de un país que se salta su propia Constitución, en el que sólo se respeta el castellano y se menosprecian ―sistemáticamente, cuando no se ataca directamente―, las otras lenguas que también son propias.

También porque la institución que representa quien las pronuncia no puede nunca ser un buen ejemplo para la juventud ni para nadie, más allá de los y las que se mueren de ganas de ser súbditas y súbditos.

No puede ser un buen ejemplo, ni para la democracia, ni para la igualdad, ni para la justicia, ni para los otros valores que supuestamente se premian en la Fundación Princesa de Girona.

¡Y no hablemos ya de hacer trabajar a las criaturas antes de la edad laboral legal!

Entiendo que los premios siempre tienen buena pinta, y no negaré los méritos de las y de los que los reciben y de muchas y muchos otros que no llegan a conseguirlos, se les tenga presentes o no; pero hay que vigilar mucho el mensaje que llega con cada entrega.

No el mensaje explícito, el de la excelencia, el talento, la transformación, el trabajo, la superación; sino el mensaje oculto que seguimos transmitiendo con ceremonias como esta. Pura y dura desigualdad, puros y duros privilegios, institucionalizados y blindados por la Constitución española y personificados en la Corona.

Por eso me choca tanto que especialmente en la rama de las iniciativas sociales, las y los premiados sean capaces de estar hablando de lo importante que es el galardón que han recibido para mejorar la vida de los colectivos con los que trabajan y no vean que al aceptarlo lo único que consiguen es asegurar que la lucha por la igualdad de oportunidades y por lo tanto en contra de la desigualdad todavía sea más larga. De hecho, mucho más larga y mucho más ardua.

Estoy segura de que esta contradicción sí que la ven muchos y muchas de los directamente afectados por la situación que ha permitido obtener el premio.

Es lo mismo que pasa cuando grandes empresarios, lo digo en términos de presupuesto, hacen donaciones espectaculares a instituciones sociales, pero en cambio no pagan ni los impuestos que tendrían que pagar, ni mantienen condiciones dignas de trabajo en sus empresas.

¿De verdad encima los tenemos que admirar y alabar? ¡Que no nos damos cuenta de lo rentable que les sale la limosna!

No queremos propinas, sean o no en forma de premios, queremos el presupuesto entero. Si realmente queremos que las y los jóvenes de nuestra sociedad, no hace falta que sea sólo la catalana, tengan un presente y un futuro mejor, no podemos seguir manteniendo instituciones predemocráticas que son prueba fehaciente de que nuestro mundo mantiene y blinda privilegios para un pequeño grupo.

El mensaje tiene que ser de igualdad de oportunidades reales, para todas y para todos. Menos todavía cuando esta institución la tenemos que mantener todas y todos nosotros; es decir, que viven, y muy, muy bien, de nuestros impuestos.

Entiendo que los que gritan “Viva el Rey” ya les esté bien pagarles la manutención y los privilegios, pero a mí no.

https://www.elnacional.cat/es/opinion/cristina-sanchez-miret-cuatro-palabras-catalan-esconden-verdad_437922_102.html

Más de 2.000 personas participaron en una cacerolada ayer domingo por la noche, ante el Palau de Congresos de Cataluña y el hotel Juan Carlos en la avenida Diagonal, en protesta por la llegada del rey Felipe VI y en previsión de que pase la noche en ese hotel, afirman los convocantes.

La afluencia de personas provocó el corte al tráfico de la Diagonal –uno de los accesos a la ciudad– en tanto los concentrados golpeaban las cazuelas gritando consignas como ‘Fuera, fuera, fuera, la bandera española’, ‘Cataluña no tiene rey’ y ‘Fuera, el Borbón’.

La zona contó con un fuerte dispositivo de seguridad: el tramo lateral de la Diagonal, cercano al Palau de Congressos, estaba blindado con vallas y rodeado de furgones de los Mossos d’Esquadra, mientras un helicóptero policial sobrevoló la zona.

Una columna de los jóvenes acampados en la plaza Universitat desde hace cuatro días se incorporó a las protestas llevando una la pancarta en la que se leía: ‘La lucha de la juventud, el futuro de nuestro pueblo’

La Junta Electoral Provincial de Barcelona ha rechazado el recurso que presentaron JxCat y ERC por la visita del rey de España el próximo lunes.

Los partidos independentistas consideraban que resultaba electoralista que Felipe VI participara en un acto en plena campaña electoral en un lugar como Catalunya, donde la afinidad o rechazo a su figura forma parte del argumentario habitual de la discusión política.

Ahora, sin embargo, la Junta ha resuelto “denegando” las peticiones que hacían para aplazar el acto hasta después del 10-N.

“Es una visita institucional con motivo de la entrega de los premios anuales de la Fundación Princesa de Girona. Este acto no tiene ningún contenido electoral y en consecuencia no es aplicable el artículo 50 de la LOREG”, dice la resolución.

Así, la Junta ve “falta de fundamento legal y constitucional” en la petición de JxCat y ERC de aplazar el acto del Rey o de que “se limite el discurso que corresponde a Felipe VI”.

Además, recuerda a los partidos independentistas que han presentado el recurso “presuponiendo que el Rey no guardará los deberes de neutralidad política a la cual se deben los que encarnan poderes públicos“, que “el jefe del Estado no tiene ninguna adscripción política“, concluye.

Por otra parte, la JPB se remite al artículo 56.1 de la Constitución que detalla esta cuestión. Contra esta resolución, los partidos todavía pueden presentar recurso en las próximas 24 horas si así lo desean.

https://www.elnacional.cat/es/politica/junta-electoral-rechazo-recurso-visita-rey_437139_102.html

FUERZAS DEL DESORDEN (Jordi Gálvez – elnacional.cat/es/)

El independentismo político llena las calles cuando quiere y, en cambio, el españolismo sólo lo hace cuando puede. Y puede cada vez menos, como hemos podido ver este fin de semana que esto ya se decanta, que la policía está molida, desmoralizada, y los políticos postfranquistas desconcertados.

HERMANADOS CON LA ULTRADERECHA (C’S, PP Y VOX), COMO FELIPE GONZÁLEZ AL GAL Y MARLASKA A LA MENTIRA

Una señora salía a la ventana durante uno de los recientes disturbios nocturnos en el Eixample, una señora determinada y en sujetador, una ciudadana que presumiblemente quería dormir y que la revolución no le dejaba, ay, una matrona que se me enfrentó desde su tercer piso de propiedad con un lanzador de piedras de la calle, y le decía que basta, que así no, no, que somos gente de paz y que tenemos que irnos a dormir temprano temprano porque al día siguiente podamos currar y currar.

El joven no se hizo el loco, con todo. Le replicaba que le dejara en paz, también le preguntaba que cuántas victorias habían conseguido ella y los del lirio, que si no fuera por las piedras y por los fuegos y por las concentraciones masivas todavía estaríamos donde estábamos, paralizados en nuestra impotencia moral.

Esto de la impotencia moral lo pongo yo, esto no lo dijo, claro, porque el lanzador de piedras no tiene tiempo de explicarse pero ya se le entendía por donde iba y por donde venía, que al chico hay que entenderlo también, que va agobiado zafándose de la policía y sólo recibe críticas.

Y poca colaboración. En la bullanga del 14 de noviembre de 1842, como quien dice ayer mismo, desde los pisos altos no dormían, no, lo que hacían era ayudar a los de abajo con el lanzamiento de todo tipo de objetos sólidos contra el ejército español que disparaba a matar.

Fue entonces cuando el caballo del general Zurbano murió aplastado por una cómoda muy grande muy grande lanzada desde un piso indeterminado. Efectivamente, las calles son nuestras. Porque vivimos en ellas y, a veces, incluso nos defendemos.

La Rosa de Fuego continúa en Barcelona, a veces sin fuego, a veces con pasión, intermitentemente pero constantemente, decidida a hacerse ver, a hacerse oír, a protestar contra el abuso de autoridad de unos jueces, de unos dirigentes y de unos policías que se han ganado el descrédito a pulso.

Que han demostrado que no están al servicio de la sociedad entera sino de la injusticia y de la arbitrariedad, a las órdenes de un desorden que, curiosamente, se hace llamar orden, que se hace llamar democracia pero que es desorden, caos político, inseguridad legal, represión incontrolada.

A la alcaldesa Colau no le gusta esta Rosa de Fuego, a ella le gusta más la lucha urbana vista de lejos, la que puede imaginarse leyendo libros de historia, con unas buenas fotos, confortablemente instalada en una chaise longe como si fuera la Dama de las Camelias.

Cuando en un discurso hace pocos años profirió vivas a la Rosa de Fuego no se qué carajo imaginaba que fue realmente la Rosa de Fuego.

Teniendo en cuenta que entonces quemaban conventos, edificios enteros, que había muertos, y ahora sólo queman basura y vuelan piedras. Teniendo en cuenta que durante la Semana Trágica un formidable burgués como Joan Maragall, más de derechas que el grifo del agua fría, escribió la Ciudad del perdón tratando de entender, de empatizar con las razones de la violencia urbana.

Hoy, todos estos lanzadores de piedras, todos estos pequeños Davids que se encaran con los temibles Goliats, armados con porras y con leyes despiadadas, no tienen quien les ampare, anatema, no sea que alguien, remotamente, fuera acusado de justificar la pérfida violencia.

A ellos, les da igual lo que puedan decir a cuatro comentaristas a sueldo, cuatro políticos asustados que hacen sumas y restas de cara a su jubilación.

Afortunadamente.

https://www.elnacional.cat/es/opinion/jordi-galves-diario-revuelta-fuerzas-del-desorden_435327_102.html

El Pleno del Tribunal Constitucional (TC) por unanimidad ha declarado la inconstitucionalidad y nulidad de la Resolución 298/XII, de 7 de marzo, del Parlamento de Cataluña, de creación de la Comisión de Investigación sobre la Monarquía, al considerar que tanto la comunidad autónoma como su cámara legislativa carecen de atribuciones competenciales para ello, ya que habrían conculcado los arts. 59.6 del Estatuto Autonómico de Cataluña y 67.1 del Reglamento del Parlamento de Cataluña, respectivamente.

Resulta escandaloso que el alto tribunal considere que la ‘inviolabilidad’ y la ‘no sujeción a responsabilidad’ del rey, reconocidas por la Carta Magna española, impiden crear una comisión de investigación sobre las actividades de la monarquía.

Es uno de los principales argumentos que esgrimen los magistrados para anular la resolución del 7 de marzo del Parlamento de Cataluña, que pedía crear una comisión parlamentaria para investigar a la monarquía española..

‘No hay ninguna, a nuestro estado constitucional, someter a control político, a través de una comisión de investigación, la persona del rey’, subraya la sentencia. Según los magistrados del TC, ‘la inviolabilidad preserva el rey de cualquier tipo de censura o control de sus actos’.

Es decir, el monarca actual, como su padre, pueden robar, estafar, traficar o evadir, con total libertad. En Europa no conocen los recovecos franquistas del Poder Judicial de este régimen.

“El Rey es un «pijo» de manual, formado en una escuela españolista de línea dura, es un patriota español, que podría, perfectamente, votar a VOX”

 

EL PUTO COCHE

A %d blogueros les gusta esto: