Category: MOVIMIENTOS SOCIALES


En el marco del reciente Foro de Sao Paulo, Caracas recibió la visita de compañeros/as revolucionarios de diversas partes del mundo. No obstante, lo que concurría como un encuentro en declarada solidaridad con Venezuela, vino también de la mano con la necesidad de muchos de ellos/as de presenciar el devenir venezolano en tiempo real, al menos por unos días.

Caracas se vio como siempre, imponente y rebelde frente a visitantes propios y extranjeros en muchos lugares de confluencia del Foro. Pero la ciudad no ofrecía a simple vista y tan fácilmente todas las respuestas a sus visitantes, pues a la revolución venezolana, para conocerla, hay que llegar a sus adentros.

En efecto, algunos visitantes lo hicieron así, en la medida en que el Foro lo permitió. Para mi amigo Marcos y otros compañeros, la idea era ver la cara de la capacidad bolivariana y revolucionaria, para asumir con flexibilidad las situaciones límite, más allá del chavismo y mirar al sujeto colectivo repleto de comunes, lidiando con la cotidianidad de un país al cual le han impuesto un bloqueo y una guerra en ciernes.

Venezuela, el lugar donde para algunos “todas las opciones están sobre la mesa”, no es aquel escenario apocalíptico que reseñan los medios. No hay estallido social. No confluye la violencia descarnada de otras épocas, ni tampoco es el imperio del caos, pese al caldo de adversidades fraguadas.

El país y su gente, parecen seguir siendo un enigma para los extranjeros, siempre indescifrable a la mirada foránea, tal como lo es a veces el chavismo para revolucionarios de diversas latitudes.

Una reflexión en el aire siempre queda. Procesos políticos que parecían sólidos se fueron a pique por mucho menos de lo que le ha tocado a Venezuela.

A 20 años de Revolución Bolivariana, es evidente que con cada circunstancia el chavismo evoluciona por la inercia de su constante movimiento.

Atravesado por los eventos, la historia del chavismo nunca se parece a algo lineal. Se decanta y las interpretaciones siempre salen en diferido puertas afuera.

Incluso para conocedores de la cuestión venezolana, sigue siendo incomprensible cómo ha logrado sostener la conducción política de un país, que lejos de una dictadura “es un lugar donde parece que cada quien puede hacer lo que le venga en gana, me dijo mi amigo Marcos.

Quizá una de las tantas respuestas a esa duda consiste en el manejo integral de contramedidas que ha aplicado el directorio bolivariano para maniobrar y administrar la crisis multifactorial inducida y sobrevenida. Es decir, el pulso afinado para desarrollar acciones concebidas a la medida de las circunstancias que, aunque tienen muchos vacíos y déficits, tienen la marca de esa heroica capacidad como respuesta al caos.

Una patente que el chavismo ha irradiado en la interculturalidad venezolana pero tomándola también de ella.

Hay que pensar, en ese orden de ideas, en los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), que no por casualidad son ahora blanco de medidas exactas ejecutadas por Washington para de esa manera bloquear a más profundidad el ingreso de alimentos a Venezuela.

Los CLAP son estructuras multicelulares que han germinado en el chavismo para atender a la población venezolana, mediante la distribución de cientos de miles de cajas de alimentos cada semana a igual número de familias, a precios irrisorios.

Un “paliativo” a la crisis, le llamarían algunos, pero sin duda implica la salida de miles de toneladas de alimentos del torrente mercantilista y especulador, consolidado en la guerra económica, para colocarlos en una red solidaria donde cada CLAP atiende a las familias de su comunidad haciéndoles llegar ese beneficio.

Uno de los más eficaces métodos de distribución masiva de alimentos desarrollados en el mundo, digan lo que digan o tarde lo que tarde en llegar cada caja de alimentos, a causa del bloqueo.

La política del Carné de la Patria es otro ejemplo emblemático, que consiste en una metodología de asignación de bonificaciones a la población. Que se aplica también para el desarrollo y gestión de programas sociales dirigidos a población en condiciones socio económicas vulnerables.

El carné también es cada vez más empleado para monitorear en tiempo real el acceso de la población a las misiones sociales, como mecanismo para seguir y eficientar la política pública.

En junio de este año 2019, más de 1 millón 600 mil jóvenes estaban inscritos en el Plan Chamba Juvenil, desarrollando una política para emplear y brindar ayudas mediante oficios a jóvenes.

En medio de una severa coyuntura económica y un creciente fenómeno de migración juvenil al extranjero, la política social se encaminó a atender a un grupo de la misma edad, sensiblemente vapuleado por la adversidad.

También hace pocas semanas se realizó la entrega de la vivienda 2.700.000 de la Gran Misión Vivienda Venezuela, cifra alcanzada en 9 años, a un ritmo de construcción anual de 300 mil viviendas cada 365 días. Esta cifra es superior a las del Plan Marshall en la Europa de la posguerra y 15 veces mayor que la cifra de viviendas construidas por año en Venezuela en los 10 años anteriores a 1999.

El común denominador de la continuidad de esta agenda social, pese al cuadro económico adverso, especialmente en tiempos de bloqueo, yace en la facultad del chavismo en replantear y gestionar su acción social, con y a expensas del ciclo de crisis.

Ello implica que hablar de “resistencia” en Venezuela parte de una labor concreta, palpable para importantes capas sociales que han asumido ver y asimilar la dimensión real de la economía venezolana.

Veámoslo de otra manera. Para la población venezolana, las expresiones concretas de la crisis han sido claramente apreciables en estos años en todos los tramos y sectores fuera del Estado, donde yace la economía privada, de bienes y servicios, que se han encarecido en medio de especulaciones rampantes, actos de boicot empresarial y ahora mediante el bloqueo económico, que ha ido aumentando en los últimos tres años.

UNA SUBJETIVIDAD MÁS ALLÁ DE LA ECONOMÍA

En Venezuela la economía hoy no es una maravilla. No lo es en absoluto. Pero la realidad económica cruzó hace tiempo un umbral y ahora el hecho económico en sí mismo ha sido redefinido y reinterpretado. En Venezuela la economía es una subjetividad como no lo es en otro lugar.

A día de hoy, cualquier venezolano antichavista reconoce que las mal llamadas “sanciones” sólo generan una presión severa contra la gente común sin distinciones. O entiende que la probable aplicación de acciones concretas de guerra e intervención militar, serían afrentas contra las grandes mayorías nacionales con el deterioro aún más profundo de las condiciones elementales para la vida.

Mientras que, por otro lado, importantes sectores que siguen en el chavismo, lidian su descontento económico entre la comprensión de los eventos y la claridad política. Venezuela parece un crisol de subjetividades, donde muchos han asimilado las circunstancias a su medida.

Marcos, amigo y un compañero de paso por Caracas, es un militante conocedor de la política. Al tener contacto con los estragos reales del bloqueo en Venezuela, no evitó sentirse “impresionado”, no sólo por el asedio, sino por la ausencia del anunciado “colapso total” aupado por Washington y vociferado incansablemente fuera de Venezuela. “El país sigue en pie”, exclamó.

No es para menos, Marcos es un argentino que ha visto a su país estallar dos veces mediante la implosión de gobiernos neoliberales, que hicieron catarsis sobre sí mismos demoliendo y reconfigurando (a su favor) la economía argentina, con un gran dolor colocado a espaldas de su pueblo.

Para Marcos era incomprensible que muchas condiciones para la gobernabilidad elemental persistieran en Venezuela. Que el escenario tantas veces inducido de fragmentación social y ruptura del tejido político institucional del país, no se ha consumado.

Entonces tuve que explicarle que en Venezuela todo cambia y todo pasa a cada rato. Que los tiempos políticos y económicos aquí eran sumamente fugaces y que las subjetividades también. Que el denominador dinámico de la vida venezolana hacía posible vivir la política en varios tiempos simultáneos. Que el país es de todo, menos aburrido.

 Que todas las leyes de gravedad económica tienden a fallar ocasionalmente por estos lares y que dos más dos no necesariamente son cuatro si de política se trataba.

Además, tuve que explicarle que ni el béisbol ni el fútbol son los deportes nacionales; que lo son la política, la diatriba, el disenso, las contradicciones y la organización.

Marcos anduvo par de días luego del Foro por una comunidad del centro del país, intentando no ser un turista político, sin lograrlo por supuesto. Al menos lo intentó, pues fue a varias actividades de una comuna y le vio la cara a la economía venezolana en un sector popular.

Para él no había marxismo clásico tomando los medios de producción, como él piensa que debería ser, pero sí había lucha de clases claramente delineada por sus protagonistas. No vio a un solo marine gringo, pero sí supo de personas dadas de baja en hospitales adonde no llegan medicamentos como antes.

Vio la terquedad chavista, el descontento opositor, vio gente organizada construyendo poder real en el terreno, vio gestión de gobierno con los pocos recursos que ofrece la decaída renta petrolera hoy degradada por el bloqueo. Vio a varios que se refirieron a la madre de Maduro y otros que también nombraron a la de Guaidó. Vio casi de todo.

Lo más nítido que Marcos logró ver fue el resultado de un hecho que transversaliza todo en Venezuela; una política que se rehacía con las circunstancias del momento con una rapidez y naturalidad que no existe en casi ninguna parte. Un fenómeno replicado de diversas formas en el tejido social, que se decanta, que fluye.

La realidad venezolana consiste hoy en el aprovechamiento y administración de la coyuntura como hecho vuelto rutina, un devenir. Un proceso siempre difícil, eso sí, pero aleccionador de manera multidireccional. Ustedes son Caribe y eso es algo que todavía no logro entender, me dijo Marcos.

(Autor: Franco Vielma)

http://misionverdad.com/La-Guerra-en-Venezuela/breve-manual-para-extranjeros-sobre-por-que-venezuela-no-ha-caido?

El movimiento ‘chalecos amarillos’ vuelve a salir a las calles de París por 38ª semana consecutiva para manifestarse en contra de las políticas del Gobierno francés.

Desde que comenzó el movimiento en noviembre pasado de 2018, decenas de miles de personas han marchado todos los sábados por las calles de Francia, emitiendo una serie de quejas que van desde los impuestos sobre el combustible hasta la desigualdad de ingresos.

Organizado por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), el Capítulo Cubano de los Movimientos Sociales y la Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo, el evento busca contribuir desde “la unidad en la diversidad” de diferentes sectores y fuerzas de izquierda y progresistas a enfrentar la actual ofensiva del imperialismo en la región, proclamada como Zona de Paz en 2014 por los países miembros de la CELAC.

Así lo anunció en conferencia de prensa la tarde de este lunes Fernando González Llort, Presidente del ICAP y Héroe de la República de Cuba, acompañado de Ismael Drullet Pérez, Miembro del Secretariado Nacional y Jefe de Relaciones Internacionales de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y Joel Suárez, Coordinador del Centro Martin Luther King.

Gónzalez Llort reforzó esa “necesidad de continuar trabajando en la unidad”, dada la actual coyuntura política hegemonizada por la escalada agresiva en la política exterior de la administración Trump hacia Cuba y otras naciones soberanas.

En el Encuentro, según afirmó, se buscarán consensuar nuevas herramientas que permitan reforzar la solidaridad internacional -en particular en nuestra región-; así como el surgimiento de “un proyecto emancipador común” sobre la base del respeto a la soberanía, la independencia y el mantenimiento de la paz.

A ello también se refirió Joel Suárez, quien aseguró que el objetivo es, además de una declaración final, acordar un plan de acción efectivo y consensuado entre los mil delegados que se espera asistan al Encuentro.

Drullet Pérez puntualizó detalles del programa, que incluirá un homenaje a Fidel a cargo de los niños y niñas de La Colmenita y una Tribuna Antiimperialista “en apoyo a distintas causas justas”.

Según detalló, está prevista la realización de dos panales centrales que abordarán los retos y desafíos de la izquierda en el actual escenario político, económico y social de la región.

El trabajo en comisiones que transcurrirá a lo largo del segundo día, explicó, se dividirá en distintos temas orientados a los planes de acción y abordarán la solidaridad, el rol de los pueblos ante el libre comercio y las transnacionales, la descolonización, la guerra cultural y la comunicación estratégica, la integración e identidad en la diversidad, la democracia, la soberanía y el antiimperialismo, además de estrategias de lucha y el rol de la juventud en el escenario actual.

En esta jornada también se llevarán a cabo reuniones de coordinación para la acción estratégica y un tuitazo como parte de una amplia campaña de comunicación, que se espera logre gran visibilidad en las redes sociales.

El movimiento ‘Chalecos amarillos’ vuelve a salir a las calles de París por 35ª semana consecutiva, para manifestarse contra las políticas del Gobierno neoliberal de Emmanuel Macron.

La lucha de clases y la movilización popular no deben detenerse y ese colectivo es un ejemplo a seguir en Europa.

Entidades soberanistas y pacifistas catalanas organizaron para este viernes jornadas de desobediencia civil, con el fin de explorar fórmulas de resistencia ante la represión que dicen recibir de manera constante por parte del Estado español. teleSUR

Por aquello del riesgo de que caiga sobre tu cabeza el mazo de la “justicia”, en forma de delito de odio, los medios de comunicación occidentales han evitado hurgar en el millonario negocio que supone para sus organizadores el montaje del desfile del Orgullo Gay.

ALGUNOS COLECTIVOS LGTB, TANTO EN EE.UU. COMO EN EUROPA, CRITICAN EL CAMINO RECORRIDO POR EL DESFILE, QUE HA IDO DE LA PURA REIVINDICACIÓN AL TERRENO DE LA PUBLICIDAD, DEL ESPECTÁCULO CIRCENSE Y TURÍSTICO

Parece que una cadena de TV española, una vez consultada su asesoría jurídica, han lanzando a sus reporteros a investigar si existe un desmesurado lucro de tres de esas ONG, en detrimento de otras casi doscientas que, en el territorio del estado español, defienden los derechos de quienes no participan de la heterosexualidad a la hora de exultar el cuerpo e intercambiar fluidos.

En la década de 1980, diarios como el estadounidense The New York Post o el sensacionalista The Sun, británico por más señas, publicaron algunas páginas en las que se hablaba del monopolio gay, de un incipiente lobby al que incluso se definió como “Lavender Mafia“, revelando los entresijos de una maquinaria que explotaba el desfile del orgullo sin dar cuenta a nadie de los millones de dólares que generaba el espectáculo, en el que los derechos eran lo de menos, porque el circo y la diversión se imponían por encima de las reivindicaciones.

Una canción revolucionaria, muy popular durante el levantamiento fascista del general Franco, decía: “Qué culpa tiene el tomate, que está tranquilo en su mata, si viene un hijo de puta y lo mete en una lata“, que décadas más tarde recuperó el grupo chileno Quilapayún para denunciar la explotación de las zonas agrarias en aquel país, por terratenientes como los que aún dominan miles de hectáreas en Andalucía.

Otro dato, que no se difundió con la relevancia que merecía, fueron las confesiones del Papa Paco, en las que reconoció, con cierta resignación, que en el mismo Vaticano: “...hay una corriente de corrupción y se habla del ‘lobby gay’, es verdad, está ahí, hay que ver qué podemos hacer“.

Las organizaciones del evento gay, a nivel estatal, no son muchas. Se dice que COGAM, creada en 1986, es la ONG más activa porque recibe jugosas subvenciones procedentes del dinero público, superiores a las que se ocupan de otros servicios sociales, cuya finalidad va desde la protección a las familias en riesgo de desahucio o con muchos de sus miembros en paro, a personas de edad avanzada que no reciben una pensión digna, y otros casos similares.

Manuela Carmena, por ejemplo, entregó a los responsables de esa organización, nada menos que 700.000€ para el montaje del desfile, pero también la Comunidad de Madrid acostumbra a financiarlo, como la Consejería de Salud de Madrid o la de Políticas Sociales.

Se desconoce el monto total que se ha concedido a Cogam desde que José Luis Rodríguez Zapatero la incluyó en el apartado de “utilidad pública“.

Nada que objetar al desfile, a los fastos y a las alharacas circenses de la parada del Orgullo Gay.

Me pregunto por las razones de esa cadena de TV, para realizar un reportaje casi de investigación policial, aunque un colega me informa de que en ese medio se han recibido muchas críticas sobre el monopolio del festejo y la neblina que cubre las cuentas del mismo, el dinero que genera y la opacidad del destino de esas ganancias.

Lo malo, como en el caso del tomate, son aquellas personas que, viendo el negocio que supone tan multitudinaria manifestación, se enriquecen legal, aunque descaradamente, explotando la fiesta como si de un producto envasado se tratara.

Es cierto que COGAM y otras organizaciones reparten condones gratis, como las pruebas de VIH y Hepatitis C., y ofrecen asesoría de servicios de parejas LGTBI, otra de carácter jurídico, otra psicológica, sexológica, etc.

Pero no es menos cierto que en la Comunidad de Madrid se aprobaron más de 25 leyes LGTB, que conceden privilegios legislativos al colectivo de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales, por encima de los heterosexuales.

SIEMPRE RECORDAREMOS A ENRIQUE HINOJOSA VÁZQUEZ, CONOCIDO CON EL NOMBRE DE SHANGAY LILY, ESCRITOR, ACTIVISTA, DRAG QUEEN Y CIUDADANO EJEMPLAR

Una de las personas que combatió toda su vida por esos derechos, denunciando el mercantilismo que amenazaba a la marcha anual, fue el añorado Shangay Lily, quien en su excelente reflexión en forma de libro (“Adiós, Chueca“), escribió:

“Pocos capítulos de nuestra historia han sido más tristes que la apropiación del festejo, para aprovechar el foco reivindicativo que miles de activistas consiguieron reclamar tras siglos de silencio, con el fin de convertirlo en su particular desfile de la victoria, una grandiosa publicidad para el gaypitalismo que proclama su mentira: todo es maravilloso, todo es felicidad, somos la comunidad contenta, todo se arregla con dinero.”

Larga vida a quienes luchan por esos derechos, que se cumplen afortunadamente en medio mundo, pero ojo a quienes ponen de por medio, antes que esas reivindicaciones, su interés personal, la explotación del festejo y el oscurantismo a la hora de mostrar las cuentas.

Este 4 de julio, día en que EE.UU. conmemora su independencia, muchos usuarios de las redes sociales harán huelga y dejarán de usarlas.

La iniciativa llega amparada por el cofundador de Wikipedia, Larry Sanger, quien hizo un llamado a presionar a las empresas tecnológicas, para que brinden un mayor control del uso de datos personales.

El abogado especialista en derechos tecnológicos Samuel Parra profundiza en este asunto.

(Carlota Camps).- Ni Carles Puigdemont, ni Oriol Junqueras ni tampoco Toni Comín podrán ocupar sus escaños en la Eurocámara este martes, día de constitución del nuevo hemiciclo surgido en las urnas el pasado mes de mayo, a pesar de haber salido escogidos por más de dos millones de votos.

Sí que estarán, sin embargo, muchas de sus voces. Miles de independentistas han viajado hasta Estrasburgo para manifestarse durante la celebración del pleno y mostrar su desacuerdo con la decisión.

La movilización, organizada por el Consell per la República, también tiene como objetivo denunciar la situación de los presos políticos e instar al Estado español a cumplir la resolución del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la ONU y liberarlos.

La concentración está convocada a las nueve de la mañana delante de el Parlamento Europeo, concretamente en el puente Josep Bech esquina con Rue Lucien Febvre. Entre esta hora y las diez de la mañana, hora de inicio del pleno, será cuando los nuevos eurodiputados accedan a la cámara, por lo que los convocantes piden que sea muy temprano. El acto central, con los parlamento de las diferentes entidades y la lectura de manifiestos, no será hasta las 12 del mediodía.

Hasta Estrasburgo, se han desplazado una ochentena de autocares y tres vuelos chárter –dos salientes desde Barcelona y otro desde Lleida–, según el último recuento de la ANC, además de un número indeterminado de vehículos y aviones por cuenta propia, lo que podría suponer más de 6.000 personas, con los cálculos del Consell per la República hechos públicos el pasado sábado.

Varios manifestantes entrevistados por El Nacional en un área de servicio cerca de Lyon, camino hacia la manifestación, coincidían en afirmar que no tenían claro si las manifestaciones sirven para el propósito por el que se anuncian –en este caso presionar la Eurocámara–, pero defienden que es una manera de demostrar a Madrid que el independentismo no es un “suflé” e ir animando el movimiento evitando que se “empequeñezca”, a pesar de la represión y las dificultades.

Gran parte de ellos son habituales en las manifestaciones y, además de asistir a la gran mayoría de las que se hacen en la capital catalana, también se desplazaron el año 2017 a Bruselas y el pasado mes de marzo a Madrid. Y es que esta es la tercera gran manifestación que organiza el movimiento fuera del territorio catalán.

LEER NOTICIA ORIGINAL Y COMPLETA

DENUNCIAN LOS INTOLERABLES CACHEOS DE LA POLICÍA DEL RÉGIMEN BORBÓNICO, NO SOLO SOBRE LAS PERSONAS, SINO LOS REGISTROS DE AUTOCARES Y LA “REVISIÓN” DE  PERROS Y OTROS ANIMALES DOMÉSTICOS, SE SUPONE QUE POR ORDEN DEL MINISTRO DE INTERIOR GRANDE-MARLASKA. 

Manifestantes independentistas que este domingo ya han salido camino de Estrasburgo para ir a la concentración de este martes 2 de julio, para manifestarse contra el veto a Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y Toni Comín en la Eurocámara han denunciado cacheos de la policía nacional en la Junquera.

Así lo han explicado a través de las redes sociales, donde han asegurado que al ver las esteladas, los agentes los han cacheado “contra la pared como delincuentes” y que les han registrado los vehículos de arriba abajo y también a ¡¡ los animales de compañía que iban con ellos!!.




https://www.elnacional.cat/es/politica/manifestantes-estrasburgo-cacheos-jonquera_399403_102.html

No más aranceles, por favor” (“No more Tariffs, please”) es el mensaje de una gran variedad de empresas estadounidenses, tras el cierre de una semana de audiencias públicas en relación al impacto de aranceles potenciales sobre bienes chinos, valorados en 300.000 millones de dólares.

Los aranceles a las importaciones de acero y aluminio chinos, así como el potencial de otras medidas adicionales a los automóviles y muchos componentes de esos vehículos, han empujado a una guerra comercial global de la que las clases trabajadoras de los EE.UU. están siendo las primeras damnificadas.

Como era de esperar, China y la Unión Europea tomaron represalias y anunciaron planes para frenar esa política, disminuyendo la importación de productos estadounidenses, lo que repercutió en la economía yanqui donde se siguen perdiendo miles de millones de dólares… y de puestos de trabajo.

Los sectores laborales del país dependen de la capacidad de Estados Unidos para comerciar con otros países, pero la mitad de todos los empleos están unidos a las exportaciones. Por ejemplo, en uno de cada tres acres (4 mil metros cuadrados) de tierras agrícolas se siembran productos para el mercado internacional.

LOS ARANCELES SON IMPUESTOS” DICEN LOS EMPRESARIOS Y LOS TRABAJADORES EN EEUU. MÁS DE 3 MILLONES DE EMPLEADOS PUEDEN QUEDAR SIN TRABAJO

En la actual situación, impuesta por el gobierno de Donald Trump, se amenaza  a 2,6 millones de empleados con perder su trabajo y obstaculizarán el progreso económico del imperio. No deja de ser chocante que fuesen millones de trabajadores y desempleados quienes llevaron a la Casa Blanca al rubio millonario.

Por otra parte, los aranceles sobre rubros importados de China están afectando a los consumidores y corporaciones estadounidenses, incluyendo a los distribuidores, intermediarios, de los sectores agrícolas, ganaderos y compañías tecnológicas, al imponer costos más altos en productos y materiales de uso común.

En pocas palabras, los aranceles son un nuevo impuesto para los consumidores y para las empresas estadounidenses, que actualmente horadan los cimientos del comercio global.

Hay que acabar con este tipo de prácticas, porque son nefastas desde el punto de vista económico y desleales porque violan tratados entre naciones“, afirman en la Cámara de Comercio estadounidense.

A %d blogueros les gusta esto: