ES DECIR, NI EL PCE, NI ENRIQUE SANTIAGO, NI CUBERO TIENEN NINGUNA INTENCIÓN DE ABANDONAR UN GOBIERNO NEOLIBERAL E IMPERIALISTA, GARANTE DEL RÉGIMEN MONÁRQUICO…COMO DICE CUBERO “HAY QUE SER MÁS PEDAGÓGICOS QUE PROPAGANDISTAS”.

El próximo congreso del PCE se realizara los días 8, 9 y 10 de julio. No será un congreso más, sino que estará marcado por los debates fruto de la participación histórica del PCE en un gobierno central del régimen de 78′. Alberto Cubero, actual secretario político del PCE de Aragón y concejal en el Ayuntamiento de Zaragoza, se postula para ser el próximo secretario general del PCE contra el actual secretario general Enrique Santiago, actual Secretario de Estado para la Agenda 2030.

Los movimientos en el tablero político de la izquierda española se siguen produciendo y es clave seguirlos. El fracaso de Unidas Podemos y la pérdida de influencia, los constantes giros a derecha del gobierno y la adaptación a ellos por parte del PCE, aceleran su integración al régimen.

En cierta medida la candidatura de Alberto Cubero trata de “salvar los muebles” de un partido con un fuerte desgaste político que está generando cierta crispación en sectores del PCE. Ahora bien ¿Cubero expresa un giro comunista de 180º? No, más bien expresa un giro de 360º para llegar al mismo punto que Enrique Santiago y su partido.

En una reciente entrevista, el aspirante a la Secretaría del PCE, respondía a la pregunta de si él creía que el partido debía participar en el gobierno de coalición, afirmando claramente que “estamos a dos tercios de la legislatura. El debate de si hay que estar o no en el gobierno ahora mismo aporta poco.”

Es decir, ni el PCE, ni Enrique Santiago, ni Cubero tienen ninguna intención de abandonar un gobierno neoliberal imperialista, garante del régimen monárquico…

Para los candidatos es posible “dar pasos hacia el socialismo” pactando con la monarquía y el ala “progre” del capitalismo español. Nadie puede imaginarse a Lenin justificar tal aberración. Incluso al principio de la legislatura, el PCE hablaba de que de esta manera el objetivo de entrar al gobierno era hacer más difícil “a las fuerzas del capital” consolidar un nuevo régimen “más antisocial y autoritario que el del 78”.

La política de mal menor les ha llevado más bien a todo lo contrario, es decir, al fortalecimiento del propio régimen monárquico y al PSOE, que gracias a este apoyo ha evitado su conversión en otro Pasok.

Cuando de forma irresponsable Cubero habla de que cuando no se cumplen promesas hay que ser más “pedagógicos”, desde el gobierno que reivindica, los únicos que se acaban fortaleciendo son la extrema derecha gracias a las políticas social liberales del gobierno que acaban pauperizando a las clases obreras y populares. Como han evidenciado las elecciones en Andalucía, el resultado de apoyar al gobierno del PSOE ha sido el avance de las derechas.

La lógica de apoyarse en la burguesía “progre” contra la extrema derecha, ha sido no solo un evidente fracaso sino la mejor vía para fortalecer a los regímenes capitalistas bipartidistas y frente a futuras crisis un régimen “más antisocial y autoritario que el del 78”. Pensar, como defienden los dos candidatos, que con el PSOE y con las instituciones del régimen heredo de Franco se puede luchar contra la extrema derecha es la mejor garantía para ello.

SEGUIR LEYENDO TEXTO COMPLETO EN :

https://www.resumenlatinoamericano.org/