Category: PERSONAJES


El líder norcoreano Kim Jong-un llegó en tren a la capital rusa el miércoles (24 de abril), para celebrar su primera cumbre con el presidente Vladimir Putin.

El líder norcoreano se reunirá el jueves con el Presidente ruso Vladimir Putin en Vladivostok, en el distrito Extremo Oriente de Rusia, anunció este martes un consejero del Kremlin cuando Corea del Norte busca apoyos internacionales en su pulso con Estados Unidos.

Nuestro Presidente mantendrá conversaciones el jueves con el líder norcoreano Kim Jong-un”, declaró a los periodistas Yuri Ushakov.

Este encuentro, el primero entre los dos jefes de Estado, es un “acontecimiento clave en las relaciones bilaterales” entre los dos países, agregó.

La agencia oficial norcoreana KCNA había anunciado previamente que Kim iba a “efectuar próximamente una visita a Rusia por invitación” del Presidente Putin.

La reunión estará centrada en la resolución político-diplomática del problema nuclear en la península coreana”, precisó Ushakov y agregó que “Rusia tiene intención de respaldar de todas las formas posibles las tendencias positivas” en este ámbito.

Las expectativas en torno a esta reunión no han cesado de aumentar desde que el Kremlin anunció la semana pasada que los dos mandatarios se encontrarían en Rusia “en la segunda mitad del mes de abril”.

En Vladivostok, un importante puerto ruso a orillas del Pacífico situado a unos 200 kilómetros de la frontera con Corea del Norte, banderas rusas y norcoreanas ondeaban en las calles en previsión de esta cumbre.

Será la primera entre los dirigentes de ambos países desde que Kim Jong-il -el padre del actual líder norcoreano- se reunió con el entonces presidente y actual primer ministro Dmitri Medvedev hace ocho años.

Rusia mantiene relaciones amistosas con Pyongyang y le suministra ayuda alimentaria. Putin se había declarado desde hacía tiempo dispuesto a reunirse con el mandatario norcoreano.

Su reunión se produce menos de dos meses después de la segunda cumbre entre Kim Jong-un y el Presidente estadounidense Donald Trump, organizada en Hanói y que terminó sin acuerdo sobre el destino del arsenal nuclear norcoreano.

Una cincuentena de personas han recibido de espaldas a la cabeza de lista de Cs por Barcelona, Inés Arrimadas, durante su paseo de este domingo por el centro de Torrella de Montgrí, pueblo de la consellera Dolors Bassa.

Arrimadas ha celebrado un acto en el pueblo y ha dado una vuelta con otros miembros del partido rodeada por la prensa.

Los vecinos se han acercado a la plaza del 1 de octubre, por donde ha pasado la líder naranja, pero para darle la espalda. Al llegar al acto de campaña electoral sí que se han oído algunos gritos en contra de Ciudadanos.

Fuera fascistas de l’Empordà” o “Libertad presos políticos” han sido algunas de las proclamas que un colectivo antifascista ha coreado a la comitiva de Cs. Arrimadas, y el resto de representantes del partido, han replicado gritando “Libertad”.

Vladímir Zelenski, de 41 años, es un novato en política y antes de su participación en la campaña electoral era conocido en su país como comediante y uno de los empresarios más exitosos en el campo del espectáculo.

ZELENSKI SE HA DESMARCADO DE LA RUSOFOBIA, LAS AMENAZAS A DONBASS Y PROPUGNA EL CUMPLIMIENTO DE LOS ACUERDOS DE MINSK Y EL ALTO EL FUEGO DEFINITIVO EN LUGANSK Y DONETSK. SU FRASE “UCRANIA NO PUEDE DAR LA ESPALDA A RUSIA” INDICA TODA UNA NUEVA ETAPA EN LA POLÌTICA DEL RÉGIMEN

Cabe destacar que ya ‘lideraba’ en el país como protagonista de la popular serie ‘El servidor del pueblo’, filmada por su propia productora Studio Kvartal 95 (Estudio Barrio 95).

La serie encabezó los ‘rankings’ del canal ucraniano 1 + 1 (el segundo más popular en el país), convirtiéndose en líder en el número de espectadores en todos los grupos de edad. Fue vendida a Estonia y Kazajistán, e incluso al gigante mundial Netflix, mientras que la idea de la serie fue comprada también por el canal Fox.

El pasado 1 de enero de 2019, Zelenski anunció su intención de participar en las presidenciales, y durante su campaña electoral ha sido capaz de convencer a muchos escépticos de que no estaba de broma.

¿QUÉ HA PROMETIDO ZELENSKI?

Durante la campaña electoral hizo varias promesas, pero sin especificar cómo las haría realidad. Zelenski propuso darle al pueblo ucraniano más poder: en particular quiere que las iniciativas legislativas importantes sean refrendadas por consulta popular para que puedan entrar en vigor.

CONFLICTO EN EL DONBASS

Zelenski afirmó que va a trabajar para poner fin a la guerra en el este del país, que dura ya 5 años y se ha cobrado la vida de miles de personas, y como una de las medidas propone el alto fuego en la región.

Además, destacó que Kiev trabajará “con Rusia en el marco del Cuarteto de Normandía” y continuará “el proceso de implementación de los acuerdos de Minsk”. “Iremos hasta el final para poner fin a los enfrentamientos“, subrayó.

ECONOMÍA Y ENERGÍA

Propone hacer la economía del país más transparente, así como tomar acciones para que los impuestos “sean simples y claros“.

De acuerdo con sus promesas, Ucrania logrará alcanzar la independencia energética y autoabastecimiento con los recursos, pero no detalló cómo el país podrá hacerlo. Además, Zelenski planea convertir a Ucrania, “con el tiempo”, en exportador de recursos energéticos.

Entre las medidas relacionadas con el mejoramiento del estado económico del país, el futuro mandatario prometió no solo luchar contra la corrupción, sino derrotarla. Para este fin va a prohibir que acusados de esa clase de crímenes puedan quedar en libertad bajo fianza y proteger a los denunciantes.

ACTOR, GUIONISTA Y CREADOR DENTRO DEL ÁMBITO DE LA COMICIDAD EN TV, PARECE BASTANTE MÁS SERIO Y PRÁGMÁTICO EN LA VIDA REAL

REACCIONES

Según medios locales, el virtual ganador ya recibió una llamada de felicitación del presidente estadounidense, Donald Trump. Otros líderes occidentales expresaron su apoyo a través de comunicados en Twitter.

Por su parte, el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, afirmó que el resultado de la votación “mostró una solicitud clara de nuevos métodos para la solución de los problemas de Ucrania”.

Al mismo tiempo, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, hizo hincapié en que Ucrania puede realizar “un reinicio” tras la elección de un nuevo presidente.

Ucrania puede reiniciarse. No en el sentido de la redistribución de flujos de efectivo de un bolsillo a otro. Sino un [reinicio] real, basado en la conciencia de la necesidad de consolidar al pueblo no sobre la base de la fuerza, sino sobre la base de una agenda nacional, reza una publicación en su cuenta personal de Facebook.

El excanciller ruso, Ígor Ivanov, reiteró en un artículo para el periódico Kommersant que “no hay ninguna razón” para esperar “cambios rápidos” en la mejora de la situación en Ucrania.

En ese contexto, Ivanov precisó que salir de la crisis “por su cuenta” sería una tarea muy difícil para Kiev e indicó que las autoridades ucranianas necesitarán la ayuda y el apoyo de otras naciones para la estabilización de la situación en el país.

El comienzo de una nueva etapa en la vida política de Ucrania es una prueba seria también para la comunidad internacional“, subrayó.

https://actualidad.rt.com/actualidad/312489-vladimir-zelenski-comico-convertirse-presidente

BRAVE, BLACK AND BEAUTIFUL: NINA SIMONE

VALIENTE, NEGRA Y HERMOSA: NINA SIMONE

Hoy, hace 16 años que Nina Simone se despidió de su cuerpo.

La genial intérprete, la pianista que jugaba con las canciones con mimo y alegría, ya fuera de origen blanco, negro, inglés o francés, fue capaz de dar sentido a temas como “My Way“(“Comme d’ habitude”, de Claude François) o “Let it be me” (“Je t’appartiens”, de Gilbert Bécaud), que de tanto ser programados en otras versiones,  se convirtieron en temas odiosos.

No pude soportar los discos de Elvis posteriores a 1957, no siento ninguna debilidad por Frank Sinatra, pero toda por la chanson francesa en casi todas sus variantes (de Aznavour a Brassens, de Bécaud a Ferré, de Brel a Ferrat), y me rendí ante toda las primeras grabaciones de Nina cuando quien firma estas líneas era un adolescente.

Cualquier tema que saltase desde su garganta y cayera sobre sus manos, que paseaban como palomas por las teclas del piano, adquiría una dimensión tan insólita como vibrante.

En aquella ocasión, Nina la emprendió contra aquellos que llevaban smoking; sin levantarse del asiento, ante el brillante piano Steinway, construído con madera de maple, que tenía delante, invitó a quienes vestían de gala a abandonar la sala, lo que logró sin grandes esfuerzos.

Tan solo quedamos cuarenta personas, la mayor parte ataviados con vaqueros, blusa, camisa y camisetas. Fue emocionante verla sonreír cuando nos dedicó un mini concierto de 45 minutos.

ARTE PURO Y COMPROMISO SOCIAL: NINA SIMONE

No podré decir que aquellos tres cuartos de hora me pareció un breve rato, porque fue tanta la concentraciòn ante lo que significaba aquella oportunidad, que mentiría.

Sabiendo que la hora estaba marcada, quienes permanecimos en el local quedamos paralizados, excepto al final de cada tema, en que nuestra manos sí parecían tumbadoras o bongós a la hora de aplaudir, aunque ella nunca detuvo sus dedos, engarzando canción con canción, sonriendo ante las muestras de cariño, hasta que se levantó con cierta parsimonia, nos tiró un beso y desapareció tras las cortinas, dejando en el aire las notas de esta obra maestra, recuperada por la maldita publicidad de un anuncio de televisión.

El tema “My Baby Just Cares for Me”  tiene ya 80 años de edad, pero poco más de 60 desde que lo incluyó en su repertorio.

Nina, luchadora por los derechos civiles, manifestante contra la guerra en Vietnam, radical hasta defender la lucha armada para liberar a la comunidad negra allá donde padeciera (le costó alguna bronca con Martin Luther King), se autoexilió a Europa a mediados de los años setenta, hasta que en 1992 decidía permanecer en una pequeña localidad del sur de Francia, donde encontró la serenidad y la paz que buscaba.

Todos los Festivales de Jazz europeos han tenido el honor de contar con ella como invitada de excepción, pero no quiso regresar a EEUU.

Cuando murió el 21 de abril de 2003, sus cenizas fueron esparcidas en cinco países del continente africano. Nelson Mandela fue el que aventó en Ciudad del Cabo el resto de la últimas que aún quedaban en la pequeña urna cineraria.

No te olvido, Nina. Ni millones de personas que poseen tu voz en las magistrales grabaciones que nos regalaste.

Los gritos de Falsimedia no pueden hacernos perder la orientación, ni desistir del análisis sosegado que cada individuo nos debemos a nosotros mismos.

El Espejo, es un canal que intenta contribuir a destapar toda la falsedad y las mentiras con las que falsimedia tienen alienados a una gran parte de las poblaciones, el ser humano es un ser libre con derecho a pensamiento propio, y este solo se puede reordenar conociendo la verdad que nos rodea, solo la verdad nos puede hacer libres, si destapamos las mentiras del sistema, podremos derribar sus muros construidos a base de ladrillos invisibles de anti inteligencia con el fin de que no adquiramos conciencia de clase, una conciencia de clase que nos abriría los ojos para ver mas allá del muro, lo que nos haría preguntarnos ¿por qué hay clases dominantes?

Y sobre todo: Si esa clase dominante tiene subyugados a los de la mía, ¿por qué la defiendo?.

El gobierno ecuatoriano ha ofrecido diversas y en ocasiones contradictorias explicaciones sobre por qué entregó a Julian Assange a las autoridades británicas, pero ¿hubo otros motivos?

El intento de EE.UU. de enjuiciar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, es un asalto a las libertades civiles conducido por una superpotencia que lucha por preservar su dominio, comentó a RT el periodista y documentalista británico John Pilger.

Según sus palabras, lo que le está sucediendo a Assange no es más que la persecución de un hombre que avergonzó a EE.UU. exponiendo al público la brutalidad de Washington en Oriente Medio.

“EE.UU. ha despertado la ira porque lo que estaba en juego en aquel momento era la superpotencia mundial luchando por mantener su dominio, su liderazgo informático, técnico y cultural. Y WikiLeaks se ha presentado como un obstáculo tremendo. Si perdemos a los Assanges, y no hay muchos de ellos (…), si perdemos los WikiLeaks, entonces perdemos todo un estrato de libertad”. Y sentenció: “El Estado deshonesto más grande de todos es EE.UU.”

Pilger asegura que el ataque a WikiLeaks es emblemático para el periodismo en Occidente, que ha traicionado su mandato de ser el perro guardián de los ciudadanos ante las acciones de sus gobiernos.

“Entregamos un mundo donde se ha abandonado la democracia básica, que se fundamenta en la discrepancia, en el desafío, en rendir cuentas al poder, en revelar, en avergonzar al poder”, aseguró Pilger.

Además, el periodista añadió que Assange fue arrestado “por un capricho político” y que su probable enjuiciamiento y encarcelamiento en EE.UU. “abre todo un capítulo para disminuir los principios que surgieron de la Segunda Guerra Mundial, sobre los cuales se basa la Declaración Universal de los Derechos Humanos, muestra lo frágiles que son”.

Las informaciones de WikiLeaks basadas en la filtración de Manning asestaron un duro golpe a los intentos de EE.UU. de encubrir la “naturaleza homicida de sus guerras coloniales”, dijo Pilger.

“Hay algún tipo de creencia consensual (…) de que no hacemos este tipo de cosas (…), solo las realizan los Estados totalitarios, los Estados deshonestos. De hecho, es evidente que el Estado deshonesto más grande de todos es EE.UU.”, enfatizó.

Como parte de los esfuerzos de EE.UU. para derrocar al presidente venezolano Nicolás Maduro, el vicepresidente Mike Pence se reunió el martes en la Casa Blanca con miembros de la oposición venezolana, junto al nuevo enviado especial de Trump para Venezuela, Elliot Abrams.

En este enlace podéis ver el programa subtitulado en castellano.

https://www.democracynow.org/es/embed/story/2019/1/30/allan_nairn_trump_s_venezuela_envoy

Y en este lo tienes resumido en inglés:

Abrams es un “halcón” de derecha, procesado en 1991 por mentir al Congreso durante el escándalo Irán-Contras, aunque más tarde fue absuelto por el presidente George H.W. Bush. En la década de 1980, Abrams defendió al dictador Efraín Ríos Montt mientras supervisaba su campaña de asesinatos y tortura masiva de comunidades indígenas en Guatemala.

Años más tarde, Ríos Montt fue condenado por genocidio. Además, en el año 2002 Abrams estuvo vinculado al intento de golpe de Estado contra Hugo Chávez en Venezuela.

Para ampliar esta información, vea el análisis del historial de Abrams que hacemos en Democracy Now! junto al galardonado periodista de investigación Allan Nairn, que le viene siguiendo el rastro hace más de tres décadas. Nairn ha ganado el premio George Polk en dos oportunidades y también ha recibido el premio de la organización Robert F. Kennedy Memorial.

TRANSCRIPCIÓN EN CASTELLANO DEL VIDEO

AMY GOODMAN: Mientras se desarrolla la crisis en Venezuela, regresamos a mi conversación con el premiado periodista de investigación Allan Nairn. Le pedí que nos hablara sobre Elliott Abrams, el nuevo enviado especial de Estados Unidos para Venezuela.

ALLAN NAIRN: Abrams fue el hombre clave en la política del Gobierno de Reagan hacia Centroamérica, cuando ese Gobierno estaba instigando lo que un tribunal dictaminó recientemente como un genocidio en Guatemala, cuando Estados Unidos estaba apoyando al Ejército de El Salvador en una serie de asesinatos y masacres realizadas por escuadrones de la muerte, y cuando Estados Unidos estaba invadiendo Nicaragua con grupos armados de la Contra que atacaban lo que un general estadounidense describió como “objetivos fáciles”, en referencia a civiles, cooperativas y cosas así.

Abrams luego regresó durante el Gobierno de George W. Bush, se unió al Consejo de Seguridad Nacional y fue un hombre clave en la implementación de la política estadounidense de respaldo a los ataques israelíes contra Gaza, cuando Estados Unidos se negó a aceptar los resultados de las elecciones en Gaza en las que Hamas derrotó a Fatah, y en cambio Abrams y sus secuaces respaldaron una operación de guerra para anular los resultados de las elecciones y respaldar a las fuerzas de Mohammed Dahlan.

Algunos comentaristas han dicho: “Bueno, Abrams no es del grupo de Trump. Él representa lo tradicional, la política exterior de Estados Unidos ya establecida”. Y eso es verdad. El problema es que esa política de Estados Unidos ha sido la de fomentar los genocidios cuando Estados Unidos lo ha creído necesario.

En el caso de Guatemala, Abrams y el Gobierno de Reagan estaban aprobando el envío de armas, dinero, inteligencia y la provisión de cobertura política al Ejército de Guatemala mientras este estaba arrasando las zonas mayas de las montañas del noroeste, borrando de la faz de la tierra 662 pueblos, según cifras del propio Ejército, decapitando niños, crucificando personas, usando las tácticas que ahora asociamos con el ISIS.

En un caso particular, en 1985, una activista que trabajaba con familiares de personas desaparecidas, llamada Rosario Godoy, fue secuestrada por el ejército. Ella fue violada y su cuerpo mutilado fue encontrado junto al de su bebé. Las uñas del bebé habían sido arrancadas. Cuando se le preguntó al Ejército guatemalteco acerca de esta atrocidad, dijo: “¡Oh!, murieron en un accidente de tráfico”. Cuando se le preguntó a Elliott Abrams sobre este incidente, él afirmó también que murieron en un accidente de tráfico. Esta activista fue violada y mutilada, y su bebé apareció con las uñas arrancadas, y Abrams dijo que fue un accidente de tráfico.

Es algo muy similar a la postura que Abrams tomó sobre Panamá. Cuando Noriega, el dictador de Panamá respaldado por la CIA, quien estuvo involucrado en el narcotráfico, y al que Estados Unidos más tarde decidió derrocar… cuando las fuerzas de Noriega secuestraron al disidente panameño Hugo Spadafora y le cortaron la cabeza con un cuchillo de cocina, Jesse Helms fue el único que intentó investigar en el Congreso de Estados Unidos, y Elliott Abrams lo detuvo, diciendo: “No, necesitamos a Noriega. Él está haciendo un muy buen trabajo. Está cooperando con nosotros”.

En el caso de El Salvador, luego de la masacre en El Mozote, donde un batallón entrenado por Estados Unidos masacró a más de 500 civiles, degollando a niños por el camino, Abrams tomó la iniciativa en negar que tal cosa hubiera sucedido. Y luego describió los resultados de las políticas del Gobierno de Reagan hacia El Salvador como un logro fabuloso. Lo dijo incluso después de que la Comisión de la Verdad de El Salvador emitiera un informe diciendo que más del 85% de las atrocidades habían sido cometidas por las fuerzas armadas y los escuadrones de la muerte, que tenían una práctica particular que consistía en cortar los genitales de sus víctimas, metérselos luego en la boca, y dejarlos a la vista de todos en los bordes de las carreteras de El Salvador.

Cuando yo aparecí en el programa de televisión de Charlie Rose con Elliott Abrams, sugerí que él debería ser sometido a juicio, llevado ante un tribunal al estilo de Nuremberg y juzgado por su papel en la facilitación de crímenes de guerra y de lesa humanidad. Abrams se burló de la idea, y dijo que era algo “ridículo”, pero en realidad no negó ninguno de los hechos respecto a lo que había hecho. Dijo que todo había sido necesario en el contexto de la Guerra Fría. Entonces, este es Elliott Abrams, quien ahora ha sido nombrado como la persona a cargo de los aspectos clave de la política de Estados Unidos hacia Venezuela.

AMY GOODMAN: Allan, veamos ese video. Esto ocurrió en marzo de 1995, cuando usted y Elliott Abrams estuvieron en el programa de Charlie Rose de la cadena PBS. El video empieza con usted.

ALLAN NAIRN: Es decir, creo debemos aplicar las mismas reglas. El presidente Bush habló una vez de someter a Saddam Hussein a juicio por crímenes de lesa humanidad, en un tribunal como el de Nuremberg. Creo que es una buena idea. Pero si eres serio, tienes que ser imparcial.

Si nos fijamos en un caso como este, creo que tenemos que empezar a hablar de llevar a juicio a funcionarios guatemaltecos y estadounidenses. Creo que alguien como el señor Abrams sería un sujeto para una investigación similar a la de Nuremberg. Pero estoy de acuerdo con el señor Abrams en que los demócratas tendrían que sentarse en el banquillo de los acusados junto a él. El Congreso ha estado involucrado en esto. El Congreso aprobó la venta de 16.000 fusiles M-16 a Guatemala. En 1987 y 1988…

CHARLIE ROSE: De acuerdo, pero espera un segundo. Yo solo… antes… porque…

ALLAN NAIRN: …votaron a favor de enviar más ayuda militar de la que los republicanos habían pedido.

CHARLIE ROSE: Una vez más, lo invito a usted y a Elliott Abrams a volver a discutir lo que él hizo. Pero ahora mismo…

ALLAN NAIRN:…No, gracias, Charlie, pero no aceptaré.

CHARLIE ROSE: Espere un segundo. Adelante. ¿Quiere responder a la pregunta sobre si debe ir a juicio?

ELLIOTT ABRAMS: Es ridículo. Es ridículo responder a ese tipo de estupidez. Este tipo cree que estábamos en el lado equivocado en la Guerra Fría. Tal vez él personalmente estaba en el lado equivocado. Soy uno de los muchos millones de estadounidenses que se alegraron de ganar.

ALLAN NAIRN: Señor Abrams, usted estaba en el lado equivocado al apoyar la masacre de campesinos y activistas, y cualquiera que se atreviera a hablar. Y eso es un crimen. Eso es un crimen, señor Abrams, por el que la gente debe ser juzgada. Las leyes de Estados Unidos…

ELLIOTT ABRAMS: Sí, claro, someteremos a juicio a todos los funcionarios estadounidenses que ganaron la Guerra Fría.

AMY GOODMAN: Allan, ese era Elliott Abrams respondiéndole en el programa de Charlie Rose en PBS. ¿Su respuesta?

ALLAN NAIRN: Bueno, creo que lo que dijo en nuestro intercambio habla por sí mismo. Pero debo señalar que el pasado septiembre, el pasado 26 de septiembre, en un juicio por genocidio en Guatemala, un juicio en el que testifiqué y di evidencia, el tribunal dictaminó que lo que el Ejército guatemalteco hizo en Guatemala, en el caso de ese juicio en particular, lo que le hicieron a la población maya ixil, pero también se lo hicieron a otras poblaciones maya en Guatemala.

En ese juicio el tribunal dictaminó formalmente que eso constituyó un genocidio. Y en su fallo, y esto es bastante importante, dijeron que este genocidio fue llevado a cabo por el Ejército guatemalteco en acuerdo con y, esencialmente, a instancias de las políticas de Estados Unidos, de los intereses de Estados Unidos.

Por lo tanto, el caso era muy sólido en la década de 1990, cuando argumenté en el programa de Charlie Rose que Abrams debería ser llevado a juicio, pero ahora es aún más fuerte, porque tienes la afirmación del tribunal guatemalteco sobre este genocidio, diciendo que ese genocidio deriva de las políticas de Estados Unidos. Y eso ni siquiera es meterse en lo que se hizo con El Salvador, Panamá, Nicaragua, Palestina y otros lugares.

AMY GOODMAN: Vamos a ver un fragmento de lo que el Secretario de Estado Mike Pompeo dijo cuando anunció que Elliott Abrams sería la persona clave en Venezuela.

SECRETARIO DE ESTADO MIKE POMPEO: La pasión de Elliott por los derechos y libertades de todos los pueblos le hacen la persona perfecta y una incorporación valiosa y oportuna. […] Elliott será un verdadero activo para nuestra misión de ayudar a los venezolanos a restaurar plenamente la democracia y la prosperidad de su país.

AMY GOODMAN: Allan Nairn, ¿su respuesta?

ALLAN NAIRN: Bueno, Abrams ciertamente tenía pasión. Tenía mucha pasión. Y también es muy inteligente. Entonces, cuando Estados Unidos estaba respaldando al Ejército guatemalteco en lo que ahora ha sido juzgado como genocidio, cuando ayudaba dando apoyo, entrenando, incluso en algunos casos participando en los interrogatorios junto con los escuadrones de la muerte que Estados Unidos creó originalmente, Abrams fue muy apasionado en ver que las armas y el dinero llegaban a su destino, y en aparecer persistentemente en la televisión estadounidense, en programas como Nightline, aplastando a los débiles demócratas que llevaban a debatir con él, porque Abrams siempre basaba su argumento en los principios morales para defender ese apoyo de Estados Unidos a los asesinatos masivos y el genocidio en Centroamérica.

En ese momento, por ejemplo, en El Salvador, una de las cuestiones políticas inmediatas era que el Gobierno del presidente Duarte, y el Ejército que apoyaba a Duarte era esencialmente respaldado, prácticamente operado, por Estados Unidos, y los rebeldes estaban desafiando a Duarte, tratando de derrocarlo. Y Abrams le decía a los demócratas: “Entonces, ¿está diciendo que deberíamos dejar caer al presidente Duarte? ¿Es eso lo que está diciendo? ¿Y dejar que El Salvador se vuelva comunista?”

Y los demócratas se derrumbaban ante su argumento, respondiendo: “No, no, no estamos diciendo eso. Estamos diciendo que tienes… tenemos que mantener al presidente Duarte en el poder”. Y entonces Abrams decía: “Bueno, ¿cómo podemos mantener a Duarte en el poder si no apoyamos al Ejército salvadoreño?”.

Así que siempre fue muy apasionado y comprometido. ¿Comprometido con qué? Comprometido con los asesinatos en masa al servicio de lo que podría definirse como intereses o incluso capricho de Estados Unidos, porque de hecho, aunque todo eso estaba siendo retratado por Abrams y otros en ese momento como una batalla para prevenir que El Salvador, Guatemala y Nicaragua se convirtiesen en aliados de la Unión Soviética, cualquiera que estuviera familiarizado con los hechos en el terreno sabía que eso era ridículo.

Eso no era en absoluto lo que estaba en juego. Lo que estaba en juego era una batalla entre oligarquías locales, quienes estaban conduciendo a la mayoría de los campesinos pobres y de la clase obrera de esos países al borde de la hambruna, y en algunos más allá del borde. La mitad de los niños en las zonas más pobres morían antes de los 5 años.

Las personas que se atrevieron a hablar en contra de los oligarcas que imponían estas condiciones económicas, o contra el Ejército, fueron capturados, secuestrados por escuadrones de la muerte respaldados por Estados Unidos.

El hombre que creó los escuadrones de la muerte salvadoreños, el general Chele Medrano, me describió esto con gran detalle, en 13 horas de entrevistas. Medrano me mostró una medalla de plata que le fue otorgada en el Despacho Oval por lo que llamaron un servicio meritorio excepcional, que comenzó originalmente en el Gobierno del presidente Lyndon Johnson, y esto continuó hasta la época de Abrams.

Eso es lo que Estados Unidos estaban haciendo. Y eso es lo que él defendía apasionadamente. Y no tenía nada que ver con defender la libertad de los pueblos. Tiene más que ver con defender las libertades de los generales y corporaciones y dictadores.

AMY GOODMAN: Volveremos con el periodista de investigación Allan Nairn después de la pausa.

[Pausa]

AMY GOODMAN: Esto es Democracy Now! democracynow.org, el informativo de guerra y paz. Soy Amy Goodman. Mientras seguimos analizando la crisis en Venezuela y el nuevo enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, volvemos a mi conversación con el premiado periodista de investigación Allan Nairn.

AMY GOODMAN: Vayamos a lo que sucedió en el escándalo Irán-Contra o Irangate en la década de 1980. En última instancia, Elliott Abrams fue declarado culpable de mentir al Congreso, creo que dos veces. Finalmente, sin embargo, el presidente George HW Bush lo perdonó. Pero ¿por qué le había mentido al Congreso.

ALLAN NAIRN: Bueno, él estaba mintiendo para encubrir el hecho de que el Gobierno de Reagan llevó a cabo una operación, de la que él fue parte, una operación dirigida por Oliver North, para suministrar armas a la Contra nicaragüenses creada por Estados Unidos para llevar a cabo agresiones contra Nicaragua, invadir Nicaragua e ir tras esos blancos suaves, lo que el general estadounidense Galvin describió como “blancos suaves”.

Pero estaban haciendo eso ilegalmente en ese momento, porque el Congreso lo había prohibido, pero el Gobierno de Reagan y Abrams y sus colegas decidieron simplemente ignorar el mandato legal del Congreso y pasar a la clandestinidad. Y para pasar a la clandestinidad, decidieron sacar mucho de su dinero de, entre todos los lugares, Irán, que era un enemigo declarado de Estados Unidos en ese momento.

Y negociaron, hicieron un trato complejo mediante el cual obtuvieron dinero de Irán, a cambio de proporcionar… de dejar que pasaran las armas. Usaron ese dinero para enviárselo a la Contra, y la Contra pudo continuar sus atrocidades. Y eventualmente tuvieron éxito. Los contras tuvieron éxito al derribar temporalmente el Gobierno sandinista de Nicaragua.

Pero — y este es un punto muy interesante y muy relevante en este momento, con la investigación de Mueller — los cargos de los que fue acusado Abrams, y de los que se declaró culpable, fueron relacionados con el aspecto más trivial tanto de la operación de la Contra como de toda la política de Estados Unidos en Centroamérica, de la cual él era esencialmente el cerebro.

El aspecto más trivial, sólo relacionado con el hecho de que le mintió al Congreso, tratando de encubrir algunas transacciones de dinero. Nunca fue acusado por los fiscales de Estados Unidos por el suministro de armas a los terroristas, que era como se estaban comportando el Ejército salvadoreño, el Ejército guatemalteco y los grupos de la Contra respaldada por la CIA, como terroristas, es decir, matando y torturando a civiles para fines políticos.

Abrams no fue acusado por eso. No fue acusado de incitar a delitos de lesa humanidad o genocidio. Solo fue acusado del aspecto más trivial, porque así es como funciona el sistema, particularmente el sistema estadounidense.

Los crímenes que son demasiado grandes, demasiado enormes, una amenaza demasiado grande para la supervivencia del propio sistema, como el apoyo a genocidios en el extranjero, no se puede condenar. Pero si cometes una ofensa más insignificante, que Dios te ayude, porque podrías estar en un verdadero problema.

Y esa parece ser la situación de algunos de los aliados de Trump en este momento, siendo acusados de mentir a la investigación de Mueller, por lo general en asuntos bastante pequeños en comparación con las cosas más grandes que Trump está haciendo en este momento, como arrebatar a menores de los brazos sus padres y madres en la frontera con México, aumentar los bombardeos y, por lo tanto, los asesinatos de civiles, en Irak, Siria y Afganistán, y un montón de cosas más.

Y Abrams, por cierto, y esto tal vez también sea relevante por lo que está pasando hoy, fue luego indultado por Bush. Y la persona que presionó para eso fue Barr, quien era el fiscal general en ese momento y ahora es el fiscal general entrante de Trump.

Pero, repito, Abrams, aunque se declaró culpable por haber mentido, todavía tiene que enfrentar la justicia real, así como los generales y presidentes de Estados Unidos, como el presidente… en este caso, hablando de Centroamérica, especialmente el presidente Reagan. Reagan nunca se enfrentó a la justicia, y Abrams aún no se ha enfrentado a ella, pero deberían hacerlo.

¿Por qué Estados Unidos no puede convertirse en un lugar tan civilizado como Guatemala? Guatemala logró organizar un juicio por genocidio contra el general Ríos Montt, su ex dictador, el general que fue la figura clave en las masacres.

Lo condenaron la primera vez. Lo sentenciaron a 80 años. La oligarquía exigió que se revocara el veredicto. Se revocó. Entonces el juicio se reinició desde la mitad del camino. Ríos Montt, para entonces, había muerto. Pero el juicio renovado trajo un veredicto diciendo que el Ejército había cometido genocidio en conformidad con los intereses de Estados Unidos.

Y esto se hace en el contexto de un Gobierno guatemalteco profundamente corrupto, que está tratando de enmendar las leyes de Guatemala para que todos los criminales de guerra condenados puedan ser liberados de la cárcel.

Con el apoyo del presidente Trump en este momento, y con apoyo externo clave del presidente de Israel, Netanyahu, quien está presionando al Gobierno de Trump en su nombre, y con Mike Pence actuando como el hombre clave, el actual Gobierno guatemalteco está intentando no solo para liberar a los criminales de guerra de la cárcel, sino también para callar a todos los fiscales dentro de Guatemala, algunos de ellos fiscales respaldados por la ONU con una institución, llamada CICIG, que han estado procesando al propio presidente Morales de Guatemala. y otros oligarcas y militares por cargos de corrupción.

Están tratando de… en algunos casos, de echar del país a los fiscales en otros, despedirlos, y en todos los casos, despojarlos de su protección policial para dejarlos indefensos ante las mafias, los traficantes de drogas y los políticos y oligarcas corruptos a los que están tratando de procesar, todo eso ahora con el respaldo de Trump.

Y es en ese tipo de contexto político en el que los valientes sobrevivientes de las atrocidades respaldadas por Abrams en Guatemala, el puñado de abogados, fiscales y jueces honestos en Guatemala, fueron capaces de lograr el milagro político de organizar estos juicios por genocidio y crímenes de lesa humanidad, y condenar y mandar a la cárcel a una serie de funcionarios de alto nivel.

Entonces, si pueden hacer eso en Guatemala, ¿por qué no podemos hacer eso aquí en Estados Unidos? ¿Por qué no podemos al menos aspirar a ese nivel de coraje, conciencia política y espíritu cívico?

Recuerdo que cuando el veredicto contra el general Ríos Montt estaba siendo leído, yo estaba en la corte, y estaba pensando: “Dios mío, imagina si esto se hiciera en Estados Unidos. Imagina un juicio en Texas a Bush Jr. por lo ocurrido en Irak, o a Obama por los asesinatos con drones, o para una figura como Elliott Abrams por lo ocurrido en Guatemala, El Salvador y en otros lugares”.

Y realmente es inconcebible en el momento político actual en Estados Unidos. Pero creo que llegaremos a ese punto. Y debemos tomar ejemplo de los valientes supervivientes y abogados de Guatemala.


Traducido por Lidia Hernández. Editado por Igor Moreno Unanua y Democracy Now! en Español.

Quien informó sobre numerosos crímenes contra la Humanidad, lleva 6 años y medio encerrado en la embajada de Ecuador en Londres. Es el periodista australiano Julian Assange, fundador de Wikileaks.

Esta organización destapó 700.000 documentos, que revelaron: los asesinatos, la corrupción y los abusos contra los derechos humanos, por parte de EEUU, en países como Irak o Afganistán; sus prácticas de espionaje masivo, incluso a gobiernos aliados; las torturas en cárceles secretas o en la Base Naval de Guantánamo; y todo tipo de casos de diplomacia sucia.

Para ello contó con la colaboración de varios importantes medios corporativos, como “The New York Times” o “El País” que, durante meses, hicieron un enorme negocio con los escándalos publicados. Pero el filón Wikileaks se agotó. La CIA creó entonces una gran campaña de desprestigio contra Assange y WikiLeaks. Y aquellos medios le dieron la espalda.

Como por arte de magia, apareció la pieza jurídica necesaria para su persecución: una ciudadana sueca, curiosamente vinculada a organizaciones anticastristas, denunció a Assange por supuestos delitos sexuales.

En 2012, el gobierno ecuatoriano de Rafael Correa protegió al australiano, dándole asilo en su embajada en Londres. Desde entonces, la policía de Reino Unido lo cerca para detenerlo. La falta de asistencia sanitaria adecuada, de ejercicio y de aire fresco, han deteriorado gravemente su salud.

No importa que, en 2016, Naciones Unidas exigiera su liberación, por violación de sus derechos legales. Londres se negó a cumplir esta decisión.

Los gobiernos de Reino Unido, Suecia, Australia y EEUU colaboran para dar cazar al periodista. Una vez en EEUU, la Ley de Autorización de Defensa Nacional permitiría su detención indefinida. Y un hipotético juicio militar podría condenarlo a pena de muerte.

El mundo está en deuda con Julian Assange: informó con valentía de importantes crímenes de estado. Su caso debería aterrorizar a la prensa. Pero no. Los medios corporativos, que hicieron un gran negocio con sus revelaciones, le pagan ahora con la indiferencia y el olvido. Pero ¿se podía esperar otra cosa de la gran prensa internacional?

Guión: José Manzaneda. Presentación: Ana Gil. Edición: Esther Jávega.

http://www.cubainformacion.tv/index.php?option=com_content&view=article&id=80848&Itemid=200700

Un repaso a las actividades del pelele más famoso de Venezuela: Juan Guaidó, de profesión terrorista.

En este otro video, comprobamos que pese a que la entrevista se emite en la BBC, el periodista se percibe que no es español, obviamente no solo por el idioma, sino porque sus preguntas son realmente incisivas, rigurosas, pertinentes y agudas, cosa que cualquier Ferreras, Preciado, Pastor o Escolar jamás formularían a Guaidó por simple cobardía política y periodística.

Con las leyes en la mano, un personaje como Guaidó sería procesado en cualquier país europeo, incluso en España, donde hasta Perico Sánchez le ha reconocido como presidente interino, violando el derecho internacional. Todo un ejemplo de torpeza, estupidez aguda y mediocridad permanente.

A %d blogueros les gusta esto: