El presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, propuso este martes un alto el fuego bilateral al Ejército de Liberación Nacional (ELN), la última guerrilla activa en el país, para retomar el diálogo con el que será su nuevo Gobierno, a partir de este 7 de julio. 

«El mensaje que yo he lanzado, no solo al ELN, sino a todas las agrupaciones armadas vigentes, es que llegó el momento de la paz«, dijo Petro en una entrevista con W Radio. «Lo que yo solicito es un cese al fuego que será bilateral«, subrayó.

Un día antes, el ELN ratificó su disposición al diálogo con la futura administración de Petro «para alcanzar la paz con justicia social», voluntad que ya habían manifestado tras la victoria electoral del dirigente de izquierda.

«Vamos a retomar diálogos, sin dejar pasar los cambios del ELN y de la sociedad en la pausa que se tuvo, comenzaremos desde ahí, a todas las agrupaciones armadas: llegó el momento de la Paz», reiteró Petro, asegurando que habrá negociaciones «judiciales, en la mayoría de los casos, y negociaciones políticas» en otros para que «se acabe la guerra en Colombia».