Category: MEDIOS DE COMUNICACIÓN


NOTICIERO DE RT

ESTAS SON ALGUNAS DE LAS PLATAFORMAS EN LAS QUE SE REPITEN Y DIFUNDEN LAS NOTICIAS FALSAS SOBRE LA SITUACIÓN EN VENEZUELA, ESPARCIDAS DESDE EEUU

 

Las cloacas del Estado protagonizan el musical ‘Los miserables’, interpretado por Mariano Rajoy (Queco Novell) y Jorge Fernández Díaz (Cesc Casanovas), acompañados del cuerpo de la Policía Nacional.

Meritxell Batet (Mireia Portas) y Ada Colau (Agnès Busquets) denuncian ERC por haberles robado sus programas electorales.

Susanna Griso (Agnès Busquets), cansada de que le acusen de dar demasiada voz a la ultraderecha, buscará alternativas para hablar de Vox sin sentirse juzgada.

Quien también está cansado de polémicas es Quim Torra (Ivan Labanda), que tratará de tomar alguna decisión que no pueda ser criticada. Y lo que pasará a continuación te sorprenderá.

Marta Pascal (Judit Martín) intentará convencer Artur Mas (David Marcé) y Quico Homs (Pep Plaza) para que se sumen a su partido nuevo. Para ello, los invitará a una fiesta peculiar, parodia de una escena mítica de ‘Mr. Bean’.

Mientras tanto, en Ciudadanos, volverán a financiar la campaña electoral gracias al ahorro en café, aunque este sistema supone algunos daños colaterales en Albert Rivera (Ivan Labanda), Inés Arrimadas (Lara Díez), José Manuel Villegas (David Olivares) y Carlos Carrizosa (Xavi Serrano).

Después de que Carles Puigdemont (Queco Novell) haya incorporado Toni Comín (David Marcé) de número 2 en las listas de JuntsxCat, Comín el bombardeará a preguntas al más puro estilo de Epi y Blas.

En la sede del PP, Pablo Casado (David Marcé) seguirá demostrando que no quiere ser menos que Abascal y presentará su nueva e imponente mascota a Dolores Montserrat (Lara Díez) y Cayetana Álvarez de Toledo (Mireia Portas).

 

 

 

 

 

En los días del golpe contra Hugo Chávez, en abril de 2002, la oposición venezolana – con Henrique Capriles a la cabeza- cercó la Embajada de Cuba y cortó el agua y la luz. Lo mismo que hacen hoy, con Juan Guaidó a la cabeza, a toda Venezuela.

Dos ataques, en un mes, dejaron el país sin luz, agua, teléfono, Internet, transporte. Durante días y en dos ocasiones. No hay antecedente de un ataque de guerra eléctrica de semejante envergadura en ningún lugar del mundo.

El objetivo: causar desesperación y caos, para justificar la intervención de EEUU. Pero la violencia no se produjo. Y las mayores protestas fueron –curiosamente- contra el propio Guaidó. La prensa corporativa, como en 2002, lo niega todo: los apagones –nos dicen- fueron por “falta de mantenimiento”.

¿Pagarán estos medios, algún día, por su complicidad con el terrorismo contra Venezuela?

Un trabajo de Ivana Belén Ruiz y José Manzaneda, para Cubainformación TV. Edición: Ana Gil.

Quien informó sobre numerosos crímenes contra la Humanidad, lleva 6 años y medio encerrado en la embajada de Ecuador en Londres. Es el periodista australiano Julian Assange, fundador de Wikileaks.

Esta organización destapó 700.000 documentos, que revelaron: los asesinatos, la corrupción y los abusos contra los derechos humanos, por parte de EEUU, en países como Irak o Afganistán; sus prácticas de espionaje masivo, incluso a gobiernos aliados; las torturas en cárceles secretas o en la Base Naval de Guantánamo; y todo tipo de casos de diplomacia sucia.

Para ello contó con la colaboración de varios importantes medios corporativos, como “The New York Times” o “El País” que, durante meses, hicieron un enorme negocio con los escándalos publicados. Pero el filón Wikileaks se agotó. La CIA creó entonces una gran campaña de desprestigio contra Assange y WikiLeaks. Y aquellos medios le dieron la espalda.

Como por arte de magia, apareció la pieza jurídica necesaria para su persecución: una ciudadana sueca, curiosamente vinculada a organizaciones anticastristas, denunció a Assange por supuestos delitos sexuales.

En 2012, el gobierno ecuatoriano de Rafael Correa protegió al australiano, dándole asilo en su embajada en Londres. Desde entonces, la policía de Reino Unido lo cerca para detenerlo. La falta de asistencia sanitaria adecuada, de ejercicio y de aire fresco, han deteriorado gravemente su salud.

No importa que, en 2016, Naciones Unidas exigiera su liberación, por violación de sus derechos legales. Londres se negó a cumplir esta decisión.

Los gobiernos de Reino Unido, Suecia, Australia y EEUU colaboran para dar cazar al periodista. Una vez en EEUU, la Ley de Autorización de Defensa Nacional permitiría su detención indefinida. Y un hipotético juicio militar podría condenarlo a pena de muerte.

El mundo está en deuda con Julian Assange: informó con valentía de importantes crímenes de estado. Su caso debería aterrorizar a la prensa. Pero no. Los medios corporativos, que hicieron un gran negocio con sus revelaciones, le pagan ahora con la indiferencia y el olvido. Pero ¿se podía esperar otra cosa de la gran prensa internacional?

Guión: José Manzaneda. Presentación: Ana Gil. Edición: Esther Jávega.

http://www.cubainformacion.tv/index.php?option=com_content&view=article&id=80848&Itemid=200700

La Mafia Mediática española y por extensión la occidental, incluyendo a portales presuntamente “progresistas” como “Público” (apéndice de La Secta de Jaume Roures), siguen mintiendo de forma descarada sobre los ataques cibernéticos y atentados con bombas, balas y cócteles Molotov contra el sistema eléctrico venezolano, alegando que se trata de “apagones” debidos a la torpeza gubernamental y al caos que reina en la República Bolivariana.

CATERVA DE MISERABLES QUE COBRAN JUGOSOS EMOLUMENTOS POR MENTIR, MANIPULAR INFORMACIONES Y OCULTAR LA VERDAD. EL SARCASMO RADICA EN QUE EN ALGUNAS DE ESAS PLATAFORMAS SE ATACA EN ESTOS DÍAS A LA ULTRADERECHA Y A SUS CANDIDATOS, CUANDO ELLOS MISMOS ACTÚAN COMO VERDADEROS NEONAZIS, COMO MONAGUILLOS DE GOEBBELS A LA HORA DE HABLAR DE VENEZUELA Y CUBA.

RTVE, Antena-3, Tele-5, TeleMadrid, ETB, TV3 y un largo etcétera, saben perfectamente que mienten, tergiversan y ocultan sus informaciones, para generar la sensación de que lo que ocurre en aquella nación solo obedece a la ineptitud del gobierno de Nicolás Maduro. Nada más lejos de la realidad.

El descaro de esas plataformas es de tal calibre que ocultan que Venezuela es el primer país del mundo que ha sido víctima de una agresión cibernética contra un sistema eléctrico, en la que participaron expertos informáticos de EEUU, Chile y Colombia. La tecnología para provocar los inmensos daños al sistema de distribución de electricidad, solo se halla en poder del Gobierno de Donald Trump.

Esa Mafia silencia que el gobierno de la Revolución Cubana define esos hechos como constitutivos de delito de terrorismo “dirigidos a dañar a la población indefensa para utilizarla como rehén en la guerra no convencional por Washington contra el gobierno de Venezuela“.

Esa Cuadrilla de perrodistas oculta que incluso la revista “Forbes“, nada proclive a la Revolución Bolivariana, da como “muy probable” la participación directa de la Casa Blanca y sus aliados en Santiago y Bogotá, en la cadena de sabotajes y destrucción paulatina y constante contra el servicio eléctrico venezolano.

El primero de ellos fue dirigido contra el cerebro del sistema computarizado de la empresa Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) en la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, ubicada en la represa de El Guri, estado Bolívar (sur); y el ciberataque desde el exterior al cerebro de conducción que queda en Caracas (capital).

El segundo atentado fue via electromagnética mediante dispositivos móviles que interrumpieron e impiden los procesos de recuperación de la energía.

La tercera fase se perpetró incendiando y lanzando artefactos y balas de gran calibre a varias subestaciones eléctricas.

Pese a todo, incluyendo la alucinante prohibición que pesa sobre Venezuela para impedir que pueda adquirir medicamentos (veto impuesto por EEUU a las Camorras farmaceúticas), el gobierno trabaja de forma incansable para atender todas las necesidades de alimentación, del reparto de agua potable, de gas, de atención sanitaria, en medio de tan gravísima situación.

El descaro y desvergüenza de los responsables de los servicios informativos de la Mafia Mediática ha superado todas las cotas de la ética y la deontología profesional, sumiéndose en una marea de Fake News solo posible cuando esos medios no son independientes sino todo lo contrario.

Este Pelotón de Voluntarios por la Desinformación contribuye al Maidán que Donald Trump quiere provocar en Venezuela. La sangre que pudiera derramarse salpicará sus manos y sus rostros.

Sergio Alejandro Gómez, periodista de Cubadebate y analistas de temas internacionales, analiza el contexto de la toma de posesión de Nicolás Maduro en Venezuela para el periodo 2019-2025.

CubadebateTV transmite su noticiero “Desde Cuba”, para actualizarle sobre el acontecer político, económico, social, cultural y deportivo desde la Isla.

https://bit.ly/1iDsv1N

En un artículo titulado “¿Son los medios occidentales lo suficientemente independientes como para acusar a otros de no serlo?”, el ex teniente del Ejército español, Luis Gonzalo Segura, cuenta cómo los medios de comunicación españoles se concertaron – o fueron “concertados”- para hacerlo desaparecer de la vida pública española.

Del artículo, que además de este tema trata de otros que atañen aspectos internacionales de los problemas de la comunicación, hemos extraído los párrafos que nos han resultado más significativos, en los que el teniente explica – y denuncia – el papel que algunos de los personajes más destacados de los medios españoles, desempeñan en el control y la censura de las empresas en las que ejercen su función como ejecutivos.

El teniente Gonzalo Segura comienza su artículo haciendo una brevísima referencia a cuál ha sido su azarosa trayectoria biográfica “comunicacional” después de que formulara por primera vez sus denuncias sobre la corrupción existente en el seno de la cúpula del Ejército español.

“Mi historia, de forma muy resumida, es la de un oficial del Ejército, teniente, que informa de distintas malas prácticas, varias de ellas corruptas, a sus superiores y, fracasado este medio”, denuncia en los juzgados militares.

Tras errar también la vía jurídica, comprende que el problema es estructural, por lo que reúne pruebas y multitud de horas de grabación y publica una novela (mayo de 2014) para denunciar a la sociedad el oscuro mundo militar.

Le encierran durante casi cinco meses, pasa 22 días en huelga de hambre, le desprestigian con una información falsa y le expulsan (junio de 2015).

“Ahora cuento con cientos de publicaciones, dos novelas, un ensayo, cientos de presentaciones y diferentes colaboraciones en medios “.

El teniente Gonzalo agrega qué es lo que su experiencia con los medios de comunicación españoles le ha obligado a aprender en el curso de los últimos años:

“En estos años de lucha, casi cinco, una de las lecciones más importantes que he aprendido es que los medios de comunicación españoles censuran y ocultan la información. Sería imposible relatar en un ‘post’ todos los episodios sufridos, pero intentaré esbozarlos en dos de los diarios más importantes y en las televisoras de ámbito nacional, así como algunos medios más”.

A partir de este punto, el teniente Gonzalo Segura detalla, empresa por empresa de comunicación, cuál ha sido el contenido de su “trato” con ellas.

LEER ARTÍCULO ORIGINAL Y COMPLETO

A %d blogueros les gusta esto: