Category: UCRANIA


Vladímir Zelenski, de 41 años, es un novato en política y antes de su participación en la campaña electoral era conocido en su país como comediante y uno de los empresarios más exitosos en el campo del espectáculo.

ZELENSKI SE HA DESMARCADO DE LA RUSOFOBIA, LAS AMENAZAS A DONBASS Y PROPUGNA EL CUMPLIMIENTO DE LOS ACUERDOS DE MINSK Y EL ALTO EL FUEGO DEFINITIVO EN LUGANSK Y DONETSK. SU FRASE “UCRANIA NO PUEDE DAR LA ESPALDA A RUSIA” INDICA TODA UNA NUEVA ETAPA EN LA POLÌTICA DEL RÉGIMEN

Cabe destacar que ya ‘lideraba’ en el país como protagonista de la popular serie ‘El servidor del pueblo’, filmada por su propia productora Studio Kvartal 95 (Estudio Barrio 95).

La serie encabezó los ‘rankings’ del canal ucraniano 1 + 1 (el segundo más popular en el país), convirtiéndose en líder en el número de espectadores en todos los grupos de edad. Fue vendida a Estonia y Kazajistán, e incluso al gigante mundial Netflix, mientras que la idea de la serie fue comprada también por el canal Fox.

El pasado 1 de enero de 2019, Zelenski anunció su intención de participar en las presidenciales, y durante su campaña electoral ha sido capaz de convencer a muchos escépticos de que no estaba de broma.

¿QUÉ HA PROMETIDO ZELENSKI?

Durante la campaña electoral hizo varias promesas, pero sin especificar cómo las haría realidad. Zelenski propuso darle al pueblo ucraniano más poder: en particular quiere que las iniciativas legislativas importantes sean refrendadas por consulta popular para que puedan entrar en vigor.

CONFLICTO EN EL DONBASS

Zelenski afirmó que va a trabajar para poner fin a la guerra en el este del país, que dura ya 5 años y se ha cobrado la vida de miles de personas, y como una de las medidas propone el alto fuego en la región.

Además, destacó que Kiev trabajará “con Rusia en el marco del Cuarteto de Normandía” y continuará “el proceso de implementación de los acuerdos de Minsk”. “Iremos hasta el final para poner fin a los enfrentamientos“, subrayó.

ECONOMÍA Y ENERGÍA

Propone hacer la economía del país más transparente, así como tomar acciones para que los impuestos “sean simples y claros“.

De acuerdo con sus promesas, Ucrania logrará alcanzar la independencia energética y autoabastecimiento con los recursos, pero no detalló cómo el país podrá hacerlo. Además, Zelenski planea convertir a Ucrania, “con el tiempo”, en exportador de recursos energéticos.

Entre las medidas relacionadas con el mejoramiento del estado económico del país, el futuro mandatario prometió no solo luchar contra la corrupción, sino derrotarla. Para este fin va a prohibir que acusados de esa clase de crímenes puedan quedar en libertad bajo fianza y proteger a los denunciantes.

ACTOR, GUIONISTA Y CREADOR DENTRO DEL ÁMBITO DE LA COMICIDAD EN TV, PARECE BASTANTE MÁS SERIO Y PRÁGMÁTICO EN LA VIDA REAL

REACCIONES

Según medios locales, el virtual ganador ya recibió una llamada de felicitación del presidente estadounidense, Donald Trump. Otros líderes occidentales expresaron su apoyo a través de comunicados en Twitter.

Por su parte, el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, afirmó que el resultado de la votación “mostró una solicitud clara de nuevos métodos para la solución de los problemas de Ucrania”.

Al mismo tiempo, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, hizo hincapié en que Ucrania puede realizar “un reinicio” tras la elección de un nuevo presidente.

Ucrania puede reiniciarse. No en el sentido de la redistribución de flujos de efectivo de un bolsillo a otro. Sino un [reinicio] real, basado en la conciencia de la necesidad de consolidar al pueblo no sobre la base de la fuerza, sino sobre la base de una agenda nacional, reza una publicación en su cuenta personal de Facebook.

El excanciller ruso, Ígor Ivanov, reiteró en un artículo para el periódico Kommersant que “no hay ninguna razón” para esperar “cambios rápidos” en la mejora de la situación en Ucrania.

En ese contexto, Ivanov precisó que salir de la crisis “por su cuenta” sería una tarea muy difícil para Kiev e indicó que las autoridades ucranianas necesitarán la ayuda y el apoyo de otras naciones para la estabilización de la situación en el país.

El comienzo de una nueva etapa en la vida política de Ucrania es una prueba seria también para la comunidad internacional“, subrayó.

https://actualidad.rt.com/actualidad/312489-vladimir-zelenski-comico-convertirse-presidente

Este domingo se celebró la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Ucrania. La Comisión Electoral Central del país informó de los resultados antes de medianoche. El vencedor fue el cómico Vladimir Zelenski que recibió las felicitaciones de sus colegas Donald Trump y Emmanuel Macron.

Puede confirmarse que con el 49,57 % de los votos escrutados, el comediante Vladímir Zelenski obtiene un 73,00 % de apoyo, frente al 24,65 % del actual presidente, Piotr Poroshenko. Un 2,33 % de las papeletas han resultado dañadas, por lo que no se cuentan.

Zelenski, sin embargo, se metió en problemas con la ley cuando mostró su papeleta marcada al lado de su nombre ante las cámaras. Esto viola la legislación ucraniana sobre el secreto del voto. La Policía llegó a la sede de la campaña del candidato para emitir una multa por el hecho.

Poroshenko ya ha declarado que “acepta” la decisión de la mayoría de los ucranianos, agregando que en un mes dejará la presidencia de Ucrania.

Según medios locales, el candidato ganador ya recibió una llamada de felicitación del presidente estadounidense, Donald Trump. Otros líderes occidentales expresaron su apoyo a través de comunicados en Twitter.

La campaña electoral de Zelenski se apoyó, en gran medida, en las redes sociales y videos, donde el candidato aparecía “como personaje”, destaca la analista internacional Francisca Quiroga en una entrevista con RT. “La pregunta que nos queda de fondo es: ¿cómo va a gobernar un personaje de naturaleza?“, se pregunta la especialista.

https://actualidad.rt.com/actualidad/312382-comicios-presidenciales-ucrania-cerrar-colegios-electorales

El próximo día 21 de Abril se celebrará en Ucrania la segunda vuelta electoral para elegir presidente de la República. Supongamos que la victoria decae del lado del actor y cómico Vladimir Zelensky, no del lado de Petro Poroshenko, actual mandatario.

LA ÚLTIMA MANIOBRA DE POROSHENKO EN ESTA SUCIA CAMPAÑA FUE DEBATIR CONSIGO MISMO, YA QUE ZELENSKY REHUSÓ PRESENTARSE EN EL ESTADIO OLÍMPICO DE KIEV, PORQUE TEMÍA UNA ENCERRONA.

En primer lugar, desde luego no se puede calificar a Zelensky de candidato prorruso. En la primera vuelta le votaron aquellos que no quieren otros cinco años de Poroshenko.

Además, esta “cara nueva” se ha llevado esos votos a causa de la bajísima popularidad del Führer del Chocolate. Se ha llevado muchos votos el centro y sudeste de Ucrania, de personas que quieren ver algún cambio positivo, por pequeño que sea, tras una sangrienta guerra y una corrupción a gran escala (que ha superado a la de los tiempos de Yanukovich) que han marcado la presidencia de Poroshenko.

En unas elecciones limpias, la Victoria de Zelensky sería obvia debido a lo impopular que es Poroshenko. Pero es Ucrania y no se puede descartar la posibilidad de que Poroshenko consiga los votos de la forma que lo hizo Yeltsin en 1996, que pasó del 5% a ganar fácilmente la segunda vuelta.

Aquí solo hay que sustituir la amenaza del “retorno de los comunistas” por “la venganza de Putin” (algo que ya estamos viendo) y continuar la campaña del miedo con marcado acento banderista. De hecho, las maquinaciones de Poroshenko para mantenerse en el poder, no difieren en exceso de las de la banda de Yeltsin, con el consiguiente reparto de los oligarcas y quiebra.

Hay que recordar que quien financia a Zelensky es Kolomoisky, que está directamente involucrado en la masacre de Odessa y la posterior supresión del movimiento prorruso. Kolomoisky también financió batallones punitivos en Donbass (otra forma de ganar dinero).

Así que, en realidad, la opción es entre Poroshenko y Kolomoisky. Para el sudeste, la propuesta es elegir entre dos oligarcas rusófobos, uno de los cuales tiene como cara visible a Zelensky. Es un elocuente resumen de la “revolución de la dignidad” y de “Maidán contra los oligarcas”.

El resultado es que, después de cinco años, se puede elegir entre un presidente oligarca y el títere de otro oligarca. Se suponía que Maidán no era eso, pero ¿a quién le importa?. La carne de cañón se utilizó para tomar el poder y redistribuir las posesiones. En los siguientes cinco años, millones de personas se han visto obligadas a emigrar al extranjero para trabajar o se han visto desposeídos de todo en el Donbass.

¿Llevará Zelensky una política prorrusa? Evidentemente no. Y no es solo por sus actuaciones en la “zona ATO” o por sus numerosas declaraciones.

Como sabemos por el caso del “amigo Recep”, dos países pueden pasar rápidamente de las hostilidades a ser socios. Pero Zelensky no es un actor independiente, como Erdogan, que pueda cambiar de bando rápidamente.

Es evidente que Zelensky tiene deudas con Kolomoisky y que además tendrá que seguir la política general que se ha previsto para Ucrania y que no se determina en Kiev sino en Washington.

No supone ninguna coincidencia que centros analíticos estadounidenses hayan interpretado a Zelensky, no como el “candidato prorruso” o “agente de Putin” sino como un populista asociado a un oligarca local que apela a quienes están decepcionados con Poroshenko.

De ahí las declaraciones contradictorias de los representantes oficiales del Departamento de Estado sobre el apoyo a Poroshenko, ya que Estados Unidos puede vivir sin Poroshenko (mientras mantengan el control), aunque las declaraciones de Volker indican cierta presión de Estados Unidos para mantener a Poroshenko.

ELEGIR ENTRE POROSHENKO O ZELENSKY ES COMO OPTAR ENTRE MACRON Y MACRON.

Si pierde, siempre pueden apuntar a que Poroshenko llegó al poder bajo el mandato de Obama, que Poroshenko apoyó a Clinton con información comprometida sobre Manafort y que Poroshenko participaba en la corrupción del país, que oficialmente han condenado la Casa Blanca y el Departamento de Estado.

En caso de victoria de Zelensky, pueden considerarle propiedad de Trump y una forma de resetear el poder en Ucrania de forma cómoda, deshaciéndose así de personas nombradas en el mandato de Obama (incluyendo la embajadora Yovanovitch) y hacerles cargar con los costes del golpe de Estado y sus consecuencias.

Una victoria de Zelensky también podría satisfacer a la Unión Europea, que ve a Poroshenko como un títere de Estados Unidos que acabó con títeres proeuropeos como Klitschko.

Así que en el equipo de Zelensky ya han empezado a aparecer personajes que estuvieron en las estructuras de poder tras el golpe de Estado; el propio Zelensky ha confirmado el camino de Ucrania a la EU, la OTAN y demás sinsentidos que hay que nombrar en los debates para confirmar la lealtad al trono. De lo contrario habrá una llamada de la embajada de Estados Unidos, o peor, directamente de Washington (como ocurrió con Timoshenko o Ajmetov).

Zelensky no tiene un equipo completo de promoción (algunas de las personas con las que está negociando solo son promesas), por lo que tendrá que llamar a políticos de la etapa Yanukovich o de la etapa posterior a 2014.

La alternativa es atraer a extranjeros, incluidos ciudadanos de Estados Unidos o la Unión Europea. Como norma, esas personas tendrán que estar vinculadas a alguna familia oligárquica favorable y no “ser neutrales”.

La principal diferencia entre Poroshenko y Zelensky es que, si gana Zelensky, se hará cargar a Poroshenko con la culpa de todos los males actuales (la corrupción, la impopularidad de la guerra, el saqueo de los créditos del FMI, etc.), pero todo lo demás permanecerá básicamente como está.

En realidad, solo hay que mirar al ejemplo de Georgia, donde, a pesar de la partida de Saakashvili, Georgia sigue yendo en la misma dirección, simplemente han desaparecido el testarudo más bocazas y las ansias de provocación militar.

Se culpó a Saakashvili de la guerra, la actividad militar en las fronteras con Abjasia y Osetia del Sur desaparecieron, se hizo cargar con el coste de la “revolución de las rosas” sobre los hombros de Misha e incluso se ha dado algún paso para la normalización de las relaciones con Rusia (en temas económicos).

Es posible imaginar un escenario similar en Ucrania: se puede culpar a Poroshenko de la guerra y el frente está congelado, pero eso no va a eliminar los deseos de federalización del Kremlin. Se puede culpar de la corrupción y el saqueo a Poroshenko, pero el “nuevo equipo” hará cosas parecidas aprovechando la “credibilidad nacional”.

En cualquier caso, Estados Unidos mantendrá el control (especialmente porque el dinero de Kolomoisky está en bancos occidentales) de la misma manera que controla Israel, que está irremediablemente unido a Estados Unidos. Las opciones de darle la vuelta a la tortilla cuando los oligarcas están atados al sistema financiero internacional tienden a cero.

LOS DOS CANDIDATOS UCRANIANOS SON EXACTAMENTE COMO SÁNCHEZ Y CASADO: PARECEN DIFERENTES PERO LES UNE EL SERVILISMO A WASHINGTON, AL FMI Y A LA OTAN. EN CUALQUIER CASO, UCRANIA SEGUIRÁ ARRUINADA

Lo mismo se puede decir de los probables intentos de resucitar el ya frío cadáver de los acuerdos de Minsk. La forma en la que el Kremlin quiere que se apliquen garantiza que Ucrania no entrará en la OTAN y que mantendría cierta influencia en la política ucraniana, a lo que Estados Unidos reaccionará exigiendo otra vez la rendición de Crimea y Donbass e introduciendo periódicamente nuevas sanciones, lo que elimina cualquier posibilidad de llegar a algún tipo de acuerdo con Zelensky.

Aunque en el contexto de la pasiva política del Kremlin sobre Ucrania (basada en los restos de los “regionales” y parte de la oligarquía local), la victoria de Zelensky supondría unos meses de “ver qué pasa” hasta las elecciones legislativas y, a partir de ahí, no habría que esperar grandes cambios en las políticas.

En cuanto a Donbass, en este escenario se puede esperar (aunque no hay garantía de ello) cierto descenso en la intensidad de la batalla y que escucharemos hablar más de las próximas reuniones en Minsk y voluntad de seguir negociando en lugar de los partes de guerra diarios de Basurin sobre qué lugares han sido bombardeados, cuántas viviendas han sido destruidas y cuántos militares han muerto.

Desde este punto de vista, las cosas serían algo más relajadas en Donbass [Zelensky ha afirmado que volvería a pagar las pensiones a los residentes en Donbass, algo que, de cumplirse, facilitaría la vida a la parte más vulnerable de la zona-Ed].

No se puede esperar una reintegración en Ucrania: la economía de la RPD y la RPL desde hace un par de años está cada vez más integrada en el sistema legal ruso y se adapta rápidamente a la realidad rusa, algo evidente teniendo en cuenta que ya se han producido inversiones en la RPD y la RPL, por lo que Rusia no tiene motivo alguno para entregar Donbass a Ucrania según los términos que ofrecen Volker y otros representantes de la Casa Blanca.

Teniendo en cuenta el conflicto entre Rusia y Estados Unidos, es imposible permitir un acuerdo directo entre Rusia y Ucrania. Además, ni Poroshenko ni Zelensky pueden volver a meter al genio en la lámpara una vez que ha salido. Así que los miedos sobre la posible entrega de la frontera o banderización de la RPD y la RPL son prematuros.

Ucrania, sea quien sea el presidente, espera seguir jugando en el futuro inmediato el papel de herramienta política y militar que Estados Unidos utiliza como trampolín para su política de impedir relaciones normales entre Rusia y la Unión Europea, que causa problemas a ambos a causa de las sanciones mutuas.

Teniendo en cuenta el bajo coste que supone Ucrania (en el contexto del enorme presupuesto de defensa de Estados Unidos), Estados Unidos no tiene incentivo alguno para abandonar su “operación ucraniana” como les gustaría a quienes quieren ver que “Estados Unidos se cansará y se marchará”. No se van a ir a ninguna parte, ni con Poroshenko ni con Zelensky.

Evidentemente, todo el coste de que Ucrania sea utilizada como herramienta seguirá, como hasta ahora, recayendo sobre la población, cuyo bienestar nunca ha sido la prioridad para los vencedores del golpe de Estado de 2014 y quienes se han beneficiado de él.

Únicamente se puede esperar una nueva ronda de redistribución de las propiedades, más acusaciones, más saqueos, reconfiguración de los grupos oligárquicos bajo el lema “por los buenos y contra los malos” y la consiguiente esperanza de que las elecciones legislativas cambien algo.

De hecho, la inercia del golpe de Estado y sus consecuencias seguirán marcando durante mucho tiempo la realidad social y económica de Ucrania.

Elijan con el corazón porque es demasiado tarde para elegir con la cabeza. Eso habría que haberlo hecho en 2014.

Si gana Zelensky

Hace cuatro años, el Parlamento de Ucrania aprobó la discriminatoria ley del plan quinquenal de Maidan. El 9 de abril de 2015, la Rada Suprema adoptó un paquete de medidas conocido como ley de la descomunización, que incluía la notoria “condena a los regímenes totalitarios Comunista y Nacionalsocialista (Nazi) en Ucrania y prohibición de la propaganda de sus símbolos”, una ley que, en la práctica es una de las más antidemocráticas y discriminatorias de la historia de la Ucrania post-Maidan.

LA DEMOCRACIA UCRANIANA CONSISTE, POR EJEMPLO, EN QUE SI INTERPRETAS EN PÚBLICO EL HIMNO DE “LA INTERNACIONAL”, TE PUEDEN CONDENAR UNA PENA DE PRISIÓN DE ENTRE CINCO Y DIEZ AÑOS

El documento recibió el apoyo de todos los principales grupos políticos representados en el Parlamento ucraniano, incluidos los diputados del Bloque Petro Poroshenko, el Frente Nacional, Samopomisch de Andriy Sadoviy [alcalde de Lviv], el Partido Radical de Oleh Lyashko y Batkivschina de Yulia Timoshenko.

Esa unidad no puede sorprender, teniendo en cuenta que el anticomunismo fue desde el principio la base y la condición imprescindible para entrar en la coalición de Euromaidan, que con éxito combinó elementos radicales Nazis con liberales proeuropeos que quizá tuvieran una opinión diferente en temas de género o derechos LGBT, pero que compartían el odio al legado de la etapa soviética.

Por todo ello, la ley de descomunización se convirtió en un punto de clave del programa ideológico del Gobierno. Los políticos ucranianos legalizaron la destrucción masiva de monumentos conmemorativos que había comenzado ya con la destrucción del monumento a Lenin en Kiev el 8 de diciembre de 2013, al inicio de Euromaidan.

Los autores de la ley quisieron ir un paso más allá, con la intención de eliminar de la escena política ucraniana a los partidos de izquierdas y, de esta forma, acabar con cualquier ideología de izquierdas en el país.

Fue oficialmente criminalizada y declarada nociva y antiucraniana y la lista de la descomunización, publicada por el Instituto Ucraniano de la Memoria Nacional, estaba compuesta por importantes filósofos y líderes de renombre del movimiento socialista como Karl Marx, Friedrich Engels, Clara Zetkin o Rosa Luxemburgo.

El represivo acto legislativo del Parlamento establecía responsabilidades penales para aquellos que “abiertamente expresen ideas comunistas o nieguen los crímenes del régimen totalitario comunista”. Por ejemplo, interpretar en público La Internacional ahora se puede castigar con la privación de libertad entre cinco y diez años y la confiscación de propiedades, castigos más duros de los que la legislación ucraniana prevé para crímenes tan graves como la violación.

Pese a la referencia a la ideología Nazi, el documento se ha aplicado desde el principio únicamente para luchar contra el “comunismo”. Es suficiente decir que entre los autores de la ley hay personas de ideología abiertamente fascista (como el exmiembro de la Asamblea Social-Nacionalista Ihor Mosiychuk) y que las autoridades nunca la han aplicado contra los neonazis, políticamente de su lado.

Famosos abogados inmediatamente apuntaron a la hipocresía de la polémica ley, que no menciona entre las organizaciones prohibidas a las SS, la inteligencia de las SS o la Gestapo, no prohíbe el himno de la Alemania Nazi, símbolos del partido Nazi como la swastika, la cruz celta, el sol negro, el Wolfsangel, las runas de las SS o el eslogan Nazi “1488”.

Y el Código Penal de Ucrania específicamente retiró el artículo que prohibía “la negación o justificación” de los crímenes del fascismo. Al fin y al cabo, con él fácilmente se tendría que haber condenado a una gran parte de los activistas patrióticos.

Al mismo tiempo, la Corte del Distrito de Kiev prohibió en 2015 las actividades del Partido Comunista de Ucrania, que desde entonces está luchando contra esa prohibición. Después, las autoridades se negaron a registrar la ya existente organización pública “Marcha de la Izquierda” con el argumento de que su nombre se refiere a un famoso poema del bolchevique Vladimir Mayakovsky.

Organizaciones de izquierdas que fueron influyentes en los años noventa han sido apartadas completamente de la escena política y algunas de ellas incluso han sido arrebatadas por este régimen que odia a la izquierda, como ocurrió con el Partido Socialista, ahora en manos del nacionalista [y fan de Mussolini] Ilya Kiva.

El 4 de mayo de 2017, en Lviv, un estudiante universitario recibió una sentencia de dos años y medio de prisión por publicar en la red una serie de citas filosóficas de las obras de Lenin y los criminales lemas comunistas como “Lenin vivió, Lenin vive, Lenin vivirá”.

Además, el tribunal de Lviv decidió destruir la edición de El Capital de Karl Marx, los documentos de pertenencia al Komsomol y otros símbolos comunistas -banderas y chapas- que encontró durante el registro.

Docenas de activistas de izquierdas de diferentes regiones del país han sufrido, este tipo de persecución en la que no se les acusa de ningún crimen de verdad más allá de una serie de puntos de vista ideológicos que todos estos nuevos disidentes comparten e intentar promover.

En todo este tiempo, Ucrania ha celebrado un masivo proceso de destrucción de monumentos históricos y culturales, bajos relieves, composiciones artísticas o mosaicos que han hecho un gran daño a la herencia cultural del país.

Además de eso, los políticos nacionalistas han cambiado los nombres a cientos de ciudades, pueblos, calles y parques ignorando absolutamente la opinión de los residentes locales.

Los intentos de resistir a la tiranía han sido sistemáticamente aplastados. Y tras la decisión del Consejo Local de la ciudad de Odessa, que votó por mantener algunos de esos nombres, el Servicio de Seguridad de Ucrania abrió una causa penal por “propaganda de símbolos comunistas”.

“Hace cuatro años, el Parlamento de Ucrania adoptó un paquete de medidas sobre la descomunización. En este tiempo, se ha cambiado el nombre de 987 ciudades, 25 distritos, casi 52.000 objetos han sido renombrados y alrededor de 2.500 monumentos y memoriales que contenían propaganda del régimen totalitario han sido desmantelados”, escribió orgulloso el líder del Instituto Ucraniano de la Memoria Nacional, Volodymyr Vyatrovich.

La ley ha sido objeto de críticas por parte de activistas por los derechos humanos y periodistas independientes. El profesor emérito de la Universidad de Alberta e historiador canadiense David Marples y un grupo de 68 científicos ucranianos y extranjeros afirmaron que la iniciativa discriminatoria del Parlamento niega derechos políticos básicos que se consideran inviolables en un Estado democrático.

Concretamente, la ley “Sobre la condena al régimen totalitario comunista” es contraria a la Constitución, que garantiza la igualdad de todos los ciudadanos al margen de su ideología política, proclama el principio de diversidad ideológica y prohíbe la censura.

Están de acuerdo con esto incluso personas leales al Gobierno ucraniano y expertos de Amnistía Internacional, que han criticado [aunque siempre de la forma más amable, molestando lo menos posible al Gobierno de Ucrania-Ed] las detenciones sistemáticas de manifestantes pacíficos por el uso no violento de símbolos soviéticos.

Como es natural, el Gobierno ucraniano ha ignorado completamente todas esas voces, ya que el anticomunismo es el elemento esencial de su política ideológica. Y no puede sorprender que algunos antiguos votantes de izquierdas quieran ahora elegir a otro presidente, con la esperanza de que eso lleve a la liberalización del poder, que permita reanudar el desarrollo del movimiento socialista y comunista.

Sin embargo, es prácticamente una certeza que eso no llevará más que a una nueva ronda de crueles decepciones.

Anticomunismo: base de la política ideológica de la Ucrania post-Maidan

EN EL TERRITORIO DE LA RPD, LA SITUACIÓN ECONÓMICA NO ES TAN DIFERENTE DE LA SITUACIÓN EN UCRANIA, POR DESGRACIA PARA TODOS. POR SUPUESTO, DECIR QUE HAY UN DESASTRE HUMANITARIO ALLÍ SERÍA DEMASIADO, PERO SE ACERCA BASTANTE

La situación de los refugiados de Donbass que abandonaron la zona en alguno de los momentos de guerra activa sigue llena de incertidumbre. Pese a las dificultades que suponen la guerra y el bloqueo económico, muchos han optado por volver.

Su situación está directamente ligada a la estabilidad en el frente -con batallas y escarceos esporádicos y una guerra de trincheras sin fin, pero limitada únicamente a las zonas cercanas a la línea de separación- y a la situación económica a ambos lados de la línea de separación. Recientemente, se ha observado una mayor afluencia de refugiados retornados a Donetsk.

“Por supuesto, los refugiados se enfrentan a unos precios absolutamente increíbles en los servicios básicos y el alquiler en Ucrania”, explicó al diario Vzglyad el expresidente del Parlamento de la RPD, Andrey Purgin al comentar las informaciones de la prensa ucraniana, que afirman que los desplazados internos han comenzado a regresar a los territorios que no están bajo control de Kiev en las Repúblicas de Donbass.

En el territorio de la RPD, evidentemente, la situación del trabajo es difícil, pero los precios de los servicios son muy bajos en comparación con los ucranianos. Se paga mucho menos”, añadió Purgin.

Citando un informe del Sistema Nacional de Monitorización de la Situación Socioeconómica, la agencia Interfax-Ukraina afirmó que han regresado a lo que califica como “territorios temporalmente ocupados” (es decir, la RPD y la RPL) un 19% de los desplazados internos.

Según informa el portal ucraniano Obozrevatel, los principales motivos para el regreso a las zonas fuera del control del Gobierno son tener una propiedad, lo que supone no tener que pagar alquiler (85%) y motivos familiares (26%).

Se dice también que el 80% de los desplazados internos que han regresado a los “territorios incontrolados” afirman que tienen intención de permanecer allí en un futuro próximo. Solo el 6% afirma tener intención de regresar a territorios bajo control de Kiev.

Creo que puede ser una exageración”, afirma Purgin. “En el territorio de la RPD, la situación económica no es tan diferente de la situación en Ucrania, por desgracia para todos. Por supuesto, decir que hay un desastre humanitario allí sería demasiado, pero se acerca bastante”.

Sin embargo, se puede observar una tendencia interesante: la población de Donetsk aumenta en invierno y, según Purgin, desciende en primavera y verano. Hay que recordar que la encuesta ucraniana se refiere a datos recogidos entre octubre y diciembre del pasado año.

“La situación de la población que sube y baja es algo parecido a lo que se observa en el oeste de Ucrania. Los niños y mayores se quedan en el lugar y la población en edad activa viaja en primavera y verano a alguna parte para trabajar”, explica Purgin.

“Evidentemente, es mejor estar en casa después de años de vivir en algún cobertizo a cambio de demasiado dinero, así que muchos vuelven. Pero, a causa de los problemas económicos, la fuerza del trabajo sigue teniendo que trasladarse”.

Desde 2014, Rusia ha recibido a 450.000 refugiados de Ucrania. Así lo especificó en marzo el director de la oficina de permisos y visados del Ministerio del Interior Kiril Adzinov.

El dilema de los refugiados

Estos días, la prensa ucraniana se ha hecho eco de las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, que, como jefe de la diplomacia, parece preocupado por las opciones culturales que eligen los ciudadanos y los medios del país.

EL RÉGIMEN NEONAZI DE POROSHENKO NUNCA ES CRITICADO POR LOS MEDIOS EUROPEOS, PESE A LAS CONTINUOS RECORTES A LOS DERECHOS CIVILES, LAS PROHIBICIONES EN EL MUNDO DE LA CULTURA (VETANDO LAS CANCIONES DE VLADIMIR VISOTSKY) Y SIN OLVIDAR LAS AGRESIONES CRIMINALES EN DONBASS

Como ya ha ocurrido en otras ocasiones -por ejemplo, cuando los ucranianos han recordado el cumpleaños del cantante soviético Vladimir Visotsky o han cantado canciones de Viktor Tsoi-, las autoridades ucranianas se lamentan una vez más de que la ruptura con el pasado soviético no sea completa.

Aunque la semana pasada Petro Poroshenko volvía a utilizar su frase favorita, la que afirma que sus últimos actos suponen la ruptura definitiva con el yugo soviético, la realidad sigue desmintiendo a los deseos de las autoridades ucranianas.

Triste por la emisión de películas soviéticas en la televisión ucraniana a pesar de los repetidos intentos de promocionar producción ucraniana y eliminar completamente productos culturales rusos y soviéticos, Klimkin mostró sus deseos para este 2019 recién estrenado: que los ucranianos sean menos soviéticos.

Por el momento, los deseos se han topado con la tozuda realidad de que la población ucraniana no desea romper con su pasado ni con su cultura, así que Klimkin propone también medidas que dificulten las comunicaciones, en este caso personales, entre los ucranianos y los rusos.

A falta de ese gran muro que prometió Yatseniuk, Klimkin propone prohibiciones.

El presidente de Ucrania, Piotr Poroshenko, ha anunciado este sábado la creación de la iglesia ortodoxa autocéfala ucraniana tras la celebración de un “concilio de unificación” de representantes de iglesias ortodoxas ucranianas no canónicas en Kiev, no reconocidas por la Iglesia ortodoxa ucraniana del Patriarcado de Moscú.

“Este día pasará, o ya ha pasado a la historia, como el día de la creación de la iglesia autocéfala ucraniana”, afirmó Poroshenko en un discurso retransmitido por la televisión.

Para encabezar la nueva iglesia, el concilio ha elegido al metropolita Epifani Dumenko, del autoproclamado Patriarcado de Kiev, una organización considerada cismática por el patriarca ruso.

Moscú, 13 dic (PL) Rusia denunció hoy la posibilidad de una provocación por parte de Kiev en la línea de confrontación del Donbass, con una probable ofensiva del Ejército desde la región ucraniana de Mariupol.

MARIA ZAJAROVA DURANTE LA RUEDA DE PRENSA EN LA QUE REVELÓ QUE RUSIA TIENE CONOCIMIENTO DE UN PLAN DEL RÉGIMEN UCRANIANO PARA ATACAR AL DONBÁSS

De acuerdo con informaciones en nuestro poder, en próximos días, el gobierno ucraniano pretende orquestar una provocación militar en la línea de confrontación en el Donbass, indicó la vocera de la Cancillería rusa, María Zajarova.

“Con esa acción, Ucrania busca utilizar el estado de emergencia impuesto en las zonas bajo su control en Lugansk y Donetsk, para organizar una ofensiva relámpago desde Mariupol”, aclaró la portavoz.

El objetivo sería ocupar la región de Prisovia, en la frontera con Rusia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, acotó la diplomática.

Al menos 150 infantes de marina, apoyados por blindados, ya se encuentran en Mariupol, en cuyos accesos se colocan minas para bloquear el paso de los rebeldes, indicó la televisión capitalina.

La jefatura de la Milicia Nacional de Donetsk denunció que las fuerzas armadas ucranianas concentraron unos 12 mil militares, más de 50 tanques y piezas de artillería reactiva y convencional a lo largo de la línea de confrontación.

Tales pasos, que violan los acuerdos de Minsk de 2015 para buscar una solución pacífica al diferendo en Donbass, son ignorados por Occidente que en todo momento exige a Rusia el cumplimiento de esa avenencia.

En varias ocasiones, Moscó aclaró que solo es un mediador en el referido conflicto, pero nunca participa en el enfrentamiento entre el Ejército y los rebeldes.

Kiev lanzó en abril de 2014 una operación de castigo contra la población sublevada de Donbass, opuesta a un golpe de estado perpetrado en Kiev dos meses antes y a la eliminación del ruso como segundo idioma oficial.

Más de 10 mil personas, en su gran mayoría civiles, perecieron en estos últimos cuatro años, en los que en un principio el gobierno golpista utilizó la aviación de combate contra los civiles.

tgj/To

RUSIA JUZGARÁ A LOS ESPÍAS UCRANIANOS

Serguéi Lavrov indica que Moscú dará pasos concretos sobre los marinos ucranianos detenidos, a quienes señala que no se ha tratado “como lo hace EE.UU.”.

LAS GARANTÍAS DEL PROCESO CONTRA LOS MARINOS-ESPÍAS UCRANIANOS SON INDUDABLEMENTE MAYORES QUE EN ESPAÑA O EE.UU.

Los barcos ucranianos violaron el derecho internacional y las leyes rusas”, ha señalado hoy viernes el ministro ruso de Exteriores, respecto a las tensiones desatadas entre Rusia y Ucrania, después de que el 25 de noviembre los guardacostas rusos interceptaran y detuvieran tres barcos militares ucranianos y a los 24 marinos que iban a bordo, cuando intentaban cruzar el estrecho de Kerch.

Esta zona comunica el mar Negro y el mar de Azov, entre la península de Crimea (adherida en 2014 a la Federación Rusa) y el sureste de Ucrania.

“Los marinos de Kiev – dijo Lavrov en conferencia de prensa – estaban realizando una incursión ilegal en aguas territoriales rusas e hicieron caso omiso de los llamados de las autoridades de nuestro país para abandonar la zona”.

PERSONALMENTE SOY PARTIDARIO DE QUE LES FUSILEN, TENIENDO EN CUENTA QUE UCRANIA ESTÁ GOBERNADA POR UN RÉGIMEN NEONAZI Y REPRESENTA UNA GRAVE AMENAZA PARA LA PAZ EN EUROPA ORIENTAL

El canciller ruso precisó que los detenidos están siendo investigados. “Podremos hablar sobre formas de facilitar su destino o de llegar a un acuerdo sobre pasos definidos”, ha avanzado en la ciudad italiana de Milán, pero solo cuando termine el procedimiento judicial abierto contra ellos.

Kiev, sin embargo, ha rechazado las acusaciones del Kremlin y ha pedido ayuda militar a Washington y a otros miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), para hacer frente a lo que califica de “agresión rusa”, instando a sus aliados a imponer nuevas sanciones al país euroasiático.

Estados Unidos, a su vez, advirtió a Moscú de que “le causará dolor” si no libera a los marineros. Washington incluso tiene planeado desplegar un buque de guerra en el mar Negro en apoyo a Kiev.

Conforme a lo declarado hoy por Lavrov, todo esto tiene su origen en la intención del presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, de ganar puntos de cara a las elecciones de su país, previstas para el próximo 31 de marzo.

El alto funcionario del Kremlin ha justificado por otra parte la detención de los ucranianos, destacando que Rusia no ha actuado en este caso como lo hace EE.UU., que “da la orden de disparar a matar contra cualquiera que cruce ilegalmente su frontera con México”.

mtk/mla/ahn/alg

Las formaciones ultraderechistas ucranianas Cuerpo Nacional y Brigadas Nacionales (que sostienen al gobierno neonazi de Poroshenko) han celebrado un mitin en Kiev, para exigir que Ucrania establezca un bloqueo a las empresas rusas que operan en ese país y rompa relaciones diplomáticas con Rusia, tras el incidente en el estrecho de Kerch que tuvo lugar el pasado 25 de noviembre, en el que la armada rusa detuvo a varios espías ucranianos que portaban toda clase de armamento.

A %d blogueros les gusta esto: